Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Consejos inesperados de limpieza en la cocina que realmente funcionan

La limpieza en la cocina te puede acarrear más horas que el resto del apartamento junto: azulejos, vitrocerámica, horno, microondas... Todos los electrodomésticos de cocina y superficies requieren de mucha atención y tiempo. Sin embargo, existen maneras de hacer del proceso de limpieza más fácil y rápido, aunque a primera vista puede darte la sensación de que esto es un verdadero disparate: ¿cómo es posible limpiar algo con mayonesa y qué pinta aquí un calcetín? En realidad, todo esto puede ser muy útil.

Genial.guru encontró algunos consejos un tanto extraños, pero útiles que harán más fáciles las tareas de limpieza en la cocina.

Una regla de medir para la rejilla de ventilación

El polvo en las rejillas de ventilación se puede eliminar de muchas maneras, pero la más efectiva es la de pasar una aspiradora o aplicar un spray de aire comprimido. De todas formas, después de limpiar la suciedad principal, vale la pena pasar por la rejilla un paño húmedo: te será más cómodo si lo haces envolviendo este trapo sobre una regla de medir convencional.

Alcohol para copas

Sobre las copas de cristal y de vidrio, con frecuencia, después del lavado, quedan manchas desagradables derivadas del agua. Deshacerse de ellas es posible si se utiliza alcohol: mézclalo con agua en una proporción de 1:1 y pásalo por las copas. Después de este método de lavado, no quedarán manchas, y la cristalería, literalmente, brillará.

Papel de cocina para el refrigerador

Limpiar el refrigerador es un placer dudoso, pero con la ayuda del papel de cocina, podrás librarte de esta tarea con más frecuencia. Por regla general, se acumula en los compartimientos del refrigerador el agua condensada (propia de envases empañados o verduras frescas), lo que acaba formando charcos y manchas de agua. Un trozo de rollo de cocina colocado debajo de las verduras o botellas te librará de este problema. Además, para deshacerse del agua condensada, puedes utilizar, por ejemplo, una bolsa de gel de sílice, que suele venir acompañando a las clásicas cajas de zapatos.

Agua hirviendo para el microondas

El vapor en el microondas es, literalmente, capaz de hacer verdaderos milagros: basta con poner un recipiente con agua en el microondas y dejar que el agua hierva durante un tiempo. Todo lo que tienes que hacer es limpiar las paredes del horno con un paño húmedo. Además, este truco te ayudará a limpiar fácilmente tu olla programable, en particular, la tapa y la válvula por la que sale el vapor. Pero con el horno, tendrás que apañártelas como siempre.

Harina contra la grasa

Las manchas de grasas, sobre todo las que llevan tiempo, a veces, son más fáciles de limpiar con una esponja de metal que frotarlas con un paño. Si la superficie requiere de un tratamiento delicado, una mancha de grasa se puede espolvorear con harina, para luego retirar suavemente sin provocar rayaduras. Por ejemplo, en unos fogones, este método funciona a la perfección.

Carbón activado contra malos olores

Otro truco para el refrigerador que, sin embargo, será útil para la limpieza en un armario. Si en la cocina apareció un fuerte olor desagradable que no se va de ningún modo, puedes recurrir al carbón activado. Coloca algunas pastillas de este en el refrigerador para que absorba el exceso de olores.

Mayonesa para plantas

Si tienes flores artificiales en la cocina, puedes “revitalizar” su aspecto con mayonesa. Durante la limpieza, quita el polvo de las hojas y luego frótalas con agua mezclada con mayonesa en la proporción de 1:3 para que la planta brille. Este método te resultará adecuado para añadir brillo a cualquier plástico fino que no sea mate.

Una tarea para un calcetín solitario

Si tienes un calcetín solitario por ahí, no te apresures a deshacerte de él. Este, si es especialmente denso, se convertirá en un excelente sustituto de un famoso recambio de una fregona plana. Simplemente, estira el calcetín sobre la fregona y limpia los suelos: recogerá polvo como lo hace la microfibra.

Café, en vez de ambientador

Después de limpiar la habitación o después de cocinar platillos con fuertes olores, puedes añadir a la cocina un agradable aroma a café: basta con colocar una vela encendida en un recipiente con granos de café para que la habitación se impregne de este maravilloso aroma.

Se puede amar la limpieza, aceptarla y resignarse a ella, pero abandonarla resulta del todo imposible: muy pocas personas querrán vivir en la mugre. ¿Qué trucos para una limpieza rápida utilizas tú?