Genial
Genial

16 Clientes excéntricos que, después de tratar con ellos, dan ganas de renunciar

Todos estamos de acuerdo con el hecho de que los que trabajan en atención al cliente merecen un premio por su trabajo insalubre. Y también medallas por su paciencia, persistencia y sentido del humor. No podría ser de otra forma, ya que los clientes exigen regularmente dinero por productos que ya han consumido o una pizza sin masa. E incluso pueden afirmar en la cara de un médico que un órgano bastante útil no existe.

En Genial.guru leímos este tipo de revelaciones y ahora queremos abrazar a todos los trabajadores del servicio al cliente. O simplemente sonreír la próxima vez que nos encontremos con ellos.

  • ¡Nunca había oído algo como esto! Cuando a una clienta le preguntaron por la limpieza de su cutis, dijo: “Tengo la piel grasa y ninguno de sus cosméticos me ayuda. Me lavo la cara con detergente para platos”. © Mu_ryska / Twitter
  • Vi a una señora que comió pollo frito y luego fue directamente a la caja con los restos y dijo que quería que le devolvieran el dinero. Sí, por ese pollo a medio comer, porque estaba “demasiado salado”. © sesamesnapsinhalf / Reddit
  • El verano pasado trabajé en una tienda de una gran cadena. Vino un hombre de unos 40 años, puso un secador de frutas en el mostrador donde estaba la caja registradora y se fue enseguida. Regresó 3 días después y dijo: “¿Por qué no me devolvieron el dinero?”. Resultó que no le gustó su aspecto, lo había comprado por Internet. Así que llamó a la línea directa y le dijeron que podía devolver la mercancía en cualquiera de nuestras tiendas. Vino sin un recibo, sin decir nada, simplemente lo dejó y esperó 3 días a que le devolvieran el dinero. © koeni9se99 / Pikabu
  • Soy esteticista. Una de mis clientas, que acude a mí para depilarse, siempre se lleva a casa las tiras de cera con el vello arrancado, solo para mostrarle a su marido los sacrificios que hace por él. © Oídoporahí / Ideer
  • La paciente afirmó que yo había inventado un órgano llamado “vesícula biliar” para atraerla al hospital. Al preguntarle de dónde viene la bilis, respondió que de su apéndice... que le habían extirpado, por lo que no le podía doler nada más en el abdomen. Y lo que le dolía del lado derecho era el corazón. © mopey_girl / Twitter
  • Alguien me preguntó una vez: “¿Cuánto cuesta esta caja de 5 USD?”. Así que le dije: “10 USD”. Y me dijo: “¡Pero si aquí dice 5 USD!”. © TILTNSTACK / Reddit
  • Mamá tiene una empresa de contabilidad. Una clienta acudió a ella. Su anterior contador había hecho un lío con sus documentos, había que volver a hacer muchas cosas, y con urgencia, ya que se acercaba el plazo de presentación de informes. En general, había una cierta cantidad de trabajo que antes se había realizado de forma incorrecta. La clienta dijo: “Ya le había pagado al otro contador por esto. ¿Y ahora te tengo que pagar a ti también?”. © fenderovna / Pikabu
  • Trabajo en una tienda. Una clienta tardó en elegir, se dirigió a la caja registradora, se le cayó el cambio al piso, se agachó a recogerlo y lanzó una flatulencia. Tan fuerte que la pintura casi se cayó de las paredes. Entonces se levantó y me gritó: “¡El cliente siempre tiene la razón!”. Giró 180 grados y desapareció tras la línea del horizonte, dejando la mercancía en la caja registradora. Incluso derramé una lágrima, intentando no reírme. © Oídoporahí / Ideer
  • Un cliente encargó a un artesano la elaboración de unos souvenirs. Se pusieron de acuerdo sobre el tipo, las dimensiones y la cantidad. Las dimensiones estaban indicadas en milímetros, con un margen de error de más o menos 5 mm, es decir, todo estaba pactado de forma precisa y específica. En todas partes decía “mm”, que significa “milímetros”. ¡Esto es importante! El cliente recibió el pedido y empezó a gritar porque las dimensiones eran diferentes. Pensó (!) que las medidas estaban en centímetros. Dijo que el artesano era un tramposo, y así sucesivamente. El artesano buscó los mensajes: todo estaba indicado en milímetros, y decía “mm”. Lo explicó todo amablemente. Los souvenirs eran de tamaño normal, de mesa. Eso significaba que nadie había engañado al cliente. ¿Crees que él se disculpó? No, siguió gritando que lo habían engañado y escribió una crítica negativa. Después de todo, al cliente no le va a pasar nada, puede hacer cualquier tontería. Y probablemente no piense que es un mal tipo. © Marsianka1 / Pikabu
  • Una vez trabajé en un restaurante de comida rápida. Un cliente pidió una cheeseburger sin queso. Así que le dimos una hamburguesa. Realmente es lo mismo; una viene con queso y la otra sin él, solo que tienen nombres diferentes. De todos modos, el cliente se volvió loco cuando vio la inscripción “hamburguesa”. Intentamos explicárselo, pero fue inútil: gritó y chilló, y me amenazó con esperarme después del trabajo. © MDK_DWR_85 / Reddit
  • Un cliente convenció a nuestro jefe de que abriera justo en Nochebuena para poder comprar todo en el último momento. Así que tuve que ir a trabajar. Este cliente vino, estuvo paseando por los mostradores durante 2 horas, luego compró lo más barato que teníamos, y finalmente, antes de irse, tuvo el valor de decir: “No puedo creer que los hagan trabajar en Navidad”. © sandiercy / Reddit
  • Una y otra vez tengo el mismo diálogo con los clientes. Les pregunto: “¿Tienen un número de cuenta para poder comprobar la información?”. Ellos responden: “Sí”. Y no dicen nada. No dicen nada durante mucho tiempo. Y luego preguntan: “¿Tengo que decírtelo?”. © DJ_So_And_So / Reddit
  • Trabajo en una pizzería. Una clienta llamó y pidió una pizza, pero sin masa. Dijo que le gustaban todos los ingredientes, excepto ese. Al principio, el encargado apreció la broma, pero cuando dijo que no estaba bromeando y empezó a insistir, todos nos quedamos perplejos. Al final dijo que el servicio era malo. © Oídoporahí / Ideer
  • Cliente: “Hola, no me funciona nada”.
    Soporte técnico del proveedor de Internet: “¿A nombre de quién está registrado el contrato?”.
    Cliente: “A nombre mío”.
    Soporte técnico del proveedor de Internet: “¿Tiene usted un apellido?”.
    Cliente: “Sí”. © Bash.im
  • Le dije al cliente: “No puedes cancelar el saldo antes de la fecha establecida”. Y me dijo: “Pero nosotros resolvimos cálculos financieros en la universidad, y era posible”. Yo lo miraba a él, él me miraba a mí. Así que le dije: “Desgraciadamente, la vida real es diferente de los cálculos de la universidad”. © amai_vy / Twitter
  • Un anciano no creía que yo pudiera contar el cambio correctamente. Soy una chica, y todo lo que puedo hacer es “estar parada y ser bonita”. © georgia080 / Reddit

¿Te has encontrado con personajes inolvidables que, después de interactuar con ellos, te hicieron repetirte a ti mismo “Tómatelo con calma, inhala, exhala”? ¿Cómo fue?

Imagen de portada Oídoporahí / Ideer
Genial/Gente/16 Clientes excéntricos que, después de tratar con ellos, dan ganas de renunciar
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos