Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

16 Personas cuyo cerebro de repente hizo cortocircuito

Nadie está exento de peculiaridades y, a veces, nuestra cabeza nos decepciona tanto que tenemos que sonrojarnos durante mucho tiempo. Pero algunas personas dejaron salir a pasear su materia gris prácticamente sin avergonzarse, y consiguieron historias que todo el Internet merece conocer.

El propio autor de Genial.guru se encuentra a menudo en “abismos intelectuales”, por lo que buscó en la red con especial diligencia para asegurarse de que no está solo.

  • Estaba visitando a una amiga, que es doctora. De repente, sonó su teléfono móvil y por la conversación me di cuenta de que era del trabajo. Hacia el final de la conversación, se puso nerviosa y comenzó a respirar con dificultad. Y escuché una historia maravillosa: una paciente llegó a la recepción y se quejó de un tumor en su abdomen. Mi amiga, habiendo escuchado la anamnesis y sospechando algo, la envió al ginecólogo. La sospecha se confirmó; en la ecografía eran visibles unos gemelos: dos espinas dorsales y dos cabezas. A la paciente se le mostró la imagen, se le notificó que eran gemelos, que estaba embarazada de 4 meses. Y ella fue a quejarse: “No he estado con nadie desde hace mucho tiempo. Solo una vez... ¡¿Y cómo puede haber DOS niños después de UNA vez?!”. © PPP123 / Pikabu

  • Estábamos trabajando con mi suegro en la construcción de una casa. Llegó un camión con piedra partida. Se detuvo frente al portón. Llamé a mi suegro para que abriera el portón. Me dijo que descargaríamos todo junto al portón, y luego llevaríamos la piedra hasta los cimientos en carretillas, y son como 50 metros. Le pregunté para qué queríamos esas dificultades: era mejor que lleváramos el camión hasta los cimientos y lo descargáramos allí y listo. Mi suegro no cedió y comenzó a descargarlo solo. Yo estaba sorprendido y enojado. Me fui y miré de lejos cómo él descargaba solo. No pude soportarlo, volví, discutimos. Y entonces soltó: “¡Es que no puedo encontrar la llave del portón!”. Había un candado que cuesta centavos en el portón. Le dije que simplemente quitaría el candado con un martillo. Para evitarlo, mi suegro corrió a buscar la llave y la encontró en 5 minutos. © svinpuk / Pikabu

  • Un amigo mío está estudiando en la facultad de Medicina, ya está haciendo la residencia. Hace poco, su tía le escribió vía WhatsApp para una consulta gratuita: su marido estaba paralizado, los neurocirujanos dijeron tal y cual cosa al respecto, le preguntó qué pensaba él sobre el tema. Mi amigo le respondió honestamente que no podía ayudarle de ninguna manera. La tía lo atacó de inmediato: “Oh, pero esto no es normal: ¡tantos años estudiando y no aprendiste nada! ¿En qué has gastado 10 años de tu vida?”. Todo estaría bien, pero mi amigo está estudiando para ser un especialista en enfermedades infecciosas y su tía lo sabe. © ArdanChase / Pikabu

  • El departamento de mis padres tenía un entrepiso. Guardábamos la cebolla allí. Y yo, sentada en la cocina, a menudo escuchaba unos ruidos que provenían del lugar. Era pequeña y tonta, y pensé que era un gnomo. Me volví loca de alegría y comencé a llevarle “regalos”: un trozo de queso, uvas, pan, etc. Y al día siguiente, tras colocar un taburete sobre una silla, me subí a revisar, y ahí, maldita sea, no había ninguna de mis “ofrendas”. No podía creer lo que veía, hasta que un día vi un descarado ratón que estaba comiendo, tan relajado y gordo por mis “ofrendas” que no pudo escapar a tiempo. Desde entonces, no volví a creer en los gnomos. © ****elnica / Pikabu

  • Trabajo en soporte técnico. Una clienta llamó hoy e inmediatamente exigió con nerviosismo que conectara su computadora. Tenía un escritorio remoto abierto. Comenzó a mostrarme:
    —¡Mira, mira, mira! Ejecuto 1C, ¿y qué es esta base que está aquí? ¡Esta no es mi base! ¡Y la mía desapareció! ¡Y en general nada está como antes! ¡REGRESA TODO COMO ESTABA!
    —Tal vez— dije —, ¿ingresó al servidor con un usuario diferente?
    Pausa de un segundo. Y luego, sin lugar a dudas:
    —¿Y cuál es la diferencia? © bPrawn / Pikabu

“Brevemente sobre mi trabajo”.

  • Trabajaba en soporte técnico. Una señora llamó y empezó a gritar que éramos unos charlatanes y que Internet no había funcionado en su teléfono en todo el día (se conectaba a través de Wi-Fi). Cuando le pedí que reiniciara el enrutador, me dijo: “Señorita, ¿está en sus cabales?! ¿Cómo puedo reiniciarlo si el enrutador está en casa y yo estoy en la casa de campo?”. © unknown author / Bash

  • Un colega me preguntó hoy dónde se escondían los patos en invierno. Y cuando traté de insinuarle la respuesta, dijo: “Pero no empieces con esos cuentos sobre el hecho de que se van volando a África, ¿de acuerdo?”. © PJA / Bash

  • El acto más estúpido del que fui testigo fue alguien colocando la llave del candado sobre ese mismo candado, y trabándolo con las palabras: “Para no perderla”. © unknown author / Bash

  • Vi el currículum de una solicitante y solté: “¡Ohhhh, aceptémosla! Así tendremos al menos una chica hermosa...”, estando en el departamento de contables, donde las chicas de recursos humanos y las abogadas tomaban café. Fue uno de esos momentos en los que puedes sentir que incluso la mosca se congela en la ventana. © Frank / Bash

  • Cuando mi tío era pequeño, iba al pueblo a pasar el verano. Una vez, trajeron un corderito. A mi tío le encantaba jugar con él: se escapaba de él por un bosque recién plantado y el cordero trataba de alcanzarlo sin éxito. Al verano siguiente, mi tío volvió al pueblo. El carnero había crecido. Pero mi tío no se había vuelto más sabio... © unknown author / Bash

“Decidí comer en un café. El pedido costaba un total de 165 y entregue dos billetes de cien. La cajera me preguntó si tenía 15. Se los di. Aquí está el cambio de 50”.

  • Tuve que explicarle a una chica por qué no era posible dejarse crecer el pelo frente a la cara y simplemente hacer un corte para los ojos. Incluso después de escuchar mis explicaciones, ella no pudo entenderlas y me calificó despectivamente como “demasiado inteligente”. © Beef_Jumps / Reddit

  • Una chica en una de mis clases universitarias argumentó que no se debe permitir un trasplante de corazón porque “tiene sentimientos” y la persona con un corazón trasplantado ya no será la misma. © HermanManly / Reddit

  • Hubo un caso cuando estaba en la escuela. Una compañera de clase dijo que le habían robado el teléfono en la clase. Media hora después, su madre entró volando y empezó a gritar que no dejarían salir a nadie hasta que lo devolviéramos. Todos se quedaron allí sentados, sin saber qué hacer. Al final, fuimos liberados, pero nos dijeron que la policía se ocuparía de nosotros. A la mañana siguiente nos enteramos de que la chica simplemente había olvidado su teléfono en casa. © “Oídoporahí” / Ideer

¿Qué estupidez has presenciado recientemente?

Compartir este artículo