Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Mini conjunto de ejercicios matutinos que “despertarán” tu rostro y eliminarán la hinchazón (toma menos de 7 minutos)

Son pocas las personas a las que les gusta su reflejo en el espejo después de despertarse. Tienes tantas ganas de ir al trabajo fresco y radiante, pero tu estado de ánimo se deteriora debido a la hinchazón que permanece por mucho tiempo, el color irregular del rostro y las líneas de expresión. Pero unos simples ejercicios que duran de 5 a 7 minutos te ayudarán a volver rápidamente a la normalidad; y los puedes incluir sin problemas en tu rutina diaria.

Genial.guru estudió los consejos de especialistas y recopiló un efectivo conjunto que ayudará a tu rostro a “despertarse” y verse perfecto. Si haces estos ejercicios con regularidad (y no solo por la mañana), podrás notar cambios positivos de forma permanente. En primer lugar, los ejercicios están destinados a eliminar las pinzas musculares en el rostro y mejorar la salida de líquidos.

1. Relajamos el cuello para mejorar el flujo sanguíneo

  • Estiramiento lateral de la superficie del cuello. Posición inicial: de pie, espalda recta, brazos colocados a lo largo del cuerpo. Estiramos hacia abajo la mano izquierda, al mismo tiempo inclinamos lentamente la cabeza hacia el hombro derecho. Mantenemos la posición por 30 segundos. Cambiamos de mano y la inclinación de la cabeza.
  • Estiramiento de la parte frontal de la superficie del cuello. Posición inicial: de pie, espalda recta, brazos colocados a lo largo del cuerpo. Estiramos ambas manos hacia abajo y un poco hacia adelante, inclinamos cuidadosamente la cabeza hacia atrás y presionamos hacia la nuca. Mantenemos durante 30 segundos.
  • Estiramiento de la parte trasera de la superficie del cuello. Posición inicial: de pie, las manos en forma de candado detrás de la cabeza. Al exhalar, bajamos un poco la cabeza, mientras que al inhalar intentamos levantarla de regreso e impedimos esto con las manos. Después, al exhalar, nuevamente bajamos la cabeza. Repetimos 3 veces.

Resultado: se reducen los pliegues en la zona del escote y cuello, se activan los procesos de un excelente flujo sanguíneo y linfático.

2. “Despertamos” la piel y mejoramos el color del rostro

  • Agarramos las orejas con los dedos en forma de V y realizamos movimientos de frotación de arriba a abajo a ritmo rápido. Repetimos 30 veces.
  • Golpeamos suavemente con un cepillo de dientes toda la superficie del rostro durante 1 minuto.
  • Con las dos manos alternativamente tomamos mechones de cabello desde la raíz y tiramos de ellos cuidadosamente. Repetimos el proceso por toda la zona de la cabellera. Además, puedes pasar los dedos desde la frente hasta la coronilla.

Resultado: flujo de sangre a puntos biológicamente activos, piel y drenaje linfático.

3. “Abrimos” los ojos y eliminamos la hinchazón

  • Con el dedo índice de la mano derecha retenemos la piel en la superficie de la ceja izquierda. Dobla ligeramente el dedo índice de la mano izquierda y haz como si “pasaras” lateralmente a lo largo de toda la ceja, presionando sobre ella con una intensidad media y elevándola un poco. Realizamos lo mismo con la ceja derecha. Repite 10 veces para cada ceja.
  • Los dedos índices ligeramente doblados se colocan sobre las cejas, al mismo tiempo los dedos pulgares se encuentran en la zona sobre los ojos. Como resultado, los dedos forman unos “binoculares”, los cuales deben estar pegados a la piel pero sin presionarla. Alterna unos ojos bien abiertos durante 1-2 segundos y entreciérralos. Tratamos de no arrugar la frente, sino únicamente los músculos circulares del ojo. Repite 10 veces.

Resultado: “apertura” de la mirada, reducción de la hinchazón bajo los ojos, disminución de las “patas de gallo”.

4. Alisamos la frente

  • Colocamos el dedo índice, medio y anular de ambas manos en la frente y presionamos firmemente. Permanecemos en tal posición durante varios segundos, después movemos los dedos en dirección hacia las sienes y de la sien hacia abajo. Repite 10 veces.
  • Los dedos índice se colocan sobre las cejas intentando repetir su forma curvilínea. Levantamos las cejas, sosteniendo la zona sobre ellas. Permanece en tal posición en 3-4 segundos y relájate. Repite 10 veces.

Resultado: relajación de los músculos de la frente, reducción de las arrugas de expresión.

5. Elevamos el óvalo del rostro

  • Colocamos las manos en el rostro de tal manera que la mitad de las palmas presionen hacia los pómulos y los dedos hacia las sienes. Lentamente movemos las palmas hacia la parte superior de la cabeza y al final las unimos.
  • Colocamos los dedos pulgares al lado del mentón y cerca del cuello, como si cayéramos hacia un agujero que se encuentra en la parte trasera de la mandíbula. Comenzamos a movernos en diferentes direcciones hacia los oídos y con movimientos circulares masajeamos lentamente el hueso inferior de la mandíbula y el espacio debajo de él. Repetimos 2-3 veces.

Resultado: ligero lifting facial, eliminación de la hinchazón en la parte inferior del rostro, drenaje linfático y elevación del mentón.

¿Te gustaron los ejercicios? ¿Qué métodos utilizas para despertar más rápido y “levantar” tu rostro?

Imagen de portada Chastity / Depositphotos