Genial
Genial

16 Personas que salieron a trabajar por primera vez y descubrieron el verdadero valor del dinero

La primera experiencia de tener un trabajo propio suele ser difícil de olvidar. Algunos la recuerdan con un leve estremecimiento, mientras que para otros son puros momentos brillantes y alegres sobre los que aún les cuentan con gusto a los demás. En cualquier caso, salir a trabajar por primera vez significa el comienzo de una vida independiente. Y esto siempre es emocionante.

En Genial.guru, decidimos ver qué marca dejaron los primeros días laborales en la memoria de las personas.

  • Después del noveno grado, conseguí un trabajo en la industria alimentaria. Trabajaba en una fábrica de pan de jengibre y en un sector vecino hacían limonada. En un mes de trabajo, engordé 10 kg. © bazel08 / Pikabu
  • Me contrataron en una panadería a los 16 años. Tenía que comunicarme con los clientes, limpiar ventanas y todo eso. Y me las arreglaba bien. Había un solo inconveniente: no me salía bien el empaque de las cajas. Este inconveniente se reveló aproximadamente una semana después. Uno de los clientes tomó el pedido, se desató la cinta y todos los productos horneados salieron volando. Bueno, y yo con ellos. Del trabajo. © Anita Palladino / Quora
  • Cuando estaba en la escuela secundaria, trabajaba a tiempo parcial en una pizzería. Un día vino una señora y empezó a repartir unos folletos con todo tipo de tonterías sobre ella. Y lo curioso es que llevaba una playera con su propia foto y debajo decía: “No te fíes de esta mujer”. Pidió una pizza pequeña de peperoni y, mientras se preparaba, nuestra clienta salió a la calle, empezó a gritar, saltar y agitar los brazos. Sí que fue algo. © C8H9NO2 / Reddit
  • Un familiar me ayudó a conseguir mi primer trabajo. Tenía que coser fundas para botes. Sabía muy aproximadamente cómo funciona una máquina de coser, pero estaba aburrida y no me habría venido mal un poco de dinero. Era mi primer día. El propietario, un hombre lúgubre, señaló con la cabeza 3 botes y dijo que necesitaban fundas y esa sería mi primera tarea. Tomé las medidas del primero y traté de dibujar un patrón. Resultó ser un rectángulo. Pero el bote no era rectangular. Me puse nerviosa, llamé a mi madre, una maestra de las máquinas de coser y conocedora de la geometría. Traté de seguir sus consejos, pero nada mejoró. Como resultado, mi madre vino y me ayudó a coser la primera funda. Más bien, la hizo ella, y yo agregué un par de detalles. Por la noche, mi madre, el dueño y yo discutimos todo y acordamos que sería mejor para mí renunciar. © Jane Melvin / Quora
  • Trabajaba en una piscina, en el puesto de exhibición de alimentos. Creo que me comía más de lo que vendía. Y lo más importante, encima me pagaban por ello. Era un gran trabajo. © ishyaboyee / Reddit
  • En los albores de mi actividad laboral, trabajaba en una panadería. Vendíamos pretzels. Antes de sacarlos a la venta, había que sumergirlos en un frasco con aceite tibio y espolvorearlos con sal. El frasco era enorme, de unos 20 litros. Y lo más importante, todas las noches había que arrastrar esa cosa al refrigerador. Odiábamos esa tarea: la tapa no encajaba bien y todos tenían miedo de derramar el aceite. Una vez, una chica olvidó verificar si el frasco estaba bien cerrado, se resbaló y todo el líquido se derramó sobre ella. Estaba literalmente cubierta de aceite de la cabeza a los pies. © itsbcos / Reddit
  • Mi primer trabajo fue en un hotel de mala muerte junto al mar. Me contrataron allí como lavaplatos. Una vez vertí agua con jabón en el lavavajillas y toda la cocina se llenó de burbujas de jabón. Una especie de fiesta de espuma para uno. © I_am_working_hard / Reddit
  • Me contrataron como asistente de administración en la oficina de mi padre. Tenía que contestar llamadas telefónicas. Y todo habría estado bien, pero mi papá, sus dos hermanos, el abuelo y otro familiar también trabajaban en la empresa. Y todos tenían el mismo apellido. Una conversación telefónica típica sonaba más o menos así:
    —Hola, es la empresa X, ¿en qué puedo ayudarlo?
    —Comuníqueme, por favor, con... —aquí sonaba nuestro apellido.
    —¿Cuál de todos?
    —Oh, no estoy seguro...
    Por lo general, averiguaba por qué asunto llamaba la persona, y de esta manera descubría al pariente correcto. Todos trabajaban en diferentes departamentos. Mi pregunta favorita era: “¿Cuántas personas con ese apellido trabajan allí?”. Cuando respondía que eran seis, escuchaba exclamaciones de asombro. © DoWidzenia / Reddit
