Genial
Genial

16 Historias sobre niños que entendieron la esencia de la vida antes que el resto

Aunque estamos acostumbrados a pensar que son los adultos los que están criando a los niños, a menudo sucede que las lecciones de los niños son muy importantes y valiosas para los propios padres. Ese es el encanto de la vida: aprender, aprender y volver a aprender incluso de los más pequeños.

En Genial.guru nos encanta leer historias sobre niños despiertos que crecen como personas inteligentes y de buenos modales y se convierten en un ejemplo para los demás.

  • Estaba acostando a mi hijo. Me pidió un cuento de hadas, me decía algo, y lo único que daba vueltas en mi cabeza era cuánto tenía que hacer en el trabajo esa semana. Lo que le admití y le dije honestamente al niño. Yo dije: “Hijo, lo siento, no puedo contarte un cuento de hadas, pienso en cuánto trabajo tengo”. Y me dijo: “Mamá, si tuvieras una unidad flash mágica, cargarías el trabajo en ella por la noche y por la mañana ya estaría hecho”. Entonces comencé a soñar y pensé: así es como aparecían en los viejos tiempos los cuentos de hadas sobre alfombras voladoras y libros de hechizos. Cada época tiene sus propias necesidades. © Nivyanik / Pikabu
  • Mis conocidos con su pequeña hija se fueron a vivir a los Estados Unidos hace un par de años. La niña se adaptó rápidamente al jardín de infantes multilingüe y luego fue a la escuela con el mismo grupo. Ese año tenían que elegir individualmente un idioma extranjero para estudiar.
    Mamá dijo:
    —Bueno, claro que el francés, para que sea más fácil.
    Y la pequeña astuta respondió:
    —Para que sea más fácil, tienes que aprender el idioma de tus amigos: español, por ejemplo. Yo ya conozco el francés.
    Mamá:
    —¿Y nosotros no somos tus amigos?
    Pequeña:
    —Pero mamá, tú lo sabes: ¡no son mis amigos, sino mis parientes! © doovy / Pikabu
  • Ayer llevé conmigo al trabajo a mi hija de 4 años. Íbamos en el coche escuchando música y de repente ella dijo:
    —Papá, ¿quieres que te cante una canción?
    —Claro.
    —Pero no te gustará. Tiene malas palabras.
    —Vamos, te doy permiso.
    —Hay muchas malas palabras, solo hay malas palabras, hay tantas malas palabras que me vas a regañar.
    —¿Pero dónde escuchaste una canción así?
    —La inventé yo misma. © PacKpuByLLlka / Pikabu
  • Cuando estaba en el jardín de infantes, nos visitó un mago. Tenía un pañuelo y dijo que lo iba a hacer desaparecer enviándolo a la cuarta dimensión. Un niño levantó la mano y preguntó: “¿Pero la cuarta dimensión no es el tiempo?”. © Brian_Krakow / Reddit
  • El papá de mi amigo conducía a casa con su hijo David, que entonces tenía unos 7 años. David estaba mirando las estrellas a través del espejo retrovisor y dijo: “Me gustaría que la gente pudiera inventar otra palabra para referirse al amor, para que sea más fácil de entender”. © jpopesculian / Reddit

“Fuimos con la más pequeña al patio de recreo. Me distraje durante 5 minutos y resultó que la niña, por su propia iniciativa, recorrió todo el territorio y recogió la basura. ¡Me alegro!”.

  • La semana pasada mi hijo de 5 años me preguntó por qué las moscas piensan que las cosas repugnantes huelen bien y que las cosas buenas huelen repugnante. Mientras pensaba en cómo explicarlo de forma más sencilla, él planteó su propia hipótesis: decidió que sus pulmones estaban invertidos. © TheGreatWhitehorse / Reddit
  • Ayer mi hijo perdió el teléfono. Por la noche recibí una llamada, la voz de un niño:
    —Hola, encontré este teléfono. Ven a esta dirección, segunda entrada.
    Salió un niño de 10-11 años y me devolvió el teléfono. Traté de darle dinero. Dijo literalmente:
    —¡No es necesario! ¡Oh, no se haga problema! ¡No fue nada, de verdad! © Viktorovich_36 / Twitter
  • Mi corazón se rompió cuando mi hijo de 4 años dijo: “Papá, no me lleves más al zoológico. La gente encerró a Simba en una jaula. Llévalo de regreso a África”. © BahontiKanatov / Twitter

“En lugar de ver dibujos animados, decidí mantener ocupada a mi hija (de 4 años) con algo más útil. Coloqué un rompecabezas en su mesa y le pedí que lo agrupara. Literalmente un minuto después, ella llamó y dijo que ya estaba hecho. Me sorprendió, ¡¿tan rápido?! Como resultado, ¡el rompecabezas estaba realmente completo! Recogido y cuidadosamente agrupado en su caja”.

  • Mi hija y mi sobrina van al mismo grupo de jardín de infantes. Ambas tienen 6 años, justo la edad de cambiar los dientes. En nuestra familia nos acostumbramos al hada de los dientes con nuestro niño mayor. Pero en la familia de mi sobrina, de alguna manera, esto no funcionaba así: los dientes se caían sin ningún regalo. Y ayer mi hija trajo del jardín el diente de mi sobrina, que se le había caído, y lo puso debajo de su almohada. Dijo que si el hada venía a nuestra casa, tal vez también cambiase el diente de Diana por un regalo. ¿Y sabes qué? Funcionó. © volotimir / Pikabu
  • “¿Por qué el odio es más importante que el amor? Puedo amar a mi mamá y amar las galletas, pero es un amor diferente. Pero si digo que odio el brócoli, todos se enojan y dicen que es una mala palabra. ¿Por qué el amor no es una palabra superbuena si el odio es supermalo?”. — Palabras de un niño de 6 años. © keepcalmandgraduate / Reddit
  • Mi sobrino le preguntó a su maestra de jardín de infantes: “¿Cómo hicieron las personas las primeras herramientas si no tenían ninguna?”. También me preguntó cuando tenía 6 años jugando con figuritas: “¿Y si los chicos malos piensan que son los buenos? ¿Qué pasa si los chicos que creo que son buenos son realmente malos?”. © word_nerd7623 / Reddit
  • Vivo en un lugar donde hace mucho frío. Caminaba con mi perro. En un momento él desapareció de mi vista. Miré y lo vi hurgando en un montículo de nieve. Me acerqué y escuché un chillido. Casi se me para el corazón cuando encontré allí un bolso con cachorros. Fui volando a casa como una bala y allí estaba mi hijo de 6 años. Sacamos a los pobrecitos del bolso, dos de ellos no daban señales de vida. Mi hijo gritó: “¡No, no, simplemente se congelaron!” y comenzó a realizar algunas manipulaciones con ellos. Los frotaba, hacía algo más. Y empezaron a moverse. Creo que estoy criando a una buena persona. © Hoídoporahí / Ideer

¿Qué te enseñaron tus hijos?

Imagen de portada PacKpuByLLlka / Pikabu
Compartir este artículo