Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10+ Perros sin hogar adoptados por empresas que los integraron como miembros de su equipo

Hay perros que realizan diferentes e importantes trabajos a lo largo del mundo debido a sus extraordinarias habilidades y entrenamiento arduo. Para otros, su encanto profesional es suficiente para conseguir trabajo en cualquier empresa, con todo y prestaciones, las cuales incluyen comida, servicios médicos, casa fija y apapachos. La labor y calidez que brindan estos peludos se vuelven clave, al grado de que, cuando terminan sus días laborales, dejan un gran hueco en el corazón del equipo.

Genial.guru celebra las segundas oportunidades brindadas a perros en situación de calle. Por eso, quisimos contarte algunas historias en las que trabajadores de diferentes empresas e instituciones adoptaron a peludos y los volvieron parte de su equipo (¡a unos hasta gafete oficial les dieron!). Conoce a estos encantadores empleados de cuatro patas.

1. Tucson Prime. Puesto: consultor de ventas en agencia de autos

Fue recibido por sus colegas luego de pasear diariamente en el exterior de Hyundai Motor, una agencia de automóviles en Brasil. Ahora duerme y come ahí.

Tucson tiene aproximadamente un año y es “consultor” de ventas, según indica el gafete que le dieron. Su trabajo consiste en darles la bienvenida a las personas, además de supervisar la sucursal, la cual, dice el resto del equipo, es más agradable desde que él está.

2. Vochita. Puesto: guardia de seguridad en agencia de autos

Ella estaba en un terreno abandonado cuando un empleado de la agencia Volkswagen Autocentro Torreón, en México, la encontró y se la llevó para alimentarla y sacarla del mal estado en el que estaba. Cuando mejoró, se la presentó a sus compañeros. Ellos recibieron bien a Vochita, tanto así que la contrataron.

La perrita pitbull es parte del equipo del área de seguridad y se encarga de custodiar a los clientes hasta llegar con un asesor.

3. Silicón. Puesto: ayudante y guardia en tienda departamental

En Oaxaca, este perrito fue abandonado en un Home Depot. Los trabajadores de la tienda lo vieron y poco a poco fueron creando un lazo con él. Finalmente, lo adoptaron y le dieron trabajo.

Silicón, como lo bautizaron, vive en una casa hecha con los materiales que se venden en el lugar y ayuda a sus compañeros en diversas tareas. Entre las principales están: hacer recorridos por la tienda y vigilar que todo afuera esté en orden. Al igual que el resto de la plantilla de empleados, él también usa uniforme.

4. Yuli, Negro y Terry. Puestos: vigilantes en una universidad

Estos tres perros deambulaban por las instalaciones del Instituto Tecnológico Superior de Pátzcuaro, Michoacán. El personal administrativo se dio cuenta y optó por hacerlos parte de la escuela. La comunidad, al enterarse de los nuevos empleados, empezó a cooperar con croquetas y otros bienes para su manutención.

Yuli, Negro y Terry están siempre alerta, por lo que les dieron la tarea de vigilar las instalaciones de la escuela. Ellos lo hacen desde hace dos años, todo el tiempo portando su credencial que los acredita como policías.

5. Pinto. Puesto: encargado de empeños

Cuando era solo un cachorro, Pinto fue adoptado por los gerentes de la sucursal Empeña Fácil en Chihuahua. Él se quedaba en el lote de autos del establecimiento, pero un día salió y fue a dar un rondín por toda la tienda. Después de esto, oficialmente pasó a ser parte de la nómina e incluso de las juntas del equipo.

Sus labores abarcan diversas áreas, es velador, edecán y hasta terapeuta. Los trabajadores de la casa de empeños afirman que la presencia de su colega permite que el ambiente tenso se reduzca y la convivencia mejore.

6. Virtus y Polo. Puestos: vigilantes en agencia de autos

Luego de ser rescatados por la agencia Volkswagen City Chetumal, estos dos cachorros fueron bautizados como Virtus y Polo en honor a dos marcas de autos de la compañía. Ahí ocuparon las vacantes de empleados de seguridad y vigilancia. El “contrato” quedó firmado con sus huellitas en las placas de identificación que recibieron como nuevos integrantes del equipo.

7. Costilla y Adobada. Puestos: vigilantes de restaurante

Hace tres años, trabajadores de la construcción del restaurante Rancheros del Sur notaron que dos perros merodeaban el lugar. Les comentaron a los dueños y entonces ellos decidieron adoptarlos y darles el puesto de vigilantes. El macho recibió el nombre de Costilla, por lo flaco que estaba; y la hembra, el de Adobada, porque era uno de los platillos principales del nuevo negocio.

En su jornada laboral, ellos interactúan con sus compañeros de trabajo, proveedores y clientes que utilizan el estacionamiento. Portan también una credencial oficial y paliacates, muy ad hoc a la temática del restaurante de la capital mexiquense.

8. Negão. Puesto: despachador de gasolinera

En 2017, este perrito ganó el título de “empleado del mes” por su labor en Shell, una gasolinera en Brasil. Negão fue abandonado en esta estación cuando aún era un cachorro, pero las dueñas decidieron adoptarlo y darle los cuidados necesarios. A partir de ese día, y hasta su fallecimiento, el peludo se convirtió en trabajador del lugar, encargándose de recibir a los empleados y clientes, quienes lo llenaban de cariños e incluso le regalaban juguetes.

9. Firulais. Puesto: vigilante en terminal de autobuses

De ser un perro callejero, Firulais pasó a ser miembro del departamento de protección de una empresa de autobuses. Los trabajadores de Transpais, en Tamaulipas, lo vieron en mal estado y empezaron a cuidarlo. Posteriormente, lo adoptaron y le dieron el equipo necesario (chaleco y gafete de identificación) para que trabajara con ellos en la central. El can realizó sus rondines hasta enero de 2020, cuando abandonó este mundo.

10. Negrita. Puesto: despachadora de gasolina

Esta perrita llegó con hambre a la estación de gasolina en Ixtapaluca, estado de México, y encontró comida, pero también a compañeros que le dieron la bienvenida a su equipo de trabajo. Ahora Negrita anda con chaleco junto a los despachadores; además, cuida las oficinas y acompaña a las personas que quieren pasar a los baños. Duerme en el lugar e incluso es alimentada por algunos clientes que ya la conocen.

¿Por cuál de estos perritos te gustaría ser atendido? ¿Conoces alguna historia en la que un peludo haya encontrado amor y trabajo en una empresa u otro lugar?

Compartir este artículo