Genial
Genial

11 Evidencias de que nuestra generación no sabe disfrutar de la vida

Las más recientes investigaciones dicen que el nivel de felicidad de la humanidad últimamente está por los suelos. Y el problema no está solo en los dramas personales o peripecias momentáneas. Parece como si millones de personas se hubieran olvidado de cómo es ser alegre.

Genial.guru se fijó en cómo se comporta la gente de hoy: siempre estamos apresurados, consumimos toneladas de información inútil y a medida que pasa el tiempo nos relacionamos menos y menos con nuestros amigos y familiares. Parece que ha llegado el momento de detenernos un poco y reflexionar sobre adónde estamos corriendo tanto.

Utilizamos auriculares para apartarnos de la vida, y parece que pronto olvidaremos cómo cantan los pájaros y cómo huelen las flores

Se nos hace difícil pasar el tiempo sin hacer nada, en especial simplemente disfrutando de la vida. ¿Has notado que las vacaciones últimamente se han convertido en una carrera infinita dedicada a visitar la mayor cantidad de lugares que se pueda, y que después necesitamos descansar de las mismas vacaciones?

Nos apresuramos a terminar una infinidad de cosas. Mientras tanto, se nos olvidan las pequeñas alegrías de la vida: precisamente esos instantes que nos hacen tan felices. Pero lo peor es que para nuestros hijos ese estilo de vida tan ajetreado se convierte en algo común y corriente

Cuando nosotros éramos niños soñábamos durante meses con algún juguete. Ahora, a los pequeños se les compran todas las cosas que desean, pero parece que esto no los vuelve felices

¿Recuerdas los tiempos cuando toda la familia se reunía para ver una película? Actualmente, rara vez encontramos algo interesante para ver juntos

Antes llamábamos a nuestros amigos para ponernos de acuerdo sobre cuándo y dónde íbamos a reunirnos. ¡Ahora no nos da tiempo ni para charlar por teléfono! ¡Y ni hablar sobre reunirnos!

Para nuestros padres, tomarse una foto era como una fiesta. Ahora, nuestros celulares están rellenos de basura digital

Antes nos enviábamos cartas de papel y nos pasábamos semanas esperándolas. Ahora hacemos todo para deshacernos de la infinidad de papeles que lo único que hacen es fastidiar

A muchos ya se les ha olvidado que antes toda la familia se reunía en la mesa a cenar y a discutir lo que había pasado durante el día. Ahora, lo único que nos preocupa es poder terminar los quehaceres que no logramos completar durante la jornada laboral

Tomar un café se ha convertido en un hábito que practicamos solo si estamos en camino

Parece que el autoperfeccionamiento se ha convertido en una obsesión para nosotros: hasta los alumnos de primaria quieren ser exitosos y autosuficientes. A muchos nos falta tiempo hasta para leer un libro interesante

En tu opinión, ¿qué es lo que le falta a la gente de nuestra generación para ser feliz?

Compartir este artículo