Genial
Genial

9 Consejos que pueden ayudarte en situaciones de emergencia

En situaciones difíciles, nuestro cuerpo a menudo entra en modo de lucha o huida, y después, nuestra mente decide si afrontar el problema o escapar. La mayoría de las veces, esto nos pone nerviosos. Sin embargo, saber qué hacer antes de que surja una situación difícil puede ayudarnos a mantener la calma.

Por esa razón, en Genial.guru recopilamos algunos consejos y trucos sobre cómo actuar rápidamente y mantener la calma en tales situaciones.

1. Aprende a tratar una picadura de medusa

Después de que eso suceda, debes salir del agua lo antes posible. A continuación, quita lo que quede de la medusa con unas pinzas; es probable que veas restos de los tentáculos en tu piel. Luego, sumerge el área afectada en agua caliente o toma una ducha tibia durante aproximadamente 20 a 40 minutos.

Con picaduras menos severas, sigue el tratamiento limpiando las llagas diariamente y usando bolsas de hielo. Para las más graves, es posible que debas acudir al hospital para que te administren un antídoto.

2. Aprende a sobrevivir al ataque de un tiburón

En primer lugar, trata de mantener la calma y no salpicar agua a tu alrededor, ya que, si lo haces, llamarás más la atención. Es importante tratar de mantener el contacto visual con el tiburón en todo momento para evitar que te embosque. Ahora, si notas que el animal entra en modo de ataque, hazte ver lo más grande que puedas en el agua. Esto hará que la criatura te respete más.

Si parece que solo está pasando, haz lo contrario y hazte lucir más pequeño. Sin embargo, si comienza a atacarte, debes contraatacar. Patéalo y golpéalo, si es posible, en sus áreas sensibles, como las branquias. Tampoco dejes que vaya detrás de ti. Si logras ahuyentarlo, vuelve a la orilla, lentamente, sin llamar demasiado la atención.

3. Aprende a sobrevivir al ataque de un oso

Primero, lleva siempre un aerosol para osos contigo. Si crees que puede haber de estos animales alrededor, haz algo de ruido: habla contigo mismo, canta, silba, lo que sea. No dejes comida en el camino, ya que esto los atraerá. Si te encuentras con un oso gris, no corras. En su lugar, retrocede lentamente y mantente preparado para usar el aerosol.

Intenta no mostrarte como una amenaza. Si puedes, hazte ver más pequeño y no mires al animal a los ojos. Si te ataca, tírate al suelo y hazte el muerto durante unos 10 a 20 minutos hasta que el oso finalmente se aleje. Mientras haces esto, acuéstate en una posición que proteja tu cabeza y estómago.

La situación cambia un poco si se trata de un oso negro. Si encuentras uno, trata de lucir grande, agita los brazos y defiende tu posición. Si te ataca, tienes que contraatacar. Intenta golpearlo en la nariz o en cualquier otra zona sensible que puedas imaginar con palos o piedras. Haz esto hasta que el oso escape.

4. Aprende a salir del maletero de un automóvil

Si alguna vez te encuentras en la desafortunada situación de estar encerrado en el maletero de un automóvil, hay algunas cosas que puedes intentar. Tira de la palanca de desbloqueo de emergencia del maletero. Si eso no funciona, intenta tirar del cable de liberación en su lugar. También puedes intentar romper las luces de freno y llamar la atención de las personas de esta manera. Por último, puedes intentar escapar por el asiento trasero pateándolo.

5. Aprende a tratar una herida por congelación

Puedes reconocer la congelación por el enrojecimiento de la piel y el dolor que la acompaña. Esto sucede antes de que la zona se vuelva pálida y firme. Si te enfrentas a esta situación, así es como debes actuar: seca el área primero, dando palmaditas con una prenda de ropa seca. Ten cuidado de no frotar, porque esto puede empeorar todo. Luego cubre el área afectada con un paño limpio y seco para mantenerla protegida.

Ve a un lugar donde puedas calentar un poco de agua. La temperatura ideal sería alrededor de 43 °C, pero es probable que no tengas forma de medirla, así que ve haciéndolo según la sientas. Debe estar tibia pero no extremadamente caliente. Después de esto, remoja el área afectada y agrega más agua tibia a medida que vayas avanzando hasta que veas que la piel vuelve a su color normal. Tus sentidos también volverán a la normalidad en el proceso.

6. Aprende a flotar usando tus pantalones

Primero, tienes que quitarte los pantalones y atar las piernas en un nudo. Ahora, como lo harías con una bolsa de plástico para abrirla, sostén la cintura de los pantalones, colócalos en tu cabeza (si es posible), y toma la mayor cantidad de aire que puedas. Después, coloca la cabeza entre las piernas atadas y mantén la cintura cerca de tu cuerpo, debajo del agua.

A medida que avances, sigue salpicando los pantalones con agua para que se mantengan mojados.

7. Aprende a hacer una cuerda con bolsas de plástico

Es posible que necesites más de una bolsa, dependiendo de la longitud que quieres que tenga la cuerda. Primero corta las bolsas por la mitad, justo en medio. Después, haz un agujero en el fondo de cada una. Coloca la mitad de una bolsa a través de ese orificio y luego pásala por su propia asa para que quede envuelta alrededor.

Esto hará que tengas hebras de plástico listas para el siguiente paso, que es agregar más bolsas para alargar la cuerda. Después de añadirlas, busca un lugar para engancharlas, para que puedas trenzarlas todas juntas. De esta manera, la cuerda será más fuerte y no se deshará tan fácilmente.

8. Aprende a actuar si te quedas sin frenos

Si notas que tus frenos han comenzado a fallar, quita el pie del acelerador tan pronto como puedas. Después, si tienes tiempo, enciende las luces de emergencia y haz ruido con la bocina para advertir a los demás que no se acerquen. Luego, cambia lentamente las marchas hacia abajo para comenzar a ir más lento. Mientras haces esto, intenta bombear el pedal del freno lo más fuerte y rápido que puedas, ya que eso podría ser suficiente para detener el automóvil.

También puedes usar el freno de emergencia, pero con cuidado, porque esto no detendrá el automóvil. Sin embargo, lo ralentizará significativamente, lo que te permitirá llevarlo a un lugar seguro. Si nada funciona, puedes intentar usar los protectores de camino, especialmente si estás en una carretera. Rasparán los costados de tu automóvil, pero te ayudarán a reducir la velocidad.

9. Aprende a derribar una puerta

Deberás patear la puerta en un lugar específico, que es al lado de la cerradura y no en la cerradura en sí. Para una mayor eficiencia, inclínate al dar la patada y luego, con el talón, derriba la puerta. Con el pie que aún está en el suelo, presiona para darle más fuerza a la patada. Hazlo de esta manera en lugar de intentar saltar, patear o usar tu hombro. Podrías terminar lastimándote si lo haces así.

¿Tienes otros consejos de supervivencia para compartir con nosotros? ¿Habías oído hablar de alguno de los que mencionamos?

Compartir este artículo