15 Historias que tuvieron un desenlace tan inesperado que ni el mismo Sherlock Holmes hubiera esperado

Historias
hace 2 meses

A veces, miras una película cuya trama no promete giros impredecibles y ya anticipas el desenlace, pero de repente, un giro inesperado lo cambia todo radicalmente. Esa es la magia del cine. Y no solo sucede en la pantalla: en la vida hay muchas historias con finales tan sorprendentes que incluso los guionistas más experimentados envidiarían.

  • Compré una entrada de cine y estaba sentada tomando café. De repente, un joven de unos 20 años se me acercó y dijo: “Por favor, no te ofendas, pero escogí el asiento junto a ti porque hueles muy bien”. Nos reímos durante toda la película, él me hizo cumplidos y compartió su palomitas. Al salir, me preguntó qué perfume usaba, quería regalarle el mismo a su novia. Todo había comenzado tan bien.
  • Durante una parada en una gasolinera, mi esposo fue a pagar y yo me quedé en el auto revisando mi teléfono. Al retomar el camino, algo me llamó la atención: unas rodillas masculinas al descubierto, algo raro puesto que mi esposo nunca usaba pantalones cortos. Al alzar la mirada, me encontré con un desconocido conduciendo. Con calma, le pregunté: “Disculpe, ¿adónde nos dirigimos?”. Sorprendido, el hombre detuvo el auto y salió apresuradamente. Entre risas, regresamos a la gasolinera. Allí estaba mi esposo, atónito y sosteniendo dos cafés, junto a otro auto idéntico al nuestro, con una mujer enfadada gritándole desde adentro.
  • Soy vendedor y, por el trabajo, visito semanalmente varias tiendas de nuestra cadena. Generalmente, los baños están distribuidos de la misma manera: el masculino a la derecha y el femenino a la izquierda. Una vez, entré automáticamente al baño de la derecha, buscando urinarios, pero no los encontré. En ese momento me di cuenta de que este local era diferente y ¡estaba en el baño de mujeres! Por suerte, era temprano y todas estaban ocupadas comprando. © Ray Stutzman / Quora
  • En una ocasión, pedí un taxi en la noche. Al mirar por la ventana, pensé ver a un antiguo compañero de clase que ahora era taxista. Sin mirarlo, subí y saludé: “¡Hola!”. Él respondió con una pausa. Le dije: “Llévame a casa, vamos”. Mantuvimos un silencio incómodo. Finalmente, le pregunté cómo estaba, y cuando se giró, ¡me di cuenta de que era un completo desconocido! Me disculpé por la confusión. Él se rió y dijo: “Me sorprendí cuando subiste tan directa, pero no quise discutir, por si acaso”.
  • Recientemente, mi esposo llegó del trabajo y con un aire de misterio dijo: “¡Tengo algo para ti!”. Escondía algo detrás de su espalda y me preguntó: “¿Adivina en qué mano lo tengo?”. Esperando un regalito, cerré los ojos y respondí: “¡En la derecha!”. En ese momento, colocó en mi mano un bolígrafo azul, uno completamente ordinario. Solo pude fingir sorpresa y admirar lo “agradable y útil” que era el regalo. Después de seis años de matrimonio, ya no me sorprenden las ausencias de regalos o flores en fechas especiales como el 8 de marzo o San Valentín, pero ese bolígrafo fue una decepción total.
  • Una vez, llegué en un coche de servicio y el conductor me dejó cerca de la entrada de una tienda. Al salir y volver al auto, me senté y me abroché el cinturón diciendo: “¡Vamos!”. En el silencio, me giré hacia el conductor y vi a un desconocido completamente sorprendido. Sin poder decir una palabra, me disculpé rápidamente y salí del auto. Resulta que mi coche estaba un poco más allá de la entrada.
  • Hoy, un cliente intentó cancelar un contrato que firmó hace dos días y solicitó la devolución de su adelanto. La razón de la cancelación me dejó perplejo. Se enteró de que mi esposa y yo planeábamos ir a la playa a un país cálido para celebrar nuestro aniversario. Ahora, exigía la devolución de su dinero, argumentando que no quería financiar mis vacaciones en la playa. Sus palabras exactas fueron: “No voy a permitir que un simple trabajador se broncee en la playa en invierno con mi dinero”.
