Genial
Genial

10 Momentos en los que Kate Middleton ha estado en aprietos como toda mamá

Aunque creamos que la realeza es muy diferente a nosotros, lo cierto es que, muchas veces, esta es solo una familia normal. Por ejemplo, Kate Middleton, la actual duquesa de Cambridge, siempre luce maravillosa en los eventos públicos y en las fotografías que suelen tomarle al lado de sus hijos. Sin embargo, en realidad, es una mamá como muchas otras, por lo que también tiene dudas, temores y preocupaciones.

En Genial.guru te compartimos 10 momentos en los que la duquesa de Cambridge se ha comportado como una mamá antes que como alguien de la realeza.

1. Le encanta tomar fotos familiares

No conocemos a una sola mamá que no sea fan de sus hijos y que no tenga el teléfono repleto de sus fotos. Bueno, la duquesa de Cambridge también es así. De hecho, es, al mismo tiempo, la fotógrafa oficial de la familia, quien año tras año retrata a sus pequeños en cada cumpleaños. En el último episodio de Hold Still, de hecho, conversó con otra madre, cuyo esposo se quejaba recurrentemente de que exageraba con la cantidad de fotos que les tomaba a sus hijos. Kate respondió: “¡Es igual que yo!”.

2. Sus hijos también le hacen pasteles como regalo

Dicen que cocinar es una linda forma de demostrarle a alguien cuánto lo quieres. Pero cuando se trata de unas pequeñas manitas que hornean algo para su madre, es un combo de amor. En la cuenta oficial de Instagram de los duques de Cambridge se compartió una foto de un adorable pastel hecho por los pequeños George, Charlotte y Louis para Kate en el Día de las Madres.

3. Lleva a sus hijos a la escuela cada vez que puede

Por si fuera poco, la duquesa también lleva a sus propios hijos a la escuela. De hecho, tanto ella como el príncipe William lo hacen. Como cualquier padre, se aseguran de tener tiempo suficiente en sus agendas para llevar a sus niños hasta la puerta de la institución. En ocasiones, incluso hasta se les hace tarde y andan a prisa, como les suele suceder a los padres promedio.

4. Como cualquier mamá, a veces es olvidadiza

No olvidemos que, además de ser mamá, Kate también es una duquesa, por lo que su agenda y su cabeza están llenas de datos importantes, citas, compromisos, etcétera. Por tanto, no es de sorprendernos que en ocasiones se le olviden algunos detalles. Por ejemplo, una vez en que llevó de compras a sus hijos para conseguir sus zapatos escolares, ¡olvidó los calcetines! Sus niños andaban en sandalias. Por fortuna, en la tienda les prestaron unos. Una típica madre despistada llena de cosas para hacer. A todos nos pasa.

5. Sabe lidiar con las rabietas de sus hijos como una reina

Allpix Press / East News, Pool Getty Images / Associated Press / East News, AFP/ East News

¿A qué madre no le ha pasado que uno de sus hijos hace una rabieta en público? Bueno, las duquesas también se enfrentan a esto. De hecho, debe ser doblemente difícil para ellas, pues nunca falta el paparazi que está esperando a cazar el momento oportuno para los medios de comunicación. Pero en las ocasiones en que se la ha visto lidiar con las rabietas de sus hijos, lo ha hecho como una grande. También ha dicho en entrevistas que no ha sido sencillo, pero que entiende que el tema no es ella, sino que espera que como sociedad cambiemos la forma de educar a nuestros hijos. Ejemplo de ello fue el momento incómodo que vivió al lado del más pequeño de sus hijos, el príncipe Louis, durante el desfile en el Jubileo de Platino de la reina.

6. Elige los colores de la ropa de los miembros de su familia para que luzcan casi iguales

Sabemos que las madres suelen vestir a sus hijos de manera similar, pero la duquesa Kate ha llevado esto a otro nivel, pues en muchas ocasiones se ha visto a la familia real ataviada de los mismos colores. De hecho, ella misma ha dicho que es ella quien se encarga de coordinar las vestimentas de todos y cada uno de los miembros de este grupo.

7. No tuvo miedo de mostrar su cuerpo posparto

i-Images, PacificCoastNews / East News

Cuando nació su primer bebé, el príncipe George, todos los medios estaban encima de los nuevos padres, quienes salieron del hospital para saludar. Lo primero que nos sorprendió fue ver a una Kate no solamente bien repuesta del parto, sino también luciendo su cuerpo después de este. Su figura no era diferente a la de cualquier mujer que acaba de dar a luz. Ese momento generó mucha empatía por la duquesa, pese a que ella declaró que se sintió aterrorizada por mostrar su vulnerabilidad.

8. Ha lucido sus canas varias veces

Debe ser difícil ser la duquesa perfecta para los medios de comunicación, que están siempre atentos al más mínimo cambio personal. Kate varias veces ha sido sorprendida con raíces de color gris en su cabello debido a las canas. Esto puede escandalizar a muchos, pero para las madres, es lo más común, pues saben que no se puede estar siempre perfectas. Ser mamá es ser humana, aunque seas una duquesa.

9. Sintió nervios al no poder acompañar a su niño a la escuela

AFP / East News

Durante su tercer embarazo, Kate Middleton pasó por una racha de náuseas matutinas. Unos meses después de recuperarse, en un discurso admitió haber sentido nervios al no poder llevar a su hijo a la escuela en su primer día. Sin duda, una madre hecha y derecha.

10. También se abruma

AP / East News

Aunque las primeras veces se la pudo ver sonriente y emocionada, no pasó mucho tiempo para que luciera cansada y abrumada. Y es que ser mamá no es un oficio sencillo. “Nada te prepara para la abrumadora experiencia que resulta ser madre”, ha dicho. Es bueno que una duquesa confirme lo que muchas sentimos. Ser madre es hermoso, sin duda, pero no siempre resulta sencillo.

¿Cuáles crees que son las cosas más difíciles de ser mamá, aun para las duquesas, princesas o incluso reinas?

Imagen de portada AP / East News
Genial/Crianza/10 Momentos en los que Kate Middleton ha estado en aprietos como toda mamá
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos