Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Historias reales de mujeres que siempre tienen algo ocurrente para decir

3-4-
16k

Algunas personas saben cómo aprovechar al máximo cada situación: abandonar espectacularmente el cine cuando termina la película, responder bellamente a la llamada telefónica de un estafador, romper el incómodo silencio en una cita. Las redes sociales permitieron compartir tales historias y disfrutar del ingenio del género femenino.

En Genial.guru, adoramos a aquellos que siempre encuentran qué decir y cómo actuar.

  • Hoy fui a una tienda de muebles para comprar una base nueva junto con el colchón.
    Entonces, le estaba haciendo una consulta a una asesora de ventas sobre el tamaño de la base.
    Yo: “Bueno, vamos con el 160 cm por 190 cm. No soy alta, será suficiente para mí”.
    La asesora: “¡Genial! Oh, espera, ¿y tu pareja qué altura tiene?”.
    Yo: “No tengo pareja”.
    La asesora (después de una pausa): “Bueno, ¿entonces alguien con quien tengas planes?”.
    No puedo decir que no me quedé pensando después de su pregunta. © gurkoshique / pikabu

  • Recién recibí una llamada de un número desconocido:
    — ¡Hola, Eugenia!
    Mantengo silencio.
    — Mi nombre es Juan, soy del servicio de seguridad del banco.
    Sigo en silencio.
    — Se acaba de realizar una transferencia de fondos de su cuenta al nombre de Sergio Kovalev.
    Yo:
    — Juan, dime ¿cuántas veces te han mandado al infierno hoy?
    Soltó una risa, luego un suspiro:
    — Muchas.
    Hasta tuve ganas de seguir conversando con él, pero no se puede: el hombre está de “servicio”. © VseKakUZverei / pikabu

  • Hoy estaba regañando a mi hijo por saltar en el sofá, entonces me dijo: “Mamá, no te enfades, simplemente te hacen falta unas flores”.
    Mi marido: “¡¿De dónde sacó eso?! ¡Jajaja!”.
    Yo: “¿De qué te estás riendo? ¿De que tu hijo de 3 años es diez veces más inteligente que tú?”. © chertovka00 / twitter

  • Decidí escribir sobre la experiencia de mi tía en una entrevista. A continuación, sus palabras.
    Gerente: “Véndeme este bolígrafo”.
    (Le da uno a mi tía).
    Tía: “No se lo venderé”.
    Gerente (abriendo los ojos): “¡¿Por qué?!”.
    Mi tía, al darse cuenta de que las frases ingeniosas sobre la exclusividad no funcionarían aquí, usó una táctica extraordinaria: “Deme al menos una razón por la que debería vendérselo”.
    Gerente (sin comprender de cómo terminó en el lado equivocado): “¡¿Cómo?!”.
    Pasaron 6 años desde ese episodio y ahora mi tía ya es la administradora de una nueva sucursal. © Yurik727 / pikabu

“Mamá filmaba a papá mientras este hacía un agujero en el techo ya que estaba segura de que en cualquier momento iba a arruinar algo”.

  • Mi colega responde una llamada telefónica. Solo escucho sus palabras:
    — Sí... No... No. Gracias. No me interesa... ¿Cuánto?... Con esa tasa de interés, yo misma puedo hacerle un préstamo. ¿Ah, sí? ¿Le encantaría? Entonces adiós, que le vaya muy bien. © PivBear / pikabu

  • Ayer fui con mi esposa al cine, a la función trasnoche de la película It: capítulo dos. Tan pronto como los creditos finales aparecieron en la pantalla, mi esposa se levantó y gritó en voz alta: “¡Que buena película para la primera cita! ¡No me vuelvas a llamar, anormal!”. Y salió disparada de la sala. El horror en los rostros de los que estaban sentados cerca fue más fuerte que en algunas escenas espeluznantes de la película. Al regresar a casa, nos reímos todo el camino. © semfromshire / pikabu

  • Si antes, cuando alguien tocaba el timbre, me detenía en silencio como un ratón esperando que se fueran, ahora me importa poco y nada. Con confianza me dirijo a la puerta, miró por la mirilla y largo: “¿Quién eres? ¡No te conozco, te invito a que te vayas!”. © Edinorog_Frenk / twitter

