20 Personas que experimentaron el efecto bumerán

Historias
hace 2 meses

Algunas personas creen que los insolentes y maleducados suelen quedar impunes, mientras que otras están seguras de que el Universo, tarde o temprano, se lo devolverá todo. Y a menudo eso ocurre realmente. Los héroes de nuestro artículo estaban convencidos de que la ley del bumerán funciona. Tanto para lo malo como para lo bueno.

  • Una vez un colega tomó un té adelgazante de mi mesa sin preguntar. Huele bien, sabe a compota de cereza. Echó dos bolsitas de una vez en una taza. Quién no lo sabe, estos tés tienen un efecto laxante bastante fuerte. En fin, cuando no estás acostumbrado y a doble concentración... Apenas vimos a mi colega el resto del día. Nadie más probó mis tés.
  • Un día íbamos paseando mi novio y yo y un vagabundo nos pidió dinero para el billete de autobús. Le dimos 10 dólares. Y cuando volvimos a nuestro coche, había 50 dólares en el suelo junto a él. Supongo que ese es el pago por hacer el bien. © Look_A_Bunny / Reddit
  • En nuestra residencia estudiantil había una máquina expendedora a la que le gustaba comerse el billete y hacer como si nunca hubiera pasado nada. Muchas veces llamamos al número especificado, pero fue inútil, nadie devolvía el dinero. Y entonces un día trajeron nuevos bocadillos en un envoltorio grande y duro. Decidí probarlo, y el bocadillo decidió atascarse. La máquina se lo pensó un rato y no me cobró, ofreciéndome a seleccionar de nuevo la mercancía: al parecer, los sensores mostraban que no se había caído nada. ¡Y llegó la hora de la venganza! Escogí todo lo que había por encima del bocadillo hasta tener una montaña de bombones y papitas. Después de haber ganado lo suficiente para vengarme de todo el dinero que me había robado, elegí una botella de Coca-Cola, que estaba en el mismo nivel en el que estaba el bocadillo atascado. La botella salió, lo golpeó, y toda la mercancía se vino abajo por el precio de esa botella sola. Durante el medio día siguiente, mi vecino y yo disfrutamos del sabor de la venganza por todo lo que esta máquina nos había robado. Se había hecho justicia.
  • Cuando mi amiga y yo teníamos 13 años, solíamos entretenernos yendo a las tiendas con tintes para el cabello y, mientras una de nosotras distraía a la dependienta, la otra cambiaba el contenido de las cajas de una a otra. Ahora soy una mujer adulta y ayer me teñí el pelo de rojo sin querer, aunque en el envase ponía rubio. Karma.
  • Compré un billete para un viaje en autobús de 5 días con asiento de ventanilla. Pero cuando subí al autobús, ya había una señora lista sentada en mi asiento. Cuando le pedí que se moviera, empezó a gritar que no iba a ninguna parte y que me sentara en el asiento del pasillo. Nadie fue capaz de calmarla. Así que me senté a su lado. Pero la venganza se cebó con ella al instante: justo cuando nos alejábamos, saltó de repente y empezó a gritar que su asiento estaba ardiendo y que era imposible sentarse. El conductor la ignoró igual que todos los demás. Y entonces, por supuesto, me ofreció el asiento. Lo toqué y no estaba ardiendo. Decidí arriesgarme y sentarme en el asiento que me correspondía. Pasó una hora, pasó otra, nada, estaba bien. Todavía no sé lo que fue, pero cada vez que lo recuerdo, sonrío.
