Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Los pediatras comparten más de 20 consejos que puedes seguir para disciplinar a tus hijos de acuerdo a su edad

Disciplinar a un niño no se trata de simplemente castigarlo, sino de mejorar su comportamiento. Solo cuando se ha logrado esto, ellos pueden crecer para ser adultos psicológica y socialmente estables. Pero las mismas tácticas para enseñar disciplina a un niño de 2 años, no funcionarán si tratas con un niño de 10 años. Muchos padres pueden verse tentados a recurrir a los castigos como remedio por querer llamar la atención y enseñar así tanto a niños como a adolescentes. Pero hay otras estrategias más simples y efectivas recomendadas por los pediatras para enseñar a los niños a portarse bien.

Genial.guru ha resumido un conjunto de pasos para que puedas disciplinar a tus hijos de acuerdo con su edad.

Niños de 1 a 2 años

  • Los pequeños de uno a dos años se encuentran en una fase conocida como la etapa inicial del niño pequeño. Les gusta explorar su mundo, así que adelante, déjalos. Solo asegúrate de no dejar al niño solo y supervisarlo para asegurarte de que no se dañe a sí mismo ni a los demás.

COSAS QUE SE TIENEN QUE EVITAR:

  • Tiempos de espera, los niños pequeños son muy sensibles al miedo de sufrir abandono.

  • La gritería, los pequeños no deberían experimentar la sensación de no ser amados.

  • Prohibiciones y largas explicaciones, su lenguaje aún se está desarrollando y no tienen la edad suficiente para saber cómo interpretarlas y responder a ellas.

PRUEBA EN SU LUGAR:

  • Mover al niño de la fuente que pudiera causar daño, ya sea una actividad u objeto y dar un “NO” firme y sólido. Puedes acompañarlo con una explicación clara, como por ejemplo: “No, está muy caliente”,

  • Llamar la atención del niño a otro objeto u otra actividad.

  • Permanecer cerca del niño para asegurarse de que no experimente sentimientos de no ser amado y protegido, y así evitar cualquier daño.

Niños de 2 a 3 años

Los niños pequeños, es decir los niños entre 2 y 3 años, están en un esfuerzo constante por ganar autonomía y la auto-confirmación, mientras aprenden que hay limitaciones que deben aceptar. Esto lleva a la frustración y a los tan temidos berrinches de larga duración.

COSAS A EVITAR:

  • Prohibir cosas

  • Ignorar al niño, suponiendo que recuperará el control de sí mismo en breve. Eso no va a pasar.

  • Dar nalgadas

PRUEBA EN SU LUGAR:

  • No perder el control. Los berrinches no son ira y desafío. Trata de empatizar con el niño para que no muestres frustración.

  • Retirar al niño de la escena o del lugar de la rabieta.

  • Calmándolos por medio de sostenerlos para que puedan recuperarse. Pregunta el por qué de su comportamiento. Tal vez están asustados, estresados o cansados.

  • Explicando la situación con calma y claridad. Luego consuélalos y dales el ejemplo de un comportamiento apropiado.

Niños de 3 a 5 años

Los niños están en una edad en la que asisten a preescolar y jadín de niños, por lo que han aprendido a reconocer la realidad y las limitaciones, pero aún necesitan ayuda para asimilar e incorporar las reglas para así desarrollar un juicio confiable y sólido.

COSAS QUE HAY QUE EVITAR:

  • Las charlas y largas conversaciones no tendrán ningún efecto en el comportamiento del niño e incluso podrían ser contraproducentes.

  • Amenazar al menor, si no va a haber consecuencias, hará que ellos piensen que las reglas no significan realmente nada.

PRUEBA EN CAMBIO:

  • Establecer y hacer cumplir las reglas de manera consistente. De esa manera ellos podrán entenderlas y seguirlas.

  • Enseñarle la dirección a seguir para un comportamiento adecuado.

  • Usar un tiempo de espera si el niño está fuera de control. La cantidad de minutos debe ser la misma que la edad del menor, con un máximo de 5 minutos.

  • Educarlos permitiendo que las consecuencias lógicas de su mala conducta repercuta en ellos o les afecte.

  • Prevenir el comportamiento indeseable por medio de felicitar y alabar el comportamiento bueno. Esto animará a los niños de estas edades porque les gusta obtener la aprobación de los demás.

Niños de 6 a 12 años

En este período, a partir de los 6 años, los niños ganarán cada vez más autonomía, la que tal vez quieran reafirmar frente a sus padres por medio del inicio de un conflicto. Ahora pueden elegir a sus amigos e ir tras sus propios intereses, pero los padres aún tienen el control de las decisiones importantes. Esto es debido a que los niños entre 6 y 12 años no siempre analizan sus decisiones a fondo como los adultos.

COSAS QUE HAY QUE EVITAR:

  • Establecer castigos poco realistas por el mal comportamiento del menor. Castigar a un niño de 10 años sin Nintendo por un mes, es algo que probablemente no sucederá.

  • Humillar o avergonzar al niño por su conducta inaceptable frente a otras personas. Los pequeños necesitan un modelo de conducta equilibrado, bueno y completo.

  • Discutir el incidente con el niño, mientras tratas de disciplinarlo. De ese modo, tu autoridad será anulada o pasada por alto.

PRUEBA EN SU LUGAR:

  • Una charla razonable sin prejuicios

  • Comprender el comportamiento apropiado para la edad del pequeño es importante. Si un niña de 6 años balancea las piernas mientras está sentada, ¡paciencia, solo tiene 6 años!.

  • Establecer y acatar las reglas de la casa. Siempre. Esto confirmará tu autoridad de padre.

  • Eliminar o retrasar privilegios como juguetes o postres. Recuerda, debes ser realista.

  • Dejar que las consecuencias lógicas de su mal comportamiento les afecte.

Niños de 13 a 18 años

Los adolescentes son conocidos por desafiar los valores y las reglas de sus padres. Están tratando de encontrar su propio sentido de la identidad y afirmar su individualidad, por lo que se distancian un poco de sus padres y tienden a actuar impulsivamente. Entonces es allí donde comienza una etapa de conflicto difícil.

COSAS QUE DEBES EVITAR:

  • Despreciar o humillar al adolescente, especialmente frente a extraños y sus compañeros.

  • Charlas y discursos. Sé transparente, preciso y directo con el mensaje que deseas transmitir.

  • El famoso “te lo dije”.

PRUEBA EN SU LUGAR:

  • Establecer reglas de acuerdo a su edad, de una manera que no sea critica. Es crucial que las cumplas y las hagas respetar.

  • Dejar que ocurran las consecuencias naturales de una mala conducta. Mantener una actitud sin confrontaciones. Si rompieron una ventana con su pelota de fútbol, deja que paguen el daño con su mesada.

  • Negociar sobre temas ligeros con un adolescente. Esto les da una sensación de independencia y sentirán que son parte de la decisión.

  • Mantenerse con actitud accesible. Muchos adolescentes buscan y desean la orientación así como la aprobación de los padres para guiar su conducta.

¿Conoces alguna otra táctica que debería estar en esta lista? ¿Qué edad crees que es la más difícil para enseñar la disciplina? ¡Escribe tus pensamientos a continuación!

Ilustrado por Natalia Okuneva-Rarakina para Genial.guru