  • Mi amiga fue a comprar comida para su gato. Ella sabe lo que le gusta exactamente y justo estaba comprando este producto cuando una mujer se paró a su lado, aparentemente una “experta en gatos”. A continuación, el diálogo entre ellas:
    — “¿Vas a llevar esto para tu gato?”
    — “Sí, le encanta”.
    — “¡Esto no se puede dar a los gatos!”, y comenzó una larga charla educativa sobre la alimentación adecuada para los gatos.
    — “Escuche, he tenido gatos toda mi vida. Creo que tengo algo de noción sobre qué cosas se les puede dar y qué no. Le aseguro que a mi gato le encanta esta comida”.
    — “Si solo te guías por lo que le gusta, se enfermará y morirá”.
    — “¡Pero feliz!” © Toshan81 / pikabu

“Mamá sigue negando el hecho de que trató de eliminar el efecto de los ojos rojos en esta foto que tiene quince años”

  • Mi madre aparenta menos años que su edad, se ve realmente genial. Cuando le preguntan: “¿Cuál es tu secreto?”, ella sonríe y dice: “el divorcio”. © alexygoncharova / twitter

  • ¿Qué sabes sobre la capacidad de salir bellamente de cualquier situación? En la cita con un apuesto joven en el momento de la despedida, cuando para todos los cánones cinematográficos se suponía un beso, dije: “Bueno... ha llegado ’ese’ momento”, el chico sonrió y yo salí corriendo. © Kureiji_Yao / twitter

  • Adoro a la maestra de clase de mi pequeña. Hoy, al llevar a mi hija a la escuela, nos encontramos con ella y algunos de sus compañeros en el pasillo, entonces ella dijo:
    — “Renata, ¿por qué tienes esa cara larga como si estuvieras a punto de morir?”.
    — “Pablo, ¿por qué llegas tarde?”.
    Pablo:
    — “Quería dormir”.
    — “¿Y eso qué? Cada mañana, mi esposo me tiene que agarrar de los pies para sacarme de la cama, pero dime, ¿alguna vez he llegado tarde? ¡Jamás!”. © medicinal_syrup / twitter

  • Hace un año estaba en una cita. La chica me preguntó si me apetecía una copa de vino, le respondí que en el lugar donde nos encontrábamos probablemente no servían alcohol. Ella respondió: “No importa, lo traje conmigo”, y sacó un termo de su bolso. Pienso mucho en esto últimamente. © JordanRutledge / twitter

  • Recuerdo que, en el tercer grado, le gustaba a casi todos mis compañeros de clase. Entonces, todos los nueve chicos, me esperaron en el patio cerca de la escuela para preguntarme: “Bueno, ¿cuál de nosotros te gusta?”. Les respondí: “Nadie, por supuesto” y me fui. Nunca más en mi vida me he vuelto a sentir tan increíble como esa vez. © alexygoncharova / twitter

  • Mi hermano: “Si pudieras elegir tu nacionalidad al nacer, ¿qué nacionalidad elegirías?”
    Yo: “Kylie Jenner”.
    Mi hermano: “O sea... ¿quieres ser estadounidense?”.
    Yo: “No. Quiero ser rica”. © Wizard_Severus / twitter

  • Hoy, en el estacionamiento, presencié una escena: una joven no paraba de regañar a su marido. Que el coche estaba mal estacionado, que los zócalos en la casa no estaban bien puestos, que ya era la hora de cambiar el empapelado de las paredes en el dormitorio. Todo estaba mal. Mientras tanto, el marido permanecía parado con la cabeza gacha. ¡Maldición, lo sentía mucho por él por esta injusticia! Entonces, me les acerqué y dije: “Señora, ¿me puedo llevar a su marido? Por lo visto, usted no lo necesita en absoluto, en cambio, mi situación es diferente, acabo de pasar por mi tercer divorcio”. ¡Oh, su reacción no tiene precio! Escuché toda clase de insultos sobre mi apariencia y la de mis familiares también. Acto seguido, la mujer orgullosamente agarró el brazo de su marido y me “disparó” con su mirada por última vez para luego dirigirse al centro comercial. El hombre mientras pasaba a mi lado me guiñó el ojo y sonrió con alivio. © jana2029 / pikabu

¿Tienes alguna amiga cuyos comentarios podrías incluir en este artículo?

Imagen de portada jana2029 / pikabu
3-4-
16k