Un texto acerca de que es hora de dejar de tener hijos basándonos en la idea de “ya nos arreglaremos”

Tener hijos es una decisión muy importante de nuestras vidas y es el sueño de muchas personas. Existen muchas razones para convertirse en padres, pero, por supuesto, la más importante es el deseo de tener descendencia y estar dispuestos a asumir todas las responsabilidades que esto conlleva.

Genial.guru publica este texto con el permiso de la autora del canal “Sashka con taza”, que muestra que la decisión de tener hijos o no y cómo criarlos ha ido variando con las distintas generaciones.

—Vamos, ¿qué quieres decir con que “tener hijos es caro”? No cuesta nada. No es necesario comprar pañales, puedes adquirir una cama y una carriola por 20 USD en alguna página web, y la alimentación también es fácil: hasta los 2 años puedes dar el pecho, es más sano, y luego puedes darle de comer en la mesa común. ¿Qué? ¿No podrás encontrar un plato de sopa para tu pequeño? Y la ropa y los juguetes te los pueden obsequiar los conocidos...

Todo esto lo dijo una mujer. Una dama inteligente con tres hijos mayores. Se lo mencionó a una conocida que explicaba por qué no quería tener un bebé “ahora mismo”: primero hay que ganar dinero, comprar, ahorrar, y luego los niños.

... Creo que he entendido por qué estamos en un agujero demográfico. Porque tenemos gastos, pero no ingresos, y porque los jóvenes no quieren tener hijos. No, no es porque sean egoístas, frívolos y quieran vivir “para sí mismos”.

Es que ha crecido una generación de “plato de sopa”. Los niños de “no cuesta nada” han entrado en la edad adulta. Los mismos que fueron vestidos con ropa usada y alimentados con la pasta más barata, porque “¿cuánto puede necesitar un niño?”.

No digo que para todos fue así, pero sucedía a menudo...

Sus padres y abuelos también crecieron así: fueron épocas difíciles. Y los hijos, comprensiblemente, se financiaban con el principio de las sobras: tenían que sobrevivir y luego pensar, así que todos se conformaban con un plato de sopa, ¿qué más necesitaban?

Los tiempos han cambiado, pero la actitud se ha mantenido.

No necesitan mucho, no. Se puede dar el pecho y vestir al niño con ropa usada hasta el momento de ir a la escuela. No entenderá nada, porque es pequeño. Pero crecerá. Cómo creció la generación del “plato de sopa”, miró a su alrededor y se dio cuenta de que no quería ese destino para sus hijos.

Gracias a Dios, no hay hambre. Tampoco es necesario reunir la ropa usada de los niños entre los conocidos ni comprar la carriola con la que creció todo el vecindario. Existe la posibilidad de esforzarse y ganar dinero para todos esos peluches para niños, los que deseemos, en lugar de los más baratos. Y luego tener hijos.

Y los jóvenes “egoístas” hacen exactamente eso. Por eso, las personas cercanas a mí tienen 1 o 2 hijos, porque entienden que no pueden permitirse más; o no tienen niños, porque saben que no pueden permitírselo todavía o no lo harán nunca. Eso es responsabilidad.

Entre mis buenos conocidos hay quienes tienen muchos hijos, pero esta es una pareja en extremo responsable que es muy consciente de las serias obligaciones que esto tiene. Son personas muy, muy fuertes que dieron este paso conscientemente y cuidan de su numerosa familia con dignidad, sin recibir “limosnas” de los conocidos.

Así es la generación “irresponsable”.

¿Los jóvenes no piensan en los niños? Al contrario. Estos jóvenes son quizá la primera generación de la historia que sí piensa en los niños. No los crían de forma irreflexiva.

P. D. La partidaria del “plato de sopa”, por cierto, solo tiene una nieta, de su hija menor, que tiene 30 años. Debe haber una razón para ello.

¿Qué piensas sobre la decisión y la responsabilidad de tener hijos?

Compartir este artículo