  • Estábamos en la playa, en Florida. Decidimos comprar algo de beber y unos turistas se metieron delante de nosotros. Se quejaban en voz alta por todo: por las filas, por el calor, porque todo era muy caro, porque había mucha gente. Fueron groseros con el cajero, discutiendo con él sobre el precio de un perrito caliente. En cuanto salieron del puesto, una gaviota voló hacia el hombre y le arrebató el perrito caliente de las manos. A su mujer se le cayó el suyo de la sorpresa. No parecía nada especial, pero fue muy divertido verlo. Han pasado 5 años, pero aún lo recuerdo. © cervidaes / Reddit
  • Creo firmemente en el karma. Un día estaba haciendo fila en un cajero automático. La mujer que tenía delante tomó su dinero y se fue, pero me di cuenta de que se había dejado 50 dólares. La alcancé y le di el dinero. Me dio las gracias y me dijo que era raro que la gente hiciera eso hoy en día. Esa misma noche olvidé 200 dólares en la caja registradora. Era dinero para la matrícula de la universidad y me entró el pánico. Pensé, bueno, ya está, se me ha acabado el dinero. Pero cuando volví a la tienda, una mujer me lo devolvió. Me quedé atónita y muy agradecida. Sé que hay gente de la que no te puedes fiar, pero también la hay buena. © Michelle Bailey / Quora
  • Una vez se me puso delante una señora descarada en un túnel de lavado. Decía que había preguntado a quién tenía que ponerse detrás, pero ella se metió primero. Los lavacoches resultaron ser adecuados y tardaron tres veces más en lavar su coche. Y los coches que ella adelantó los lavaron en los boxes vecinos.
  • Saqué un billete para un autobús interurbano con el asiento de delante, ya que me mareo en la parte de atrás. Subí al autobús y vi que una mujer y su hijo ya estaban sentados en mi asiento. Le pedí educadamente que desocupara el asiento, a lo que me dijeron que ella se había sentado primero y que no le importaba nada. El conductor me dijo que lo solucionara yo solo. De acuerdo, no la iba a echar a la fuerza, me senté en un asiento libre. En el camino cayó un fuerte aguacero y ¡tachán! resultó que esta mujer estaba sentada justo debajo de la escotilla, que no cerraba del todo. Durante todo el trayecto, le estaba cayendo agua por la escotilla. Intentó cerrarla varias veces, exigió a los demás que lo hicieran, pero todos vieron nuestra discusión y nadie intentó ayudarla. Caía mucha agua y yo iba sonriendo. Lástima que no pudiera ver su cara en ese momento.
  • En mi descanso del trabajo, me compré una barra de chocolate en la máquina expendedora. Me senté a la mesa y vi a un joven sentado en otra mesa, con aspecto muy cansado. Le dije: “¿Quieres el chocolate?”. Me contestó: “Sí, quiero”. Se lo di y fue a la máquina a comprar otra barra. La compro y me caen dos por accidente.
  • Una señora se portaba mal en la tienda, insultando al cajero, gritando que era muy lento y que ella estaba cansada de esperar. Pero cuando llegó su turno y empezó a pagar, resultó que todas sus tarjetas de crédito habían sido rechazadas. Los compradores que iban detrás de ella empezaron a gritarle que estaba retrasando a todo el mundo. Ella se ruborizó y se retiró a toda prisa. © Wieliewalie / Reddit
  • La última conversación que tuve con mi exesposa me hizo creer que el karma existe. Me llamó, sollozando desconsoladamente, y me dijo que por fin se había dado cuenta del dolor que me había causado al engañarme. Todo porque pilló a su prometido engañándola. Me llamó para disculparse por todo el dolor que me había hecho pasar. © gogojack / Reddit
