Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo comportarse al encontrarse con personas sospechosas para no meterse en problemas

Sabemos desde la infancia que no tenemos que hablar con extraños o subir al auto de personas desconocidas. Pero pocos saben qué hacer si alguien te sigue por una calle oscura, corre detrás de ti dentro de un ascensor cuando las puertas se están cerrando o llama a tu departamento pidiendo ayuda.

Genial.guru descubrió cómo actuar ante un encuentro con personas potencialmente peligrosas para no salir lastimado.

1. Si crees que alguien te está siguiendo

Si te pareció que alguien te estaba mirando, no descartes ese pensamiento. Mantente atento, ya que, lamentablemente, nadie es inmune a esto. Y es mejor tomar una serie de medidas de protección que meterse en una situación desagradable o incluso potencialmente mortal:

  • Si estás usando auriculares, quítatelos. De esta forma podrás escuchar lo que sucede a tu alrededor y esto te ayudará a estar alerta.

  • No mires directamente debajo de tus pies, mira hacia adelante o ligeramente hacia arriba. Esto te ayudará a ver más y mejor. Además, tendrá un efecto psicológico: una persona con la cabeza en alto parece tener confianza. Si un ladrón te está siguiendo, eso puede disuadirlo de proceder.

  • No hay que mirar alrededor constantemente, ya que esto le mostrará al perseguidor que lo viste y puede impulsarlo a actuar.

  • Ve al lugar más cercano donde haya gente. Quédate ahí un rato y busca al perseguidor con la mirada. Quizás decida dejarte en paz si cree que te quedarás allí por mucho tiempo.

  • Si ocurre de noche, bajo ningún concepto entres en lugares mal iluminados (parques, callejones, calles estrechas, etc.). Ve a un lugar donde haya mucha luz y gente: cafés, un bulevar iluminado y lugares similares.

Para comprobar si el potencial perseguidor no es solo un transeúnte que camina en la misma dirección que tú, toma un pequeño desvío. En la siguiente esquina, gira a la derecha, luego a la derecha otra vez y luego una vez más. O simula que has olvidado o perdido algo y haz un giro brusco en la dirección opuesta. Si la persona continúa siguiéndote, puedes estar seguro de que esto ya no es una coincidencia. En este caso, es hora de moverse hacia un lugar concurrido y llamar a los servicios correspondientes.

Si no tienes adónde ir ni dónde esconderte, y la persona continúa persiguiéndote, saca tu billetera y tírala al suelo. Quizás esta sea la razón de la persecución. En ese caso, es mejor desprenderse del dinero que de la salud o de la vida.

2. Si un extraño o un grupo de personas te acosa

Como regla general, estas situaciones no tienen fines amenazantes, aunque hay excepciones desagradables. Especialmente en los casos en los que tienes frente a ti a una persona o a un grupo de gente que ha bebido unas copas. Desafortunadamente, no existe una forma mágica de detener instantáneamente el acoso, pero hay una serie de estrategias que puedes seguir:

  • Mantén una expresión facial neutra. No muestres enojo ni disgusto y mira directamente a la cara de los agresores. Esto tiene un efecto psicológico: los agresores entienden que no eres solo un objeto, sino una persona. Es más difícil dañar a una persona que a una “cosa”.

  • Si un extraño se sienta a tu lado o se acerca demasiado, estira tu brazo frente a ti, creando un obstáculo. No lo empujes ni lo toques. Di con firmeza: “Yo quiero que te alejes de mí” o algo así, pero asegúrate de usar el pronombre “yo”. El efecto será el mismo que en el párrafo anterior. El consejo parece muy sencillo, pero en realidad no es fácil de hacer, porque en una situación así la persona suele sentirse perdida.

  • Puede funcionar el consejo de hacer al abusador pensar en su propia madre. Una pregunta hecha con voz severa será suficiente: “¿Tu mamá sabe que crio a alguien que se comporta así?”. El hecho es que, independientemente del grado de “cultura”, las personas, por regla general, tienen una relación cercana con sus padres. Este es un golpe moral bajo que puede desconcertar a la persona.

  • Si estás pasando por delante de un grupo o una persona potencialmente peligrosa y escuchas silbidos, gritos o supuestos cumplidos en tu dirección, solo por precaución toma los paquetes o el bolso en tu mano izquierda y deja la derecha libre. Los expertos dicen que esto te hará parecer menos vulnerable. Y bueno, en cualquier caso podrás dar un rechazo físico rápidamente.

Está claro que la mejor manera de evitar el acoso es simplemente no meterse en situaciones en las que sea posible. Desafortunadamente, esta misión es casi imposible de cumplir en la vida real, así que mantente atento.

3. Si un extraño entró contigo en el ascensor

Es muy importante escuchar tu voz interior. Si una persona te asusta por alguna razón, sal del ascensor inmediatamente. Es mejor parecer paranoico que meterse en problemas. Para limpiar la conciencia y mantener las buenas formas, puedes fingir que has olvidado algo y salir corriendo por las puertas que se están cerrando.
Si no lograste salir, puedes seguir los siguientes pasos:

  • Párate junto al panel con botones, bloqueándolo con tu cuerpo. Primero, así evitarás que el extraño presione el botón de parada. Y en segundo lugar, tú mismo puedes presionar el botón de ayuda, que puede salvarte de una situación peligrosa.

  • No te pares de espaldas o al lado del extraño. Párate cara a cara con él. De esta manera, puedes ver lo que está haciendo, lo que dificulta que te pille desprevenido.

  • Por si acaso, saca tus llaves, teléfono o cualquier otro elemento que puedas usar para defenderte si es necesario.

Puedes verificar si un extraño es realmente peligroso. Presta atención a su comportamiento: si entra al ascensor sin mirar el panel con botones y no intenta presionar su piso, esta es una llamada de alarma. En este caso, incluso si tu voz interior está en silencio, debes salir del ascensor lo antes posible.

4. Si alguien llama a la puerta y estás solo en casa

Lo más importante en esta situación es no abrir la puerta. Fingir que no estás en casa también es peligroso: quizás los extraños justamente estén buscando un departamento vacío. Si nadie responde, pueden intentar abrir la puerta. Pregunta en voz alta y clara quién es y qué necesita, y luego actúa según la situación:

  • Si una persona dice que está lesionada o que necesita alguna otra clase de ayuda, recuerda: tú no puedes ayudarla de ninguna manera. Ofrece llamar a una ambulancia o a la policía. Si una persona realmente necesita ayuda, solo se pondrá feliz, pero en la mayoría de los casos simplemente se irá.

  • En el caso de que una persona intente abrir tu puerta o no se vaya, llama a los servicios correspondientes. Hazlo en voz alta para que el extraño lo escuche. También puedes usar un pequeño truco: enciende un video de un perro ladrando en tu teléfono y di en voz alta: “¡Sentado!”. Si hay un ladrón detrás de la puerta, eso lo asustará: muy pocas personas quieren meterse con el perro de otra persona, especialmente uno grande.

  • Los estafadores a menudo se hacen pasar por empleados de algunos servicios. En este caso, pregunta el nombre de la empresa donde trabaja, luego llama a la oficina y averigua si alguien realmente tenía que ir a tu domicilio.

  • Uno de los trucos habituales es cuando una mujer llama a la puerta y pide algún tipo de ayuda. Parece inofensiva, pero debes recordar que los ladrones suelen trabajar en grupos y que al lado de la mujer puede haber un hombre que esté esperando a que una víctima potencial abra la puerta.

¿Y tú te has encontrado en tales situaciones? ¿Qué hiciste?