Genial
Genial

Cómo hacer que tu cabello se mantenga limpio por más tiempo según tu tipo de pelo (en 3 pasos)

Tener el pelo limpio nos hace sentir especialmente cómodos y seguros de nosotros mismos. Sin embargo, según el tipo de cabello que tengamos, conseguir ese efecto de frescor puede durar menos de lo esperado si no lo tratamos como se merece. Siguiendo algunas pautas, podemos lograr que nuestro pelo se mantenga como recién salido de la ducha por más tiempo.

En Genial.guru, te contamos algunos trucos que podrían ayudar a que tu cabello permanezca limpio durante más tiempo según su tipo.

1. Cabello seco

Aunque el cabello seco tiende a tener una apariencia limpia por más tiempo debido a la ausencia de grasa, debemos aplicar unos trucos para evitar usar champú, ya que lo deshidratará aún más.

  • Lava tu pelo lentamente: cuando te laves el cabello, debes intentar no hacerlo con prisas para no frotar enérgicamente en el cuero cabello. Dar un masaje lento y pausado evitará que se te ensucie rápido.

  • Duerme con una almohada de seda natural: aunque pueda parecer algo costoso de conseguir, tu pelo seco te lo agradecerá notablemente. La seda natural tiene agentes reparadores e hidratantes que nutren visiblemente nuestro pelo, además de evitar que se ensucie mientras dormimos.

  • Hazte trenzas y recogidos: para evitar que nuestro cabello se enrede y se ensucie fácilmente, podemos evitar un lavado extra recogiendo nuestro pelo en una trenza o moño. Esto es una buena opción para dormir y evitar un exceso de suciedad por la almohada.

2. Cabello normal

Que tu pelo no sea seco ni graso no significa que debas evitar lavarlo con frecuencia para mantenerlo en su estado saludable. Aplicando algunos hábitos podemos evitar que este se ensucie muy rápido y se vea más apelmazado.

  • Limpia tu cabello dos veces: aunque puede parecer un método contradictorio, si tu cabello no está tan maltratado, puedes lavarlo dos veces en cada proceso. Tras el primer lavado se eliminarán los residuos más difíciles y, con el segundo, conseguirás limpiar el cuero cabelludo en profundidad.

  • Limpia tus peines: una mala costumbre es la de no lavar y desinfectar nuestros cepillos. El uso y la poca higiene hacen que acumulen polvo, productos capilares y demás suciedad que volverán a nuestro cuero cabelludo. Para limpiarlo, comienza retirando todo el cabello adherido al peine, ayudándote de una horquilla o alfiler; después puedes añadir agua tibia y champú para retirar los excesos de suciedad. Es recomendable hacer este proceso antes de cada uso.

  • Usa champús sin siliconas: las sustancias sintéticas derivadas del silicio son muy empleadas en el cuidado del cabello y de la piel. Sin embargo, cuando aplicamos un producto que las contiene, generan más peso al cabello y hacen que se ensucie más rápidamente debido a que se absorben en nuestro pelo y se terminan acumulando.

3. Cabello mixto

La característica principal de un cabello mixto es la tendencia a volverse graso en la zona cercana a las raíces y mantener un aspecto seco a lo largo de la melena. Es por ello que debemos emplear algunos trucos para evitar que se ensucie con el exceso de grasa en la parte superior.

  • Sécate el pelo con la cabeza hacia abajo: al secar el cabello con secador desde la nuca hacia abajo ayudarás a levantar las raíces para evitar que entren en contacto con la grasa del cuero cabelludo. De esta manera, podría durar limpio más tiempo y evitar un lavado adicional.

  • Duerme con champú seco en las raíces: si tienes el pelo graso, probablemente conocerás los champús en seco que nos salvan de un lavado extra. Sin embargo, podemos sacarle mayor partido si lo aplicamos en la zona de la raíz mientras frotamos, retirando el exceso con un cepillado y dejándolo toda la noche para evitar que se ensucie mientras dormimos.

  • Agrega unas gotas de limón a tu acondicionador: si temes usar acondicionador por temor a que engrase tu pelo, puedes añadir al bote dos o tres gotas de limón natural para conseguir un efecto refrescante.

4. Cabello graso

Los cabellos grasos tienen la habilidad de ensuciarse en muy poco tiempo tras su lavado aunque lo hayamos limpiado en profundidad. Es por ello que debemos emplear algunos trucos para ralentizar el proceso y, de ser posible, regular la producción de sebo.

  • Enjuágate con agua fría: aunque el agua caliente retira el exceso de grasa acumulada, puede provocar un efecto rebote para contrarrestar el sebo. Es por ello que una mejor opción es lavar el cabello a una temperatura de entre 19 y 20 ºC para cerrar las escamas de las cutículas y sellar los poros del cuero cabelludo.

  • Peinarse desde la nuca hacia abajo: para poder cepillarnos el pelo y evitar que se ensucie más rápido, un buen hábito es hacerlo con la cabeza hacia abajo, peinando de raíz hacia las puntas. Además de airear las raíces, evitaremos que los residuos se arrastren a nuestra melena.

  • Evita tocar tu cabello y recógelo: el día después de haberte limpiado el cabello es cuando más notamos que se apelmaza con la grasa. Para evitar que se ensucie en mayor medida, es recomendable no tocarlo para no empeorar la grasa acumulada. La mejor opción es recoger nuestra melena en un moño o trenza para lograr que nos dure limpio más tiempo.

Y tú, ¿tienes algún truco especial para lograr que tu pelo se mantenga limpio por más tiempo?

Compartir este artículo