Genial
Genial

10 Historias increíbles que te harán creer en el karma

“Todo lo que hacemos, nos regresa multiplicado". Algunos lo llaman karma, otros, justicia.

Genial.guru encontró en Internet unos casos sorprendentes que pueden atribuirse a ambos conceptos.

  • Cuando era chico, un día salí de una casa de cultura con mi compañero de clase. Él quería abrir una puerta vidriada, pero tan pronto como tocó la manija, el vidrio se rompió. Mi amigo tuvo que pagar 10 USD. Al mismo tiempo, estaba muy sorprendido, porque no había ninguna grieta en el cristal. Mientras que mi compañero estaba en shock: resulta que el día anterior le habían dado cambio de más. Lo notó, pero no dijo nada. Le dieron dos billetes de 10 USD en lugar de uno.
  • Mi abuelo nunca bebió ni fumó. Él era un veterano de guerra. Una vez nos contó algo que le ocurrió durante la batalla: los soldados recibieron alcohol y él se negó a tomar. Entonces, su compañero se apoderó de su porción diciendo: "¿Cuál es la diferencia? Beber o no beber, de todos modos vamos a morir". Al decir eso, se levantó un poco, y la bala de un francotirador traspasó su casco.
  • Mi amiga y yo quedamos embarazadas aproximadamente al mismo tiempo, y cuando estábamos en la misma sala en el hospital decidimos apostar cuál de nosotras iba a ser la primera en dar a luz. Dije que iba a ser ella, y mi amiga dijo que iba a ser yo. ¡Llegó la hora para mí! Las enfermeras entraron corriendo a la sala para ayudarme, y ella comenzó a reír con una risa tan malvada que de pronto le dieron contracciones. Gané la apuesta.
  • Compré pantalones de segunda mano. ¡Y sucedía que siempre me emborrachaba en ellos! Al principio pensé que era una coincidencia, pero cuando mi madre se quejó empecé a creer en el karma de las cosas. Parece que su primer dueño tenía problemas con el alcohol.
  • Iba a una entrevista y, obviamente, casi no había lugar en el estacionamiento. Estaba a punto de estacionar en un sitio que encontré cerca de la entrada al edificio, pero se me adelantó un sujeto y me ganó. Bueno, tuve que dejar el auto muy lejos. Salí muy enojada y llegué hasta la oficina, entré al ascensor y luego vi cómo corría ese hombre y me hacía señas para que le esperara. Dije: "¡Es el karma!", y presioné el botón. Adivinen quién más tarde resultó ser mi jefe.
  • Un día, un compañero de clase encontró un teléfono móvil en la calle y, para nuestra sorpresa, decidió no buscar al propietario y quedarse con él. En la tarde del mismo día, se cruzó con unos ladrones que empezaron a pedirle que les diera sus pertenencias. Él respondió que no tenía un teléfono. ¡Y justo en ese momento, el aparato sonó! El chico perdió su celular encontrado, su apariencia pulcra y dudas sobre el karma.
  • Una mujer gitana me persiguió por todas partes en un centro comercial. Predijo cosas buenas, habló sobre el destino y al final logró que le diera 20 USD. Y luego, el karma la alcanzó: al despedirse nos abrazamos y el billete, que sobresalía de su bolsillo, "accidentalmente" se pegó a mi mano.
  • Un día me desperté con buen humor y pensé: "¡Tengo que hacer una buena acción!". Comencé cediendo mi asiento en el autobús, le di dinero a un mendigo, compré flores a una abuela en la calle e inmediatamente se las regalé a una chica que caminaba a mi lado.
  • El resultado del día: perdí mi billetera, rompí la pantalla de mi teléfono y mis pantalones se rompieron en el lugar más incómodo. Avergonzado corrí tres paradas del autobús, hasta que tropecé con el borde de la calle. Me caí y cuando abrí los ojos vi 200 USD que estaban justo en frente de mi nariz. Gracias.
  • Hace aproximadamente 5 años, en un campeonato de acrobacia aérea, tenía una rival constante con la cual estábamos muy parejas. Ese campeonato determinaría quién de nosotras iría a competir a Europa. Mi presentación fue tan buena como nunca y mientras esperaba la de ella me fui a comer. Pero no llegué. Mientras subía las escaleras, alguien me empujó por la espalda. Pero el karma no se hizo esperar: durante su presentación, ella se cayó del aparato de gimnasia. Debido a las lesiones, ambas nos retiramos del deporte.
  • Mi hermano mayor dejó a su novia porque ella quería tener una familia e hijos. Después de un tiempo comenzó a salir con otra chica, y a los seis meses ella quedó embarazada. Entonces tuvieron que casarse rápidamente, y pronto descubrieron que iban a tener trillizos.
  • Nunca he tenido novio. Creo que arruiné mi karma cuando en el tercer grado le di un puñetazo en el ojo a un chico por el hecho de que me confesó su amor. Estaba asustada y no sabía cómo reaccionar. ¡No repitan mi error!
Basado en material de Overhear, thequestion, pikabu
Genial/Historias/10 Historias increíbles que te harán creer en el karma
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos