Genial
Genial

16 Personas contaron qué alimentos y platos no aceptarán comer ni siquiera tapándose la nariz y cerrando los ojos

No hay comida en el planeta que le guste absolutamente a todo el mundo. Ya sea pasta con trufas o un simple pepino, definitivamente habrá alguien que se sienta mal con solo sentir su aroma. Y es una suerte si en el camino de aquellos que no soportan algún tipo de comida no aparece una persona que quiera a toda costa alimentarlos precisamente con ella.

En Genial.guru, nos sumergimos en las discusiones en línea para encontrar ejemplos para este artículo. Y como bono encontramos una historia sobre una niña a la que ninguna explicación razonable le impidió creer que no soporta los tomates.

  • Una vez, mi abuela me cocinó uno de los platos favoritos de su infancia: hígado con cebolla. Invirtió mucho tiempo y esfuerzo en ello, y mientras cocinaba, bailaba, recordando el pasado. En pocas palabras, era una de esas situaciones en las que simplemente tenía que comerlo todo. Y si ella volviera a cocinar ese hígado, lo volvería a comer por ella. Pero, ¡fue terrible! Olía bien, pero sabía como la encarnación física de la angustia. © KevinBaconIsNotReal / Reddit
  • Cuando era pequeña, un médico inepto les dijo a mis padres que yo era demasiado delgada para mi estatura y muy pálida. Y si estaba pálida, significaba que tenía la hemoglobina baja. ¿Para qué hacer un análisis de sangre? Todo está más que claro. Entonces, siguiendo el consejo de este “especialista”, me daban de comer remolacha hervida todos los días y periódicamente me hacían beber jugo de granada. ¿Necesito aclarar qué alimentos no soporto hoy en día? © teachmetiger / Pikabu
  • No me gustan las fresas. Un verano, cuando yo era pequeño, nuestros arbustos de fresas dieron una cosecha sin precedentes. Papá limpiaba y cortaba una enorme montaña de bayas cada 2 o 3 días. Siempre había fresas en el refrigerador. Las comía en el desayuno, como aperitivo y como postre. Al final del verano, ya no podía ni ver las fresas. Cuarenta años después, solo las como por educación. © John Kolen / Quora
  • ¡Odio las cebollas hervidas en sopa! La consistencia en sí es simplemente repugnante para mí, especialmente en platos fríos. Me da náuseas la sola idea de tener que tragar un pedazo. Pero a mis compañeros de departamento parecen gustarles mucho las cebollas. Especialmente a uno que siempre cocina sopas. En cambio, a mí me encanta el jugo de toronja. Mis compañeros me miran con asco cuando lo bebo, así que lo hago en secreto. © bananajoan / Reddit
  • Cuando era pequeña, no podía comer huevos hervidos fríos. No sé por qué, pero solo podía soportar a duras penas los recién hechos. Cuántas veces me dieran huevos duros fríos, tantos huevos fueron arrojados desde el balcón, como si me los hubiera comido. © Gea1900 / Genial.guru
  • Una vez, estaba de visita donde unos amigos, y me invitaron a comer salchichas con grasa de caballo. Desde la distancia, parecían de pollo. Me dijeron que era un manjar histórico y todos en la mesa me miraron fijamente. Me puse un trozo en la boca y me di cuenta de que no, no podía comer eso. Fingí masticar y murmuré que estaba muy sabroso. Se dieron la vuelta, dejé caer el tenedor y tiré la salchicha detrás del sofá. Luego me quedé para ayudar a los dueños a limpiar la mesa solo para recuperar ese trozo. Todo salió bien, todos quedaron satisfechos y, a veces, me mandan estas salchichas a través de amigos en común. © Tatyana Lobanova / Genial.guru
  • Odio los platos que tienen lengua, y en la familia hacían una ensalada con lengua para cada día festivo. Una vez, me engañaron para que la probara. Después de la primera cucharada, me di cuenta de lo que estaba pasando e inmediatamente la escupí. Pero este regusto horrible permaneció por mucho tiempo. © Ludmila Mila / Yandex
  • Pepinos. Ojalá pudiera amarlos, de verdad. Todas las personas que conozco dicen que tienen un sabor sutil y una textura agradable. Los agregan a ensaladas, sándwiches, sushi, platos vegetarianos o incluso a un vaso de agua. Para mí, tienen un sabor asqueroso. Como el agua rancia o la espuma de un estanque. Como muchas cosas raras: patas de pollo, cabezas de pescado, encuentro deliciosos alimentos que la mayoría de mis conocidos rechazaría. Pero algo tan mundano como los pepinos literalmente me da náuseas. © spehizle / Reddit
