Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

7 Descubrimientos científicos sobre lo que oye un bebé en el embarazo que te harán querer conversar con él en todo momento

Un embarazo es un momento cargado de emoción y ansias. Puede que la madre no conozca a su bebé, pero ¿sabías que él ya la conoce a ella y a su mundo? Lo que sucede es que, desde muy temprano en su crecimiento, puede percibir sonidos, y lo que es capaz oír puede asombrar a muchos futuros padres.

Genial.guru ha preparado un listado sobre lo que oye un bebé en el vientre materno, el cual puede hacer que muchas mujeres se sientan más conectadas con sus pancitas.

1. Lo primero que un bebé oye es a tu corazón

Estudios revelan que un bebé puede empezar a percibir sonidos entre las semana 14 y 16. En un inicio, lo primero que capta es el ruido natural en el cuerpo de su madre, como lo son los latidos de su corazón, el sonido de su respiración, su flujo sanguíneo y los movimientos en sus intestinos.

Es por ello que, cuando un bebé llora en sus primeros días fuera del vientre materno y su madre lo carga, él se calma. Esto sucede porque vuelve a oír a su corazón. Es en la semana 24 en la que sus oídos terminan de formarse y empieza a percibir los sonidos del ambiente externo, aunque algo atenuados.

2. La voz de la madre lo anima y lo calma

La primera voz humana que percibe un bebé es la de su madre. Esta produce vibraciones que el niño percibe, ya que el útero materno vibra cuando la mujer habla, y él bebé se mueve con él. Los doctores incluso han podido ver que un niño responde cuando capta la voz de su madre estando dentro de su barriga: su corazón se acelera y su cuerpo se mueve.

Una vez que el bebé nace, sucede lo mismo. Si su madre habla, él inmediatamente dirige su atención hacia ella. Si está alimentándose, deja de hacerlo para mirarla. Si está llorando, se calma.

3. Es fácil hacer que se familiarice con el papá

La voz de la madre forma parte del mundo conocido del bebé, mientras que la del padre forma parte del exterior. Pero si se desea que el niño se familiarice con alguien distinto de su mamá, ya sea el papá, un hermano o los abuelos, eso se puede lograr muy fácilmente. Lo que se debe hacer es que la persona abrace el vientre de la madre diariamente, coloque su rostro cerca de él y converse con el bebé. Incluso se puede grabar su voz y reproducirla a través de audífonos colocados encima de la barriga de la mujer.

4. Tu bebé recuerda las canciones que le haces escuchar

Muchas futuras madres suelen tocar canciones a sus bebés antes de nacer. Pero ¿sabías que los niños pueden recordarlas? Investigaciones confirmaron que ellos son capaces de recordar las melodías que oyeron estando en el vientre materno. De hecho, si se encuentran alimentándose y perciben una canción familiar, limitan la succión de la leche para hacer silencio y disfrutar de la melodía que oyeron antes de nacer.

Con esto en mente, si se le toca una canción a un niño antes de su nacimiento, es muy probable que se calme con ella e incluso se duerma si la vuelve a oír una vez que haya nacido.

5. El bebé aprende a hablar desde el útero

Cuando está en el vientre materno, su cerebro se encuentra en formación, por lo que los estímulos, como los sonoros, sirven como material para su proceso de desarrollo y aprendizaje. Desde que puede oír, el bebé se familiariza e internaliza los tonos y la modulación del idioma propio de sus padres. En pocas palabras, empieza a aprender la que será su lengua madre desde la barriga de mamá.

6. Una tía también puede calmarlo con su voz

Dado que el bebé está separado del mundo exterior, los sonidos que mejor llegan a él son las frecuencias elevadas. Por ello, las voces de las mujeres, en general más agudas que las de los hombres, suelen ser percibidas con más facilidad. De hecho, si la voz de una chica tiene un tono parecido al de la madre, esta le resultará familiar al niño luego de nacer, por lo que también podrá tranquilizarse en manos de una tía, abuela o hermana.

7. Te oye como si estuvieras conversando con él frente a frente

Dentro del vientre materno, el sonido llega con una intensidad de entre 50 y 60 decibeles. Para tener una idea del alcance que esto tiene, puedes compararlo a cuando tienes una conversación con otra persona en un tono regular. En otras palabras, tu bebé te puede oír cuando le conversas tal y como te oye otra persona.

La ciencia ha permitido que conozcamos cada vez más la vida de los bebés en el vientre materno. ¿Crees que ellos se conectan con el mundo exterior de otras formas? ¿Tu hijo se calmaba cuando escuchaba tu voz? Cuéntanos en la sección de comentarios a continuación.

Compartir este artículo