  • En un supermercado, una mujer mayor contaba dinero en la caja para pagar sus compras. Al principio no le presté mucha atención, pero el proceso se prolongó y pensé en ofrecerle pagar sus compras o aportar dinero si le faltaba. Cuando hice la oferta, un guardia de seguridad se acercó y me sugirió que mirara los productos que la mujer estaba comprando: eran quesos, chocolates y carnes de alto precio. Me informó que no era la primera persona con buenas intenciones en querer ayudarla ese día. En ese momento, la anciana salió rápidamente de la tienda. © Ela Kruz / Quora
  • Una pareja estaba en un concurrido centro comercial poco antes de Navidad. El marido se había alejado mientras su esposa hacía cola. Ella le llamó por teléfono: “¿Dónde estás?”. Él respondió: “¿Recuerdas la joyería a la que fuimos hace unos 10 años? Había un collar que te gustó mucho. En ese entonces no podía permitírmelo, pero te dije que algún día te lo compraría”. Las lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas: “Sí, recuerdo esa tienda”. Él contestó: “Bueno, estoy en una cafetería cerca de ese lugar”. © Tanmay Ghosh / Quora
  • De camino a casa por la acera, un chico de unos 12 años pasó rápidamente en su bicicleta, dejando caer un par de limones. Los recogí y vi que era el mismo chico. Le extendí los limones, pero en lugar de agradecer, preguntó: “¿Y el tercero?”. Le dije que lo buscara él mismo.
  • Estaba haciendo cola en el supermercado cuando, de repente, sentí que alguien me tocaba el meñique. Al mirar hacia abajo, vi a una pequeña niña de unos 4 a 6 años agarrando mi dedo y mirando a su alrededor. Ella me había confundido con su madre, que estaba justo detrás de mí. Llamé la atención de su madre y le señalé lo que hacía su hija. Ambos nos quedamos parados, sonriendo, preguntándonos cuánto tiempo le tomaría a la niña darse cuenta de su error. Entonces, la pequeña se giró y vio a su madre detrás de ella. Miró su mano, levantó lentamente los ojos y se encontró junto a un motociclista. Retrocedió un paso y empezó a llorar, mientras su madre y yo no podíamos dejar de reír. © Mick Perger / Quora
  • Mi esposo encontró unos cabellos oscuros en una toalla de baño. Él es pelirrojo y yo soy rubia. Vivimos con mi hermano, a quien mi esposo insinuó que tenía una nueva novia y le sugirió que le diera su propia toalla. Mi hermano lo negaba, y yo estaba del lado de mi esposo, hasta que un día encontramos a mi suegra sentada en el sofá, en bata, con su Yorkshire envuelto en nuestra toalla. Resultó que había hecho una copia de la llave y venía cada dos semanas a bañar a su perro. Dijo: “¡Ustedes tienen un baño grande, es más cómodo! ¿Qué pasa, les molesta?”.
  • Una amiga iba en tren a casa tarde en la noche. Un hombre se bajó en la misma parada que ella. Ella tomó un autobús y él la siguió; ella bajó y él también. Cuando mi amiga se acercaba a la entrada de su edificio, empezó a enrollar la correa de su bolso alrededor de su mano, preparándose para defenderse. Justo en ese momento, él habló: “Tranquila, yo también vivo aquí”. Ella bajó la mano diciendo: “Pero subiré al ascensor sola”. Él no estuvo en contra.
  • Trabajaba cerca de una estación de autobuses y usaba su baño todos los días. Después de cambiar de trabajo y pasar algún tiempo, un día necesitaba urgentemente un baño cerca de esa zona. Por costumbre, corrí a la estación de autobuses, le pagué rápidamente a la cajera y entré en la puerta de mujeres. La cajera me gritó algo, pero no entendí lo que decía. No me inmuté al ver hombres en el vestíbulo del baño de mujeres. Solo al salir noté los urinarios y las miradas extrañas de los hombres. Resulta que después de una remodelación, habían intercambiado los baños de hombres y mujeres.
  • A los 39 años, descubrí que estaba embarazada. Mi esposo y yo estábamos en el consultorio médico, mirando la imagen del ultrasonido en la pantalla. Nos causó gracia que parecía la máscara de la película “Scream”. Cuando entró la enfermera, le preguntamos riendo: “¿Dónde está el bebé? Esto parece una máscara de Halloween”. Sin embargo, ella respondió seriamente: “Aquí está el bebé A, aquí el bebé B, y aquí el bebé C”. Mi rostro cambió de la risa a la seriedad, y logré decir con dificultad: “¡Eso no es gracioso!”. La enfermera me miró y dijo: “Oh, querida, no bromeo sobre estas cosas”. © Krista Pierce / Quora

¿Alguna vez han experimentado en sus vidas una situación que, pareciendo simple al principio, tomó un giro inesperado?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas