Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Síntomas que podrían indicar que tu hijo no oye bien y formas de ayudarlo

Desde muy temprana edad, los niños están expuestos a toda clase de estímulos, pero los sonidos son los que marcarán definitivamente la forma en que se relacionarán con el entorno, ya que así podrán imitar el habla y adquirir el lenguaje, vital para la comunicación humana. Su capacidad auditiva también impactará en sus habilidades lectoras y sociales, por lo que es fundamental detectar los problemas lo antes posible.

Genial.guru te brinda una serie de consejos para que puedas identificar si tu hijo tiene problemas auditivos y cómo resolverlos a tiempo.

Cómo saber si tu bebé no oye bien

Puedes detectar la pérdida de la audición incluso en un bebé recién nacido si prestas atención a las siguientes señales:

  • Un bebé sano debería reaccionar a los ruidos con ciertos reflejos: abriendo mucho las manos, cerrando los ojos o parando la respiración al escuchar un ruido extraño. Si no responde, puede estar teniendo problemas para percibir sonidos.
  • Se toca constantemente las orejas o tira de ellas.
  • Solo responde si le hablas muy de cerca o le llamas la atención con algún objeto.
  • No intenta localizar la fuente de los sonidos ni le interesan los juguetes que los emiten.
  • Deja de balbucear o los balbuceos no evolucionan a palabras.
  • No responde a su nombre a los seis meses de edad.

Cuando el niño ya ha adquirido el habla

Puede que tu hijo no haya tenido ningún problema en sus primeros años y luego, por alguna razón, comience a presentar síntomas de pérdida de la audición. Esto puede generarle problemas de socialización, retraso cognitivo y problemas emocionales, por lo que debes prestar atención a estas señales para determinar a tiempo qué está ocurriendo:

  • Malinterpreta las instrucciones con frecuencia y parece no prestar atención.
  • Ve la televisión muy de cerca y la oye a volúmenes demasiado altos.
  • Cuando le hablas, te mira fijamente, como queriendo captar las señales visuales para entenderte.
  • Comienza a hablar más alto que antes.
  • Pregunta “¿qué?” con frecuencia.
  • Se queja de que no oye bien.

Lo que puedes hacer para ayudarlo

Mientras más temprano tomes acción, mayor será la probabilidad de que tu hijo pueda desarrollarse normalmente. Sin embargo, ya vimos que hay que prestar mucha más atención a los síntomas cuando se trata de niños hasta los tres años de edad, pues están en la etapa crítica de desarrollo del lenguaje. ¿Cómo asegurarse pronto de su condición?

  • Lo más temprano que puede diagnosticarse la hipoacusia es al día de nacido, con una prueba que evalúa la audición del bebé sin causarle molestias. Solo debe escuchar unos sonidos por el corto tiempo que dura el examen. Como el oído del bebé aún se está acostumbrando al mundo exterior, esta prueba debe repetirse a los 15 días y al mes de nacido para descartar anomalías.
  • Si contrajiste rubéola durante el embarazo, tu hijo tiene un alto riesgo de sufrir sordera congénita. Debes hacerle un chequeo al poco tiempo de nacido para conocer la situación a la que se enfrentan.
  • Descarta con el pediatra infecciones como la otitis, que reducen la capacidad auditiva. Esto puede ser sencillo, ya que producen bastante dolor y secreciones en algunos casos, pero si no se tratan a tiempo, pueden extenderse y empeorar.
  • Verifica que la cera en sus oídos no haya formado un tapón que le esté impidiendo oír bien. IMPORTANTE: no uses hisopos para limpiarla. Podrías empeorar el cuadro empujando la cera hacia el interior del oído. Usa mejor la punta de una gasa.
  • Si tu hijo ha sido diagnosticado con pérdida de la audición, puede utilizar un audífono especial. Este le permitirá desarrollar el lenguaje y todas las habilidades relacionadas con relativa normalidad. Es importante que le hagas entender que debe llevarlo todo el tiempo, a pesar de que pueda sentirse “diferente” a sus compañeros, pues será la única forma de que se haga más independiente a medida que crece.

Recuerda que lo más importante para tu hijo será tu comprensión, el cuidado de un especialista y el apoyo de sus seres queridos para desarrollarse de la forma más normal que su condición le permita. ¿Conoces a alguien con pérdida de la audición? ¿Cómo lo ayudaron?

Imagen de portada Rawpixel.com / Freepik.es
Compartir este artículo