Quiero dejar al hombre con el que llevo casada 17 años porque me ha robado

Pareja
Hace 2 semanas

Dana, nuestra lectora, nos escribió una carta y compartió su historia que provocó muchas emociones entre nosotros. Nos pidió que publicáramos su historia, porque quería escuchar algunas opiniones de nuestros lectores, así como algunos consejos sobre si hace bien en divorciarse de su esposo después de lo que le hizo. El hombre robó a su cónyuge, y ahora Dana no puede perdonarlo, y tiene muchas razones para estar tan furiosa y decepcionada con el acto de su marido.

Dana tenía algo muy valioso que apreciaba mucho

Dana abrió su carta diciendo: “Mi esposo Derek y yo llevamos felizmente casados más de 17 años. Tenemos 2 hijos y nuestra vida ha sido feliz en su sentido más amplio, hasta que ocurrió una cosa que ha puesto en peligro nuestra relación y la confianza entre nosotros”.

La mujer reveló: “Cuando tenía 5 años, mi querida abuela me regaló su juego de té. Se lo había regalado su madre. No tenía hijas y yo era la única niña de sus 15 nietos, así que me lo regaló. Es un sencillo pero significativo juego de porcelana.
Dudo que tenga valor monetario, pero su valor sentimental es inconmensurable para mí. Lo apreciaba mucho porque era mi herencia de mi abuela. Lo guardé y lo usé durante muchos, muchos años. Incluso quería pasárselo algún día a mi hija o a mi nieta. Mi esposo Derek sabe todo esto”.

El juego de té se utilizaba en la familia y pasó a formar parte de tradiciones especiales

Dana reveló: “La hermana de Derek y su familia vinieron a pasar una semana con nosotros. Cada vez que vienen sus hijas, saco mi juego de té especial para una merienda. Preparo sándwiches, pasteles y galletas.
Esta tradición lleva viva mucho tiempo en mi familia. Mi abuela también hizo de las fiestas del té algo muy importante conmigo, y yo sigo esa tradición con mucho gusto. Así que yo, mi cuñada y sus hijas hicimos esta fiesta del té por la tarde”.

La mujer escribió: “Un par de semanas después vinieron a visitarnos mi amiga y sus hijas pequeñas. Planeé una fiesta de té especial. Durante toda la mañana horneé y preparé sándwiches, luego fui a sacar mi juego de té, pero había desaparecido.
Suelo guardarlo en un armario de la cocina. Lo lavo con cuidado y lo guardo hasta la próxima vez. Me puse muy triste cuando vi que no estaba y empecé a buscarlo. Mi amiga vino y se fue, y yo seguía sin encontrarlo por ninguna parte. La fiesta del té y mi estado de ánimo se echaron a perder”.

Derek se comportó de forma normal y Dana no sospechó de él

Dana reveló: “Me pasé largos días y semanas poniendo mi casa patas arriba en busca de mi valioso juego de té. Busqué en cada armario, en cada cajón, en cada alacena, toda la casa estaba literalmente patas arriba. Derek incluso me ayudó a buscarlo. Se mostró comprensivo y expresó su pesar por la desaparición del juego. También insistió en que no podía haberle crecido pies y haberse ido por su cuenta”.

Dana confesó: “Eso es lo que realmente me molesta. Derek sabía muy bien dónde estaba, pero fingió que yo lo había extraviado. Sabía lo disgustada que estaba e intentó consolarme prometiéndome que me compraría un juego nuevo. Como si un juego nuevo pudiera sustituir al de mi abuela”.

La mujer reveló: “Unos días después vino a casa con un juego barato y de aspecto endeble que encontró y compró en alguna tienda. Lo tiré a la basura. Llámenme desagradecida si quieren, pero me enfureció tanto que no pudiera entender lo irremplazable que era el juego de mi abuela.
Algo que atesoro, algo de gran valor sentimental que me dio mi abuela hace mucho tiempo no podía ser reemplazado por mucho, o poco en este caso, que costara el reemplazo”.

La sorprendente revelación llegó de forma inesperada

Dana escribió: “Un día, oí a mi marido hablar por teléfono. Dijo que cuando fuéramos de visita, guardara ’algo’ y le dijera a Hailey (así se llama mi sobrina) que no lo mencionara porque todavía estoy disgustada por ello. No dijo las palabras ’juego de té’, pero yo sabía, simplemente sabía que se refería a eso”. La mujer dijo: “Entré mientras Derek seguía al teléfono y lo llamé ladrón. Se quedó como un pasmarote. Colgó al instante e intentó explicarse. No quise oírlo. Le dije que me devolviera el set”.

Dana reveló: “La hermana de Derek me llamó y yo también la llamé ladrona. Le dije que me devolviera el juego de té en las mismas condiciones en que se lo había llevado o llamaría a la policía. Luego le colgué el teléfono. Derek intentó razonar conmigo. Me dijo que a su sobrina pequeña le encantaba y que ese tipo de cosas son para niñas.

Me dijo que estaba a punto de hablar conmigo para que se lo dejara, así que qué más daba que lo tuviera ahora. Dijo que yo era demasiado mayor para usar juguetes para niños y que debería madurar. Dijo que yo era inmadura y que eso no significaba nada. Lo que quiso decir es que no significa nada para él, así que debería olvidarlo”.

Dana escribió: “Al día siguiente fui a la policía a denunciar el robo. También llamé a mi hermano, que vive en la misma ciudad que la hermana de mi esposo. Mi hermano fue a buscar mi juego de té.
Mi marido estaba lívido y se pasó un par de días insultándome. Ahora me escribe largos mensajes y se disculpa por todo. Pero quiero el divorcio, inmediatamente. Siento que ya no puedo confiar en él y mi dolor es demasiado grande”.

Imagen de portada freepik / Freepik

Comentarios

Recibir notificaciones

Completamente de acuerdo con Dana, el no supo respetar el significado del juego de te para ella y lo que es mas grave, le robó, le mintió y la engaño, yo tambien pediria el divorcio. Ya no puede fiarse de alguién que se ha burlado de ella.

-
-
Responder

Lecturas relacionadas