  • Cuando era niño, odiaba los calabacines en cualquiera de sus formas, pero ​​mi madre regularmente intentaba alimentarme con ellos: “Es-sabroso-saludable-tú-no-entiendes”. ¡Era una asquerosidad viscosa y resbaladiza! Tuve la primera sorpresa en la prepa: mientras visitaba a un amigo, me sirvieron una mermelada muy apetitosa: una especie de cubos amarillos. Resultó ser de calabacín. El último golpe fue hace un par de años en un restaurante asiático de comida rápida. Me sirvieron un plato de verduras al wok, y también había calabacines. Sin mucosidad, agradable textura crujiente, especias, ¡era delicioso! Pero sigo odiando el calabacín guisado al estilo de mi madre. © NeWorlDisorder / Pikabu
  • Fui a conocer a los padres de mi novia. Nos sentamos a la mesa, y su abuela inmediatamente sirvió hígado en mi plato. Con cebolla frita y mayonesa. Junté todo mi coraje y me lo comí. ¿Crees que eso fue todo? Pues no, vi que mi novia traía de la cocina algo peor: una carlota. Desde la infancia odio ese sabor a bicarbonato de sodio con un toque ácido. Fue entonces cuando me di cuenta de que no amaba tanto a esa chica.
  • Me encanta la pizza. También me encanta el pepperoni. Pero por separado. Escucha, lo entiendo: es el tipo de pizza más popular. En algunos lugares incluso se sirve con pepperoni doble o triple. Para mí, el salami picante en una pizza es una tontería. ¿Por qué? Porque cuando se cocina una pizza de este tipo, la grasa sale de la salchicha y convierte el queso en una masa desagradable de color naranja rojizo. El pepperoni suprime el sabor de la salsa, el queso, la masa y cualquier otro relleno. © Vic Powell / Quora
  • Ensaladas. Sé que hay muchas maneras de hacer una ensalada (caliente, fría, etc.) y combinaciones infinitas de ingredientes, pero después de probar la mayoría, si no todas, finalmente puedo admitir que simplemente no me gustan las ensaladas. Lo único que lamento es haber tratado de comerlas durante muchos años, creyendo que “debería” porque son “saludables”, “ligeras” y “a todos les gustan”. © Colleen Roe / Quora
  • Tal vez no todo el mundo, pero sí la mayoría, parece disfrutar de la avena. Yo la encuentro muy rica en galletas. Sin embargo, la avena en sí no solo es desagradable, sino que para mí es la líder entre los alimentos depresivos que matan el estado de ánimo. Es mojada, gris y viscosa. Así me imagino un cuenco con entrañas calientes de una rana. © Cate Kohr / Quora
  • Mi novio odia los pasteles, sin importar el tipo. Cuando empezamos a salir, pensé que era porque él nunca había probado un pastel delicioso, así que horneé un pastel de manzana increíble. Mi novio probó un poco y empezó a ahogarse. No le gusta la textura. Estoy convencida de que es de otro planeta. Uno en el que odian los pasteles. © Amandakar / Reddit
  • Conozco a una mujer que ha sido vegana durante muchos años. Un pretendiente la invitó a su casa. Le preparó un plato de verduras en una olla individual especial. Ella le dijo: “Si tiene carne, me sentiré mal”. Él juró que no había. Como resultado, ella se sintió mal y él dijo: “¡Solo quería hacer algo lindo por ti!”. Ella solo tomó sus cosas y se fue. © VMalgrave / Twitter
  • Mi suegra piensa que soy terriblemente quisquillosa. La enfurece que no coma cebollas fritas y no soporte la calabaza. “No, gracias” no es suficiente para ella, continuará diciendo lo mucho que la ofendo. Y el otro día le dijo a mi esposo: “Que coma mi plato con cebollas ahora mismo o tendrás que divorciarte de ella”. Mi esposo estaba estupefacto y le dijo que hasta que no recuperara la cordura no pisaríamos su casa.

Bono: ¿De qué crees que está hecha la pasta de tomate?

  • Cuando era pequeña, mi sobrina no comía tomates. En absoluto. En ninguna de sus formas. Una vez, comenzamos a hablar de nuevo sobre lo mucho que ella odiaba los tomates en el momento en que estaba comiendo una pizza. Una clásica, con pasta de tomate. Que le encantaba. Y luego le pregunté si sabía de qué estaba hecha esa pasta. Cuando se enteró, escupió el trozo de pizza que ya estaba masticando y se negó a comer más. Un mes después, lo olvidó y volvió a comer pizza. Con pasta de tomate. ¡Pero todavía “no podía soportar” los tomates! © Nad1a / Pikabu

¿Qué plato o producto popular consideras “incomible”?

Genial/Historias/16 Personas contaron qué alimentos y platos no aceptarán comer ni siquiera tapándose la nariz y cerrando los ojos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos