Genial
Genial

10 Cosas que pueden hacer que unos invitados no vuelvan nunca más a una casa

Es una maravillosa tradición recibir invitados. Después de todo, en casa puedes relajarte y pasar un buen rato sin intentar gritar por encima de la música, como, por ejemplo, en una cafetería, y sin sentirte incómodo por los oídos ajenos. Si te gusta invitar amigos a tu casa, probablemente entiendas lo importante que es contar con un ambiente acogedor en esos momentos. Pero algunos pequeños detalles, a primera vista insignificantes, pueden arruinarlo todo.

En Genial.guru recordamos qué cosas y momentos nos hacen sentir incómodos al estar de visita. Y algunos de ellos consiguen desalentar permanentemente las ganas de volver a esa casa.

1. Marcos, figurillas, regalitos y otros objetos que juntan polvo y llenan las habitaciones

Los cachivaches queridos por el corazón abarrotan el espacio terriblemente. En una habitación desordenada, los invitados se sienten incómodos, ya que ni siquiera tienen dónde poner la taza de café o su teléfono. Si para los dueños estos recuerdos y figurillas no son solo un capricho, sino una colección real, se puede hacer una vitrina separada para exhibirlos. Lo principal es limpiar el polvo con frecuencia.

2. Mascotas que pasean libremente por la mesa e incluso dejan sus huellas en los platos

Muchas personas aman tanto a sus mascotas que están dispuestas a besarles la cara. Sin embargo, no todos los invitados comparten este amor. Es poco probable que a alguien le gusten las plumas de Birdo en un plato o la baba de Jack en la mesa. Incluso es mejor para los mismos animales no tener acceso a lugares donde se preparan y se consumen alimentos.

3. La montaña de platos sucios que obviamente no apareció en un día, en la que está a punto de nacer una nueva civilización

Una montaña de vajilla así solo puede gustarles a los insectos. Para evitar que se arme la discoteca de las cucarachas, lo mejor es lavar todos los platos por la noche. Probamos esta técnica por nosotros mismos y descubrimos que es mucho más agradable disfrutar del café en una cocina limpia por la mañana.

4. Baño sucio

Como muchos saben, el diablo está en los detalles. Aunque el departamento en sí sea acogedor y esté limpio, un baño desordenado con estropajos sucios y un espejo salpicado puede arruinar por completo el apetito y el estado de ánimo de los invitados. Es recomendable limpiar frecuentemente el baño y el inodoro, así como ocultar los productos de higiene personal de las personas ajenas.

5. Pila de varios pares de zapatos en el pasillo

Los zapatos que no se usan en ese momento se guardan convenientemente en cajas dentro del armario, y los que se usan a diario se pueden guardar en un cajón o en un mueble compacto junto a la puerta. Además, uno podría imaginarse a uno de los invitados yéndose a casa con las zapatillas favoritas del dueño sin darse cuenta. Este es un gran estímulo para poner el pasillo en orden.

6. Tendedero con ropa interior en medio de la habitación

Para evitar que el tendedero abarrote la habitación, es mejor colgar la ropa antes de acostarse. Todas las prendas se secarán durante la noche y podrás guardarlas en el armario. Es poco probable que los invitados se sientan cómodos mirando la ropa interior de otras personas con koalas o corazones.

7. Bandeja sanitaria del gato en la sala o la cocina

Aunque la arena para gatos neutraliza los olores, es probable que la visión de una mascota orinando sea desagradable para los demás. Un gato debe tener su propio lugar para hacer sus necesidades; por ejemplo, en el baño. En este caso, nadie interferirá con el animal y los invitados comerán en paz.

8. Pantuflas sucias o gastadas

Ya es hora de que las pantuflas para invitados sucias y gastadas se vayan a su merecido descanso. La falta de voluntad de los invitados para usar tales pantuflas está bastante justificada, porque resulta antihigiénico. Es mucho más agradable estar descalzo.

9. Pañales u otros artículos de higiene usados

No hay nada que explicar aquí. Es simplemente desagradable, es todo. Luego de ver una imagen así, hay una alta probabilidad de que el invitado nunca quiera regresar a esa casa, aunque hubiera un solo pañal sucio enrollado.

10. Constantes discusiones de los dueños entre sí y conversaciones en voz alta

Hay personas para quienes las conversaciones en voz alta son una forma normal de comunicación. Sin embargo, es probable que a los invitados les resulte muy embarazoso ver semejantes escenas. Es mejor no discutir frente a personas ajenas, sino hablar después de la reunión. Un ambiente relajado siempre ayudará a suavizar las asperezas.

¿Qué más podrías agregar a nuestra lista? ¿Has tenido algún incidente desagradable mientras estabas de visita?

Genial/Gente/10 Cosas que pueden hacer que unos invitados no vuelvan nunca más a una casa
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos