Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Personas que se toparon con famosos cara a cara y quedaron asombradas por su comportamiento

Las celebridades, al igual que todas las personas comunes, van a tiendas, cafés y otros lugares públicos. Por lo tanto, es posible cruzarse con una persona famosa en cualquier sitio. Los usuarios de la red contaron anécdotas sobre los momentos en los que se encontraron accidentalmente con una estrella.

Genial.guru realmente le encantan las historias de este tipo: dan esperanzas de poder encontrarnos con alguno de nuestros ídolos y muestran la verdadera cara de una persona popular.

  • Hace muchos años, trabajaba como modelo en Montecarlo, y me encontré allí con un viejo amigo. Él me dijo: “¡Reservamos una mesa en un club, vamos! Habrá linda gente”. Llegamos a la mesa, estaba oscuro, había un montón de gente. Alguien distrajo a mi amigo, y yo me senté en una esquina entre la mesa y el sofá. Y entonces una persona comenzó a aplastarme, bueno, no a aplastarme literalmente, sino a empujarme con fuerza. Lo toqué un par de veces con el codo, el hombre se movió, pero no por mucho tiempo.
    Lo miré y era alguien muy desordenado: lleno de pelo y con un sombrero absurdo. Y encima estaba oscuro en el club, prácticamente no se le veía la cara.
    Estaba por decirle todo lo que pensaba, pero se me acercó mi amigo. Le conté que aquel hombre me había pisado los pies. Y él, entre risas, me preguntó: “¿No lo reconociste? ¡Es DiCaprio!”. ¡¿Y cómo iba a reconocerlo si se veía así?! ¡Y, por cierto, es mi actor favorito! Ya un tiempo después, cuando salió la película, me di cuenta de que, probablemente, estaba lleno de pelo por su actuación en Revenant: el renacido. No tengo una foto, él generalmente no se saca fotos con nadie, excepto en las alfombras rojas. © Salvagente / Pikabu

  • Fui con mi esposa a un festival de rock en Austria. Llegamos con unos días de anticipación, pero el día del festival nos quedamos dormidos y no llegamos a tomar el autobús que iba al lugar. Decidimos ir en tren. Llegamos al pueblo cerca del cual se hacía el festival, y por no conocer la región, nos pasamos del giro que llevaba al lugar. Comenzamos a caminar de regreso, y era bastante lejos. Entonces vi a un hombre con una chaqueta de cuero que estaba en una motocicleta. Inmediatamente me di cuenta de que estaba yendo al festival, por el aspecto que tenía. Me puse feliz, salí al medio de la carretera y comencé agitar las manos y a decir medio en inglés, medio en mi idioma: “¡Necesito ayuda, quiero ir al festival! ¡Por favor, llévanos hacia allí!”. El hombre de la chaqueta me miró, sonrió y, tras mostrarme que no había suficiente lugar para los tres, se fue. ¡Apenas me dio tiempo de gritarle en mi idioma qué pensaba de él! Llegamos caminando. Y cuando por fin estuvimos allí, volvimos a ver a ese hombre: estaba cantando en el escenario, su nombre era Rob Zombie© filrussia / Pikabu

  • Toda mi familia estaba visitando a mi abuela, y cuando nos íbamos, nos cruzamos en el ascensor con Dan Aykroyd, quien se estaba yendo del departamento de sus padres. Mi papá, que es su gran fan, estaba tan nervioso que comenzó a murmurar citas de CazafantasmasSaturday Night Live, en lugar de simplemente saludar a la persona que estaba en el ascensor. Dan Aykroyd estaba muy avergonzado y casi saltó del ascensor cuando llegamos al vestíbulo. Sentí mucha vergüenza. © Sarbanes_Foxy / Reddit

  • Mi hermana y yo nos encontramos con uno de los integrantes de The Rasmus en Crimea. Necesitábamos sacar con urgencia dinero de una tarjeta, y el cajero automático más cercano de nuestro banco estaba en una localidad que quedaba junto a la costanera. Decidimos dar un paseo, ya que estábamos de viaje. Había un pequeño escenario abierto en el que podían tocar todos los que quisieran. Había un chico allí tocando la guitarra. Solo estaba sentado en el suelo y cantaba, acompañándose con una guitarra acústica. Lo filmamos, lo escuchamos un rato y nos fuimos a casa. A nuestro regreso, leímos los periódicos locales: resultó que era el guitarrista de The Rasmus. Parecía un chico ordinario. © StrawberryPanic / Pikabu

  • Una vez, me quedé mirando a un hombre con ojos increíblemente azules en una tienda. Él me sonreía amablemente en respuesta. Luego se fue de allí con una chica cuya cara también me parecía familiar. Tan pronto como salieron, los cajeros comenzaron a hablar sobre la aparición de personas famosas en su pequeña tienda. Entonces supe que había estado mirando a Zed (Peter Greene, Pulp Fiction). Fue en Nueva York. © Plushandra / Pikabu

  • Steve Carell. Fue en una cafetería. Yo estaba esperando un café al lado de mi esposo, quien varias veces me golpeó en la pierna (fue en la cima de la popularidad de The Office, y ambos éramos grandes fanáticos). Lo miré a los ojos. Se veía muy amable, pero una silenciosa solicitud estaba congelada en su rostro: “Por favor, no grites y no atraigas la atención hacia mí”. Por lo que solo intercambiamos sonrisas, y eso fue todo. © Jenny Brew / Quora

  • Entre 2003 y 2004, trabajé con un electricista en una transportadora de gas. Me contó que él solía navegar en un rompehielos diésel-eléctrico que llevaba a los turistas al sector canadiense del Ártico. Una vez, la banda Red Hot Chili Peppers viajó durante 3 semanas en ese rompehielos, para dar su concierto más “al norte” de ese momento, en algún lugar de una isla ártica. Los músicos estuvieron con él en el barco, e iban a la cabina común a comer. ¡Para mí hubiera sido un recuerdo para toda la vida! Sentí mucha envidia de mi compañero. © gelonov / Pikabu

  • Hace 10 años conocí a Tom Felton. Yo tenía 16 años y era su fanática apasionada. Tenía una camiseta con una inscripción que decía: “I’m Big in Japan”. Tom dijo: “Me gusta”, y me preguntó sobre la inscripción. Y yo solo pude reírme y no respondí nada. Muy embarazoso. © stevieleea / Reddit

  • En los años 90, yo trabajaba en Disneylandia y vi cómo Tom Hanks dirigía un recorrido para unos niños. Iba a la cabeza de un grupo de 25 personas, y el verdadero guía solo caminaba cerca. Se veía como si Tom hubiera estado haciendo eso toda su vida. © GenXer1977 / Reddit

  • Tuve un encuentro con una celebridad que me dejó emociones excepcionalmente positivas. Tailandia, hotel, recepción. Ya no recuerdo por qué había ido allí. En la recepción había un grupo de turistas recién llegados. Un automóvil se acercó a la entrada, de allí bajó un hombre en pantalones cortos, camiseta alargada y lentes oscuros. El personal del hotel salió corriendo a recibirlo (simplemente noté eso, no le presté atención al hombre de los lentes oscuros). Él vio al grupo de turistas y notó que era numeroso. Se sentó tranquilamente en un sillón, tomó un periódico y se quitó los lentes. Era Hugh Grant. © Arina / Genial.guru

  • Mi madre voló a los Estados Unidos en 2011 a ver a una amiga. Había pasado algo con los boletos. No entré en detalles, pero ella terminó volando en primera clase. Y a la llegada, un hombre amable la ayudó a sacar su bolsa del guardaequipajes. Bueno, ese hombre había actuado en Siempre a tu lado. ¡Era el mismísimo Richard Gere! Mamá se dio cuenta de que era él recién después de un par de horas. © zzzivanzzz / Pikabu

  • En Londres me topé en un McDonald’s con Helena Bonham Carter y olvidé todas las palabras en inglés y cómo era su nombre. ¡Pero ella igual me dejó su autógrafo en un mapa de Londres! © Viktoria Haikin / Facebook

  • Patricia Kaas vino a nuestra ciudad. Mi hijo y yo fuimos a la cafetería de un hotel y en el vestíbulo nos cruzamos con ella. Pasó con un pequeño perro en sus brazos. Y tenía una mirada tan agotada y apagada. Parecía que estaba muy cansada de todo.
    Y en Roma mi hijo decidió ir a cortarse el pelo. Fue a una peluquería, pero le pidieron que esperara. Él estaba un poco sorprendido, ya que solo había un cliente en el salón. Pero después de unos minutos, ese cliente salió, y resultó que le habían cortado el pelo al presidente del país. Vivía en el mismo edificio e iba a cortarse el pelo a esa peluquería. © Deleted User / Genial.guru

  • A principios de la década de 2000, estábamos en Budapest. Un día, caminando por los lugares históricos, vimos en un parque a una chica afroamericana alta y guapa en compañía de dos hombres de aspecto amenazador (claramente, guardaespaldas). Era Naomi Campbell. Quise tomarle una foto, pero tuve miedo de hacerlo sin permiso, conociendo su carácter fuerte. Siguieron caminando, y nosotros nos detuvimos y los observamos. De repente, Naomi se quitó los zapatos y siguió caminando con pasos de baile descalza, balanceando los zapatos en la mano. ¡Realmente parecía una pantera negra! Muy plástica, moviéndose elegantemente. © Irene Uvaroff Avedian / Facebook

  • En el lejano 2011, yo trabajaba en un hotel de Abu Dabi como camarera. Una noche, en nuestro restaurante se reservó una mesa para un grupo organizativo que estaba directamente relacionado con la Fórmula 1.
    Vinieron 8 divertidos y hermosos hombres y mujeres, se sentaron y comenzaron a cenar. Uno de los hombres me llamó y me pidió que al final de la cena no llevara la cuenta a la mesa, porque él cubriría todos los gastos.
    Por lo general, las mesas de 8 personas o más pueden ser bastante difíciles de atender, pero esa noche fue increíblemente fácil, y el hombre que pagaría la cuenta estaba verdaderamente radiante. La noche pasó volando, llegó la hora de despedirse. El hombre, tal como había prometido, me llamó, fuimos juntos a la recepción y allí conversamos amablemente. Me agradeció sinceramente por un magnífico servicio, dejó una propina generosa y, en general, sonrió con suspicacia todo el tiempo.
    El grupo abandonó el restaurante. Media hora después, el director del restaurante llegó volando y preguntó: “Y, ¿le gustó la cena a Schumacher? ¡¿Todo salió bien?!”. Yo: “¿Ehhh, qué Schumacher?”. El director: “¿Cómo que qué Schumacher?! ¡Michael!”. Y entonces recordé cómo se veía Schumacher, y me di cuenta de que hacía apenas unos minutos había estado allí, ¡pagando y charlando conmigo! ¡Hermoso, saludable! Y sonriendo tan suspicazmente. © BotyaB / Pikabu

¿Alguna vez te cruzaste con una celebridad?

Imagen de portada Salvagente / Pikabu
Compartir este artículo