Genial
Genial

14 Cosas molestas de los viajes que pueden sacar de quicio hasta a un santo

La mayoría de las personas adora viajar pero, por regla general, los viajes se asocian a una gran cantidad de situaciones imprevistas. En cualquier lugar del mundo, los pasajeros deben enfrentar la misma clase de problemas que cada maldita vez sacan a todos de quicio.

Genial.guru ha recolectado fotos en las que las personas que suelen viajar se reconocerán a sí mismas.

Compañeros de viaje raros, equipaje perdido, vuelos retrasados e imprevistos de toda índole a bordo del avión. Casi todos los viajeros han pasado por este tipo de situaciones. Es imposible reprimir una sonrisa al ver estas fotos. Cualquier viaje está repleto de pequeños problemas que al principio molestan, y luego se convierten en los recuerdos más divertidos:

Tolerar el hecho de que algunas personas no tienen noción del espacio personal

Y algunas lo protegen desesperadamente

Alegrarse de que al menos haya Internet en el hotel, y ponerse triste porque "cuelgue" de la pared

La imposible elección de qué llevar: comida o cosas

Buscar desesperadamente las maneras de entretenerse en el avión

Tratar de sentirse a salvo sin importar qué

Asombrarse por el sistema de videovigilancia demasiado seguro de los aeropuertos

Permitir que los niños hagan lo que quieran con tal de que estén callados por un tiempo

Aceptar el hecho de que no será posible ver una película en la laptop en soledad

Tratar de entender para quién es este baño

Esperar el equipaje infinitamente

Y cuando no llegue, pasar la noche en el aeropuerto

Lamentar el hecho de haber sucumbido a los trucos de los vendedores de souvenirs

Y ponerse muy feliz de regresar a casa, ¡porque en el aeropuerto te estarán esperando tus seres queridos!

"Día Nacional de la Margarita"

"¡Así fue como el padre de mi amiga la recibió ayer en el aeropuerto, el mejor padre del mundo!"

¿Y tú has pasado por alguna situación divertida en tus viajes? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Genial/Historias/14 Cosas molestas de los viajes que pueden sacar de quicio hasta a un santo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos