Genial

Un estudio descubrió que los hombres comienzan a ganar peso tras convertirse en papás

Las futuras madres pueden ganar hasta 16 kilos durante esos 9 largos meses de embarazo y tienden a intentar perderlos tras nacer su pequeña fuente de alegría. Pero una investigación señala que los recién padres también tienden a aumentar algo de este “peso paternal” y experimentar también cómo su cintura se agranda. La única diferencia es que lo hacen una vez que sus recién nacidos llegan a casa.

Genial.guru te trae hoy un resumen del estudio que confirmó que los hombres se vuelven más grandes cuando su familia aumenta en el número de miembros.

Cómo lo descubrieron los investigadores

Convertirse en padre presenta un impacto significativo en la vida de los hombres, desde experimentar un nuevo tipo de amor que abruma hasta convertirse en más responsable y tener menos horas para dormir. Y ahora este estudio, llevado a cabo por el Dr. Craig F. Garfield, de la Universidad Northwestern, en Estados Unidos, y publicado en el American Journal of Men’s Health, confirmó que la mayoría de los hombres también ganan peso después de su primer hijo.

Un total de 10 254 hombres participaron en este estudio durante su adolescencia, al tener 20 años y llegados los 30. La investigación arrancó en 1994 cuando este grupo de científicos comenzó a seguir los pasos de los voluntarios, los cuales tenían 12 años en aquella época. Durante 20 años, los expertos tomaron anotaciones de su peso, estado civil y número de hijos que habían tenido, así hasta que cumplieron 32 años en el año 2014.

Tener o no tener un hijo afecta la apariencia masculina

Al pasar 20 años, los investigadores recopilaron y analizaron toda la información descubriendo así que el índice de masa corporal (IMC) de un hombre está directamente relacionado con la paternidad y con el hecho de tener o no hijos.

El Dr. Garfield explica que los hombres ganan peso de manera natural porque su metabolismo se ralentiza con la edad, pero los científicos notaron que los hombres cuyo IMC aumentó de manera notoria eran aquellos que fueron padres. Más específicamente, un padre primerizo podría aumentar más de dos kilos justo después de nacer su hijo. Lo que también resulta interesante es que los hombres sin hijos mantuvieron su peso o perdieron algunos kilos mientras se realizó el estudio durante 20 años.

La causa de esos kilos de más

El estudio no examinó las causas que responden a por qué los padres primerizos suben de peso, pero el Dr. Garfield estima que un cambio en su estilo de vida y rutina podría ser parte del motivo. Cuando un hombre tiene un bebé por primera vez, su familia se convierte en lo prioritario.

Las nuevas responsabilidades en casa lo podrían distraer de cuidarse como de la manera en la que estaba acostumbrado antes. Los cambios en su forma de vida y hábitos pueden incluso hacer que cambie la rutina de ir al gimnasio y comer sano por dar un paseo con el pequeño en el parque y sentarse a tomar un helado. Sin embargo, incluso los padres que no vivían con sus hijos también obtuvieron unos kilos de más, aunque no tanto y no tan rápido como los que convivían en casa con sus hijos.

Los resultados pueden ayudar a crear conciencia

Las investigaciones revelan la existencia del riesgo de abandonar los buenos hábitos o de adquirir otros perjudiciales cuando un hombre se convierte en padre. Ganar demasiado peso puede provocar un aumento de los niveles de colesterol y problemas cardíacos, entre otras afecciones. Podría ser una buena idea que los nuevos papás lo tengan en cuenta para que el peso extra no arruine la increíble experiencia de la paternidad que está a punto de comenzar.

¿Qué consejo le darías a un padre primerizo? ¿Crees que la cantidad de esfuerzos que requiere un nuevo miembro en la familia convierten la tarea de mantener un estilo de vida saludable en algo casi imposible? Cuéntanos lo que piensas en los comentarios.

Imagen de portada Unknown / Imgur