Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Consejos para consentir tu piel al desmaquillarte antes de dormir (y sin tardarte muchas horas)

9136
934

Ir a dormir sin retirar el maquillaje no es una buena idea, ya que puede tapar los poros y causar daño a la piel. De esto no queda la menor duda. Pero además de ello, hacerlo correctamente antes de acostarnos podría ayudar a prolongar la salud de nuestra piel, a darle una apariencia mucho más lozana y a evitarnos problemas como la aparición de acné o de puntos negros.

Genial.guru comparte contigo algunos pasos para que retires el maquillaje de manera de cuidar lo mejor posible tu piel. No olvides consultar a tu dermatólogo antes de empezar cualquier rutina para tu rostro.

1. Olvídate de las toallitas desmaquillantes

Sí, es cierto, después de un largo día de trabajo o de una cena con la familia, lo único que queremos hacer al llegar a casa es desmaquillarnos lo más rápido posible para poder acostarnos a dormir. Sin embargo, utilizar toallitas desmaquillantes, además de que contaminan, no es la mejor técnica para cuidar tu rostro. Contienen químicos que pueden afectar tu piel, además de que al usarlas estarías retirando los aceites naturales que la protegen, por lo que es mejor olvidarse de ellas y, en su lugar, emplear almohadillas de algodón reutilizables, que son más delicadas con tu cutis.

2. El agua y el jabón no siempre son tus mejores amigos

A diario exponemos nuestra piel a los factores contaminantes que se encuentran en el medio ambiente. Además, durante el día acumulamos aceites naturales y el propio sudor, lo cual hace necesario que por las noches retiremos toda esa suciedad de la cara para evitar que la piel se irrite, se inflame o que aparezca algún brote de acné. Sin embargo, utilizar agua y jabón podría resecar la piel de tu rostro, por lo que en ese caso sería mejor recurrir a un limpiador de rostro.

3. Escoge un desmaquillante adecuado para tu piel

Ya sea que tengas piel seca o grasa, se recomienda utilizar cremas desmaquillantes para retirar los residuos del maquillaje sin dañar la integridad de tu piel. De igual forma, puedes optar por emplear agua micelar, pues es muy efectiva para quitar la suciedad, el maquillaje y la grasa sobrante de tu piel, además de que te permite limpiar tus poros y tonificar tu piel.

4. Los beneficios del vapor caliente

Antes de quitarte todo el maquillaje, puedes probar exponer tu rostro al vapor caliente. El vapor ayuda a abrir los poros y permite que se afloje la suciedad para que luego puedas tener una limpieza mucho más profunda. Además, al abrirse los poros, los puntos negros se ablandan y son mucho más fáciles de eliminar. Y el plus: hidrata tu piel. Para hacerlo, puedes verter de cuatro a seis tazas de agua en una olla, ponerla a hervir, retirarla del fuego y colocarla en un lugar plano, como una mesa. Amarra tu cabello y tápate un poco con una toalla encima del recipiente con agua caliente durante dos o tres minutos. Puedes agregar algún aceite esencial para tener un efecto relajante.

5. Comienza por tus ojos

La piel de alrededor de los ojos es muy delicada, por lo que se debe tener un cuidado especial para retirar el maquillaje de aquí. Algunas personas utilizan vaselina, ya que es lubricante y calmante para la piel, así que puede ser una buena opción. Lo primero es retirar las sombras de tus ojos y, posteriormente, remover la máscara de tus pestañas. Para hacerlo sin perderlas, coloca el desmaquillante que emplearás en una almohadilla de algodón; presiónala suavemente sobre tu ojo y llévala hacia abajo, nunca hacia los lados, pues de esta forma tendríamos que despedirnos tristemente de ellas. Te puedes ayudar con un cotonete para limpiar bien las raíces.

6. Dos palabras: movimientos ascendentes

Para estimular la circulación de nuestras piernas, caminamos; pero ¿qué hay de la piel del rostro y del cuello? Bueno, pues para ello están los movimientos ascendentes que se sugiere realizar al retirar el maquillaje de estas zonas. ¿Por qué? Porque ayudan a la microcirculación, que podría mejorar el flujo sanguíneo y nos permite tener la piel mucho más radiante.

7. ¡Adiós, labial!

Una buena alternativa para retirar el labial es utilizar el agua micelar que mencionamos anteriormente o un limpiador hecho a base de aceite, como el de almendra, ya que de esta manera no batallarás para quitarlo. Una vez que lo hayas aplicado, puedes ponerte un bálsamo hidratante. Nadie notará que tenías labial unos instantes atrás.

8. El toque final: una crema hidratante

Al finalizar, aplica una crema hidratante en tu rostro, ya que esto ayuda a reponer la humedad natural de tu piel y la protege durante la noche. El secreto está en aplicarla justo después de limpiar la piel, pues esto ayuda a conservarla hidratada.

¿Cuál es tu rutina para desmaquillarte? ¿Empleas productos especiales para lograrlo a la perfección?

9136
934
Compartir este artículo