  • Por la noche volvía en tren desde el trabajo. Hacía frío y llovía a cántaros. Llevaba conmigo un abono mensual y un billete de un solo viaje. En el tren viajaba un pasajero extranjero que no hablaba el idioma y no tenía billete. El revisor le pidió que se bajara en la siguiente estación. Me dio pena, así que le di mi billete de un solo viaje. El revisor me preguntó después por qué lo había hecho. Le contesté que estar en esa situación no era divertido. Y, quién sabe, quizá algún día yo también me encuentre en esa situación y alguien me ayude. Unos meses más tarde, volvía a casa del trabajo y solo en el tren me di cuenta de que me había olvidado el bolso. El revisor empezó a hacerme bajar. De repente se acercó un hombre y me pagó el billete. Le di las gracias y me dijo: “No hay problema. Quizá algún día alguien me ayude a mí”. Aquellas palabras me pusieron la piel de gallina, porque eran las mismas que yo había pronunciado unos meses antes. En ese momento me di cuenta de que todo lo que haces, bueno o malo, vuelve a ti. © Dimple / Quora
  • Mi hijo y yo vivíamos en un barrio donde había muchos niños pequeños. Nuestros amables vecinos se reunían a menudo delante de sus casas para ver jugar a los niños. Pero había un tipo al que le gustaba conducir su coche a toda velocidad. Así que un día salió de casa, se montó en su coche y se fue tan rápido que las ruedas chirriaron. Los vecinos le gritaron que redujera la velocidad, porque había niños. Él se limitó a sonreír y a hacer un gesto obsceno. En la siguiente curva chocó contra un semirremolque aparcado. Lo habría visto si no nos hubiera mostrado el dedo. No se hizo daño, pero destrozó el coche. © Priscilla Yonemura / Quora
  • Mi esposa y yo estábamos en una tienda. Mientras ella pagaba, noté que una adolescente se arrastraba a sus pies. Entonces se levantó y se fue. Inmediatamente se nos acercó una mujer y nos dijo que a mi esposa se le había caído un billete de cinco dólares y que la niña lo había tomado. La alcanzamos y le pedimos que devolviera el dinero, pero la chica declaró descaradamente que era suyo y siguió su camino. Pero cuando se iba, se le cayó del bolsillo un billete de 10 dólares. Mi esposa lo recogió y nos fuimos. Alf Git / Quora
  • Compré un televisor para mi casa de verano, sencillo y de segunda mano. Fuimos a recogerlo, pero de repente el vendedor cambió de opinión y nos subió el precio. Nos disgustó, pero lo compramos, porque habíamos hecho un viaje muy largo. Lo llevamos a casa y el control remoto no funcionaba. Abrí la tapa para ponerle las pilas y cayeron 57 dólares enrollados en un tubo.
  • Una amiga de mi madre tenía unos 30 años. Ella y su esposo tenían problemas para concebir. Ella quería estudiar y su marido quería que tuviera hijos. La humillaba y le decía que era demasiado mayor para ir a la universidad y que era vergonzoso ir a clase con personas que podían ser sus hijos. Al final, lo dejó, fue a la facultad de Derecho, conoció a un médico que asistía a los cursos de Derecho “por diversión”, se volvió a casar y tuvo un hijo. Y entonces resultó que la razón por la que ella y su primer esposo no podían concebir era él. Después de ella, tuvo tres matrimonios fallidos, pero nunca tuvo un hijo propio. © whitneywestmoreland / Reddit
  • Un día, un extranjero se dirigía al aeropuerto, pero no sabía qué autobús tomar y no tenía dinero suelto. Lo pusimos en el autobús correcto y pagamos el billete. Un par de meses más tarde, nos encontramos en Barcelona, subimos al autobús y no teníamos dinero suficiente para el billete. Solo teníamos un billete de100 euros que, por supuesto, el conductor se negó a aceptar. Así que uno de los pasajeros pagó la cantidad que faltaba por nosotros. Más o menos lo que habíamos pagado por aquel extranjero. Empezamos a creer en el karma.
  • Salí un momento al supermercado. Sin maquillaje y vestida un poco desastrosa. Y entonces vi a una antigua compañera de clase. Toda arreglada y elegante. Quise esconderme, pero ella se me acercó por detrás y me tiró del moño: “¡Oh, Tiana, confundí tu cabello con una cebolla!”. No me gusta pelear. Así que agarré una cebolla y se la tiré directamente a la cabeza. Y luego me fui corriendo.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas