Genial
Genial

30+ Palabras que ya casi nadie usa, pero que nos recuerdan a nuestros abuelos

El idioma es algo vivo, que evoluciona y como tal va cambiando y adaptándose a las nuevas generaciones. Por eso es inevitable que algunas palabras y expresiones de antaño caigan en desuso y rara vez las escuchemos. Pero seguro que en tu cerebro han quedado grabados algunos términos que usaban tus abuelos y que ahora están en peligro de extinción.

Para preservarlas, Genial.guru reunió más de 30 palabras que alguna vez escuchamos y que son de los tiempos de nuestros abuelos. En el bono, los internautas cuentan cuáles son las expresiones graciosas que ellos usaban.

  • “¡Albricias, hija, qué buena noticia!”: Es una expresión de alegría cuando recibimos una buena noticia, y también puede ser el regalo que se da a causa de esa buena nueva.
  • “Todas mis nietas son muy acomedidas”: Así se le dice en varios países de Latinoamérica a una persona que es muy servicial.
  • “Ese Juan es un achichincle”: Es una palabra que proviene del náhuatl y que se usa para alguien que suele ser el acompañante incondicional de un superior y también un adulador.
  • “¿Para qué se van a casar si ya están amancebados?”: Se utiliza para denominar la relación que tienen dos personas que es igual al matrimonio aunque no estén casados.
  • “Me voy a juntar a cotorrear con mis amigas”: Plática muy animada entre amigos. Significa hablar en exceso.
  • “Paren ya con tanto borlote”: Palabra mexicana que significa mucho escándalo y desorden. Es lo mismo que “alboroto”.
  • “Ve a la botica por mis medicinas, por favor”: Mucha gente mayor todavía usa esta palabra en lugar de “farmacia”.
  • “Otra vez con la misma cantaleta”: En algunos países de Latinoamérica, se usa para hablar de una historia que se repite muchas veces o también de un regaño reiterado.
  • “Esta plancha ya está desconchinflada”: En Centroamérica se utiliza cuando un aparato está muy deteriorado y apenas funciona.
  • “Pero si tú todavía eres un chilpayate”: En México se usa para hablar de un niño de poca edad, un “chamaco”.
  • “Con la edad ya estoy empezando a chochear”: Hacer visibles las conductas seniles por los efectos de la edad.
  • “Traía un pastel, pero se despanzurró”: Cuando algo con relleno se revienta y se vuelca por fuera.
  • Endilgo pa casa que ya es tarde”: Expresión utilizada para decir que se va a cierto lugar. También puede significar acusar a alguien de algo.
  • “Cuando era joven, a tu abuelo todos lo conocían por las francachelas que hacía en casa”: Reunión sin reglas de etiqueta en la que se come en exceso.
  • Gobiérnate, que ya no eres un niño”: Una palabra ya en desuso para pedirle a alguien que se comporte o se controle.
  • “No olvides tu itacate, que son muchas horas de viaje”: Palabra que proviene del náhuatl que se usa para referirse a una provisión de comida para un viaje largo o también a las sobras de comida de una fiesta.
  • “¿Qué te ha pasado que hoy estás tan jacarandosa?”: De buen humor, alegre, que tiene gracia y soltura para moverse.
  • “Ese mazacote no se lo podía comer nadie”: En algunos países de Latinoamérica, se usa para definir a una masa o una comida pegajosa, seca y dura, difícil de comer.
  • “Anoche no pude dormir porque los vecinos armaron un mitote”: Fiesta casera con mucho alboroto. El nombre deriva de una antigua danza indígena de los aztecas.
  • “¡No me digas esas cosas que me va a dar un patatús!”: Mareo o desmayo por una impresión muy fuerte o por una situación de muchos nervios.
  • “¿Otra vez vas a salir con tu palomilla?”: En México y Guatemala, se refiere a un grupo de amigos jóvenes, pero en Honduras, México y Panamá también puede ser una pandilla de vagabundos. Así que si tu abuela te lo dice, pregúntale a qué se refiere.
  • “Te quieres hacer el santo, pero tienes una cara de pingo”: En México se usa para hablar de un muchacho travieso, un diablillo.
  • “Tantos años trabajando para estar en la prángana”: En México esta expresión significa no tener dinero.
  • “¡Porque lo digo yo y sanseacabó!”: Expresión para dar por terminado un asunto de manera tajante.
  • “Estaba durmiendo, escuché un ruido y me levanté de un respingo”: Es una sacudida del cuerpo a causa de un sobresalto o un susto.
  • “¡Sosiégate que te va a dar algo!”: Sosegar es tranquilizar, apaciguar, aquietar una alteración del ánimo, sobre todo de ira.
  • “Tu padre se sulfura por cualquier cosa”: Sulfurarse es enojarse, irritarse, montar en cólera.
  • “Fui al mercado y había un titipuchal de gente”: En México y El Salvador se utiliza para referirse a una cantidad considerable de cosas o personas.
  • “¡Mira cómo estás de tilico! ¿No te dan de comer en tu casa?”: En México significa flaco, enclenque, casi esquelético.
  • “Después de lo que hizo, tuvo el tupé de presentarse en la fiesta”: Tener el tupé es no tener vergüenza, ser un desfachatado, un caradura.
  • “¿Qué te pasa? Te has quedado turulato”: Quedarse sorprendido, alelado por una noticia o una situación.
  • “Empezaron discutiendo y terminaron armando un zafarrancho”: Esta palabra es un sinónimo coloquial de riña o pelea.
  • “Si vas a la verdulería, pide que te den algo de yapa”: En varios países de América del Sur, significa dar o conseguir algo gratis.

Bono: “Abuelismos” en Twitter

1.

2.

3.

4.

5.

¿Conocías estas palabras? ¿Qué otras expresiones usaban o usan tus abuelos y cuando las escuchas te acuerdas de ellos?

Imagen de portada ginasanders / Depositphotos
Compartir este artículo