Genial
Genial

10 Aspectos a tener en cuenta para empaquetar nuestras cosas cuando llega la hora de la mudanza

Elegir un nuevo hogar puede ser tedioso, en especial si uno no está acostumbrado a cambiar de casa continuamente. Y cuando llega la hora de la mudanza, surge el problema de no saber qué hacer con los electrodomésticos y los muebles grandes que son difíciles de empaquetar. Si bien la solución más viable es confiar en los expertos, no siempre se tiene la posibilidad de contratar a una empresa especializada, por lo que hay que recurrir al propio ingenio para trasladar nuestras cosas con éxito.

En Genial.guru se investigó sobre algunos consejos de empaque de muebles, electrodomésticos y otros objetos de gran tamaño para aquellos que quieran mudarse sin contratiempos.

1. Protege el colchón con envoltorios de plástico y mantas

Uno de los errores que más se comete en las mudanzas es no cubrir el colchón para protegerlo de la humedad y suciedad. Un buen envoltorio de plástico lo mantendría seco y, sumándole algunas mantas, se podría evitar que se deslice dentro del vehículo durante el traslado. Otra idea es colocarlo entre los muebles y usar un camión cerrado para evitar que se moje en caso de lluvia.

2. Vacía los muebles y desármalos si es posible

Para aligerar el peso de los muebles, es mejor vaciarlos por completo y envolver cada objeto según su nivel de fragilidad. Y en caso de que esté compuesto por piezas desmontables, lo ideal es desarmarlo según las instrucciones del manual (si no lo tienes, búscalo por internet). De esa forma, se garantiza una mayor seguridad y practicidad al momento del traslado.

3. Refuerza la protección en las patas de sillas y sofás

Las sillas y sofás son muebles que requieren de una protección extra, especialmente en la zona de las patas y las esquinas. En este caso, se puede usar cartón y plástico con burbujas para amortiguar los golpes. Si están hechos con materiales costosos o delicados, lo recomendable es cubrirlos con foam grueso, asegurando las esquinas con tiras de cartón y cintas para que no se dañe la superficie.

4. Enrolla las alfombras

Otro gran error que cometen muchas personas a la hora de mudarse es doblar las alfombras como si fuesen cualquier tipo de telas. Al hacer esto, deja una marca difícil de borrar. Lo mejor es enrollarla para que no sufra deterioro, cuidando de que los pelos queden hacia adentro. Además, es necesario usar papel de embalar y cinta adhesiva para mantenerlo bien apretado.

5. Trata de transportar el congelador en posición vertical

La razón por la que un congelador debe ser trasladado de forma vertical es porque contiene aceite en su interior, el cual podría dejar inservible el aparato si se derrama por dentro. Sin embargo, esto no siempre puede hacerse debido a que influye el tamaño del vehículo y del aparato. Si ese es el caso, lo mejor es que quede acostado con el enfriador hacia arriba y sea cubierto con varias capas de espuma o cartón blando que protejan su superficie.

6. Protege la pantalla del televisor con una manta o similar

Embalar un televisor también requiere de mucho cuidado, ya que las pantallas pueden sufrir de arañazos durante el traslado. Una buena opción es cubrirlo con una manta asegurada con alguna cuerda elástica. También es necesario usar un protector de plástico y una caja con 4 a 6 cm de espacio adicional, que permita colocar edredones capaces de amortiguar los golpes. Lo ideal sería usar el empaque original, ya que está especialmente hecho para proteger el aparato en los envíos.

7. Introduce almohadas en el tambor del lavarropas

Para evitar que el tambor del lavadora se mueva demasiado durante el trayecto, se puede colocar una o dos almohadas suaves que lo mantengan quieto. También es necesario asegurar la puerta y cubrirla con manta y cartón. De esa forma, se evitan los golpes innecesarios. Y si se quiere una mayor protección del aparato, se recomienda no usarlo al menos dos días antes del viaje.

8. Usa los embalajes originales de los electrodomésticos

La ventaja de conservar los embalajes originales de un electrodoméstico es que ya cuenta con la estructura necesaria para protegerlo durante los traslados. Pero muchos suelen tirarlos ya que ocupan espacio. Si es así, podemos conseguir cajas nuevas y rellenar con espuma inyectada para proteger el objeto de golpes y caídas.

9. Desmonta las piezas sueltas de los electrodomésticos pequeños

La mayoría de los electrodomésticos pequeños tienen piezas frágiles que pueden romperse fácilmente durante su traslado, como la bandeja del microondas o las cuchillas de la licuadora. En este caso, lo ideal sería desmontarlos antes de empaquetarlos, limpiarlos y envolverlos con varias capas de papel. Y cada caja debe contar con papel arrugado para proteger los aparatos de cualquier golpe.

10. Empaqueta y registra los tornillos, cables y piezas pequeñas

Si se ha desarmado un mueble o electrodoméstico, también es necesario empaquetar sus piezas como tornillos y cables. Los tornillos se deben guardar en bolsas pequeñas y escribir en etiquetas a qué mueble pertenece. En cuanto a los cables, se puede tomar fotos del dispositivo o artefacto para saber a qué entrada pertenece cada conector y ahorrar tiempo en armarlos.

Si has llegado a mudarte, ¿Qué dificultades tuviste? ¿Qué objetos te han resultado más complicados de empaquetar y trasladar?

Genial/Consejos/10 Aspectos a tener en cuenta para empaquetar nuestras cosas cuando llega la hora de la mudanza
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos