Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

20 Internautas que tuvieron un “bug” mental que ni Freud podría explicar

8112
607

Con la vida acelerada que la mayoría de nosotros tiene, es normal que eventualmente olvidemos dónde dejamos las llaves del auto o uno de los productos que fuimos a buscar al supermercado para preparar la cena. Sin embargo, de vez en cuando, esos olvidos nos provocan muchas carcajadas, pues resultan en eventos peculiares y hasta inesperados.

En Genial.guru nos gusta hacerte reír, por eso seleccionamos varios comentarios de seguidores de una página de Facebook y de Instagram, los cuales relatan cuál fue el bug mental más extraño que experimentaron. Puede que incluso te sientas identificado con alguno de ellos.

  • Era el cumpleaños de una prima y le enviaron un telemensaje (esos automóviles que llegan a la puerta de tu casa con música y carteles, llamando la atención de todo el vecindario). Yo tomé el micrófono para felicitarla. Solo que me equivoqué y le dije: “Prima, te amo mucho. ¡Feliz Navidad!”. ©Stephany Lima/Facebook/Paginalixo.com

  • Cierto día, tomé el celular, le saqué fotos a mi pan de queso y las envié a mi grupo de estudio, en el cual también estaban los profesores. Además del pan, saqué fotos de una tienda de descuentos y de una camiseta vieja y las envié. Mi novio, sin entender nada, me preguntó qué estaba haciendo, y le dije que los directivos me molestaban al cobrarme una mensualidad atrasada, por lo que tenía que enviar esas imágenes. ©Samara Borges/Facebook/Paginalixo.com

  • Cuando era niña, siempre le daba a mi hermano un besito en la cabeza al que llamaba “el beso de las buenas noches”. Un día estaba durmiendo y, de repente, desperté desesperada porque no le había dado el beso. Fui a dárselo y lo encontré cepillándose los dientes. Estaba tan dormida que besé el lavabo y le dije: “Buenas noches, que duermas bien”. Luego volví a la cama. ¡Qué barbaridad! Yo tenía solo 6 años. ©Franciele Ferreira/Facebook/Paginalixo.com

  • Una vez, una cucaracha voladora entró en el baño. Quedé tan aturdida con ella volando de acá para allá que de la nada le di un manotazo. En la oleada de emoción, creí que había acertado. En realidad, tiré mi celular al inodoro y, creyendo que era la cucaracha, ¡apreté el botón de descarga! El excusado se atascó y mi mamá se enojó conmigo. ©Nayr Oliveira/Facebook/Paginalixo.com

  • Dormí una siesta y cuando desperté era de noche. Fui al baño, me cepillé los dientes y desayuné... porque pensé que era temprano por la mañana. Entonces vi a mi mamá y a mi hermana riéndose de mí, ¡y yo sin entender nada! ©Conceição/Facebook/Paginalixo.com

  • Una vez, puse la esponja de cocina dentro del congelador. Más tarde, fui a lavar los platos y la busqué por todos los rincones de la casa. No la encontré. Cuando abrí el refrigerador, la bendita esponja estaba adentro, congelada. ©Karina Mariano Dias/Facebook/Paginalixo.com

  • Un día, mientras estaba cocinando macarrones instantáneos, quise preparar un jugo en polvo. Pero vertí el polvo en la olla con los macarrones, en lugar del paquete de salsa. Me quedé un minuto mirando la comida y preguntándome por qué había hecho eso. ©Ruan Carneiro/Facebook/Paginalixo.com

  • Fui a almorzar con mis compañeros de trabajo y me di cuenta de que un hombre estaba mirándome asombrado. Entonces me preguntó: “¿Así almuerzas siempre?”. La pregunta me pareció extraña. Cuando miré, había colocado el vaso de refresco bien en el centro del plato y estaba comiendo la comida alrededor... Hasta hoy, no sé qué bug fue ese. ©Daniel Almeida/Facebook/Paginalixo.com

  • Estaba de vacaciones. Desperté y fui a la panadería. Compré pan y, caminando de vuelta a casa, vi el autobús que tomaba todos los días para ir a trabajar. Lo paré, subí y llegué al trabajo en shorts, chanclas y cargando una bolsa con 8 panes. ©Bruna Fraga/Facebook/Paginalixo.com

  • Una vez, estaba en la puerta del supermercado y, mientras hacía la fila, respondía una llamada con mi teléfono móvil. Estaba esperando que me atendieran hacía bastante tiempo cuando una persona se acercó y me preguntó si podía usar mi celular para hacer una llamada. Le respondí que yo no tenía uno. El sujeto debió quedarse sorprendido viendo mi cara de póquer, sosteniendo el smartphone cerca de mi oreja y “mintiéndole” al decirle que no tenía. Es que REALMENTE me había olvidado de que estaba usando el aparato. ¿Cómo pude? ©Lorena Ledo-Jacobson/Facebook/Paginalixo.com

  • Mientras hacía mi pasantía, llamé a una paciente para agendar un examen. Al parecer, la señora estaba enojada por alguna razón y no quiso reservar el turno. Entonces, al final de la llamada, le dije: “Discúlpeme por la atención y gracias por incomodarla”. Cuando colgué el teléfono, me quedé pensando: “¿Qué pasó aquí?”. ©Camila Oliveira/Facebook/Paginalixo.com

  • Cierta vez fui a tomar el autobús y leí 409, que era el que tomaba generalmente. Subí y me distraje. Cuando miré por la ventanilla, me di cuenta de que estaba en un lugar desierto y desconocido. Le pregunté a una joven si era el autobús 409 y me contestó que era el 238. Cuando bajé del vehículo me puse a llorar. Hasta hoy no entiendo qué me sucedió. ©Maria Clara/Facebook/Paginalixo.com

  • Siempre me levantaba temprano (alrededor de las 6:30) para ir a la escuela. Me vestía y llamaba a mi amigo, quien vivía al otro lado de la calle, para irnos juntos. Una vez, desperté a las 4:30, pensando que estaba retrasada. En eso, desperté a toda mi familia y encima fui a buscar a mi amigo. Lo desperté diciendo: “¿Hoy no irás a la escuela o qué?”. Él me miró y contestó: “Dios mío, Gabrielle, ¡son las 5 de la madrugada!”. Y en mi casa nadie se había dado cuenta. ¡Qué familia más extraña! ©Gabrielle Buzzo/Facebook/Paginalixo.com

  • Cuando estaba en la secundaria, me sentaba en la última fila, justo en medio. Un día, me levanté para llevarle una actividad a la profesora y, cuando estaba volviendo a mi lugar, tuve un bug. Di tres vueltas y me quedé perdido DENTRO DEL AULA, hasta que mi amiga me preguntó qué me pasaba y pude recordar dónde me sentaba. ©José Henrique Martins/Facebook/Paginalixo.com

  • Yo vivo teniendo bugs cerebrales, pero creo que el peor de todos fue cuando olvidé a mi sobrina en una fiesta de cumpleaños. Yo simplemente me fui sin ella, y cuando llegué a mi casa, mi esposo me preguntó: “¿Dónde está tu sobrina?”. ¡Por favor! Salí corriendo a buscar a la niña. ©Sol de Nanã/Facebook/Paginalixo.com

  • Estaba en el trabajo y fui por papas fritas. A la hora de ponerles sal, tenía solo un poco en el salero. Entonces lo llené con azúcar sin darme cuenta. Les puse azúcar a mis papas, las probé y, como seguían sin sal, les eché más. Repetí eso como cuatro veces, y solo después de mucho esfuerzo noté que las papas estaban dulces. ©Thaina Vitória/Facebook/Paginalixo.com

  • Iba a salir en mi auto. Abrí el portón, saqué el carro del garaje, lo dejé en marcha y con la puerta abierta. Fui a cerrar el portón, pero entré en casa. El vehículo quedó encendido del lado de afuera del garaje. ©Marcella Sholl/Facebook/Paginalixo.com

  • Estaba rellenando un formulario en el consultorio del dentista cuando la asistente me preguntó si era alérgica a algún medicamento. De la nada le contesté: “Aguacate”. Me miró sin entender. Yo le afirmé que era alérgica al aguacate. ¡Por Dios! ©Iara Santana/Facebook/Paginalixo.com

  • Un bello día desperté a mitad de la noche. Sin mirar la hora, me levanté, me lavé, me puse el uniforme, preparé mi mochila y salí de casa. Llegué a la puerta y oí a mi mamá gritando: “¿¿Se puede saber adónde vas??”. Le contesté: “¡A la escuela, pues!”. Ella: “Son las 2:40 de la madrugada...”. Yo no vi que todavía era de noche ni miré el celular. No soy sonámbula, estaba bien despierta. Fue solo una falla en la Matrix. ©Lauane Silva/Facebook/Paginalixo.com

  • Una vez, al salir de casa para ir a trabajar, aproveché para sacar la basura. Doblando la segunda esquina después de mi hogar, me di cuenta de que estaba llevando la bolsa conmigo al trabajo. ©Rayane Rodrigues/Facebook/Paginalixo.com

¿Alguna vez te sucedió algo parecido a las historias de estos internautas?

8112
607
Compartir este artículo