  • Conseguí un trabajo en una institución psiquiátrica. El primer día todavía no me había puesto el uniforme, pero ya me había perdido en los pasillos interminables. Llamé a una puerta, un médico abrió y dijo: “Siéntate, cariño, te ayudaré”. Le expliqué que trabajaba allí y él respondió: “Y yo estoy aquí para ayudarte, querida”. Entonces me di cuenta de que llamar a la puerta en una institución así sin ropa de trabajo había sido un gran error. Era imposible demostrarle que yo estaba bien. En resumen, le di al médico el número de teléfono de mis superiores y, avergonzado, me dijo que pronto vendrían a buscarme. © Susan Rose / Quora
  • Mis padres tienen su propia empresa de jardinería. Cuando comenzó a faltarme el dinero, pedí ir allí a trabajar a medio tiempo. Recibimos un pedido: había que plantar flores a lo largo de un camino. Y lo tomé. Hacía calor, estaba cansada y sucia, sentada descansando y bebiendo limonada. Se acercó una mujer de unos 40 años y dijo: “¿Por qué no trabajas? Me quejaré con tus superiores, eres una perezosa”. Por la sorpresa, hasta se me salió limonada por la nariz. Le dije que podía quejarse con quien quisiera, yo seguiría descansando allí. Ella prometió que llamaría a quien hiciera falta y me despedirían. Es una lástima que al final no hubiera llamado.
  • Conseguí un trabajo en una fábrica de sirope para refrescos. Me pusieron frente a uno de los aparatos que mezclaba solución de azúcar, concentrado y agua. El primer día, de repente hubo un ruido en la fábrica y todos corrieron hacia la calle. Resultó que el lugar se había llenado de abejas. Apague el aparato. Pero hice algo mal y me bañó un chorro de ese jarabe de la cabeza a los pies. Me escapé de las abejas, pero en la calle tuve que pararme bajo el sol, y pronto me cubrí de una gruesa costra anaranjada. Era toda una paleta. Renuncié después de 3 días. © poppasocket / Reddit
  • A los 17 años, cantaba en una banda de jazz. Una vez, actuamos en la orilla del mar, el escenario estaba justo en la playa. Las mesas de los espectadores se colocaron en la arena, se encendieron unas velas, se escuchaba el sonido de las olas. Una belleza. Y luego, durante el concierto, una mosca voló a la boca de una vocalista. Ni siquiera pude cantar después de eso.
  • Una amiga consiguió un trabajo en un centro de llamadas. Duró solo un par de meses allí: el trabajo era muy tedioso. Pero incluso ese tiempo dejó una huella imborrable en ella. Cada vez que decía “gracias”, agregaba: “¡Lo conecto!”. Sonaba especialmente divertido en una tienda, cuando recogía el cambio.
  • Tenía 14 años cuando me contrataron para mi primer trabajo en una pequeña heladería en un parque de diversiones. Aprendí rápidamente todo lo que necesitaba y mi jefe estaba bastante contento con todo. Allí mismo, en el parque, constantemente tocaba un grupo musical y yo deliraba por trabajar allí. Le pregunté a mi jefe cómo podía lograrlo. Y él se rio de mí y dijo que yo no lo necesitaba, que en la heladería estaba en mi lugar. Me puse triste, pero luego me di cuenta de que él, siendo el dueño del negocio, difícilmente podía haberme aconsejado otra cosa. En pocas palabras, después de 4 años logré entrar a trabajar en la banda de música, y luego hasta me convertí en su manager. Y todavía le estoy agradecida a mi primer jefe. © Megan O’Malley / Quora
  • Duré 1 día en mi primer trabajo. Tenía 14 años y conseguí un puesto en un museo infantil. Se suponía que debía cuidar de serpientes, lagartos y otros reptiles. Estaba tan abrumada por la alegría y el entusiasmo que olvidé un pequeño detalle: simplemente no soportaba serpientes, lagartos y otros reptiles. El primer día laboral, me llevaron a una habitación con todas esas jaulas y terrarios y me dijeron que mis deberes incluían alimentar a las criaturas, limpiar los recintos y también limpiar la habitación. Inmediatamente agarré una escoba y comencé a barrer el piso. Hasta el final del día no solté esa herramienta de trabajo. En resumen, por la noche me fui a mi casa y nunca volví a ese trabajo. © Nanette Kirk / Quora
  • Mi primer trabajo fue en una tienda de segunda mano. Trabajaba en un departamento donde la gente donaba todo tipo de cosas viejas e innecesarias. Todo eso tenía que recibirse, llevarse a una sala especial, pesarse y valorarse. Nos traían de todo: herramientas, juguetes viejos, muebles, inodoros. Me divirtió especialmente un hombre que apareció con 3 bolsas de hierba cortada. © rebbitpls / Reddit

¿Cómo crees que debería ser el primer trabajo? ¿Y cuándo hay que buscarlo, cuando aún estás en la escuela o es mejor obtener una educación superior primero?

Imagen de portada Susan Rose / Quora
Genial/Gente/16 Personas que salieron a trabajar por primera vez y descubrieron el verdadero valor del dinero
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos