17 Mujeres casadas cuyos días son un verdadero entrenamiento para su sistema nervioso

Historias
Hace 3 semanas

La vida en familia es una serie de aventuras y para las protagonistas de nuestro artículo, se trata de toda una proeza. Nunca sabes qué puede ocurrir cuando un esposo intenta maquillar a su esposa, se sumerge completamente en la paternidad o simplemente trata de adivinar qué le está insinuando su pareja.

  • Me enfadé porque mi marido no colaboraba con los niños. Por primera vez en mi vida, lo dejé a cargo de ellos y me fui a andar en bicicleta. Regresé dos horas después para encontrar la casa hecha un desastre, las cortinas arrancadas, el gato en la lámpara y el perro escondido bajo el sofá. Mientras tanto, mi marido se desesperaba mientras los niños corrían alrededor de él riendo.
  • El domingo comenzó con diversión: se rompió la cisterna del baño. Mi esposo fue a arreglarla. Desde el baño, me gritaba algo que no logré escuchar. Luego salió, satisfecho de haberla reparado. Corrí a cepillarme los dientes, y él irrumpió gritando: “¡Escupe!”. Resultó que había usado mi cepillo de dientes para limpiar el tubo del desagüe porque el suyo es eléctrico. Eso era lo que intentaba decirme desde el baño. Tuve que enviarlo a comprar un cepillo nuevo, y pasé medio día sin poder quitarme esa sensación “maravillosa” de la boca. Adoro los fines de semana, qué ironía.
  • Mi esposo es un perfeccionista, siempre encuentra defectos en mí o en lo que hago. Recientemente, decidí hornearle una tarta de manzana por primera vez. Me esforcé mucho, quería sorprenderlo y alegrarle el día. Cuando llegó del trabajo, se sentó, comenzó a probar y señaló todo lo que estaba mal: “La cobertura no es buena. Podría ser más dulce. El fondo está quemado. Las manzanas no están caramelizadas.” No pude contenerme y exclamé: “¡En los últimos 12 años, todo lo que has hecho es encontrar errores en todo lo que hago o digo!” Y él me respondió: “En realidad, llevamos juntos 11 años.”

“Mi esposo me maquilló y tomó el término ’delineador de ojos’ demasiado literal.”

  • Cuando llegaron los padres de mi esposo, preparé un pastel de cereza. Sin embargo, resultó que mi suegro es alérgico a las cerezas. Comencé a reprochar a mi esposo: “¿No sabías que tu padre es alérgico? ¿Por qué no me lo dijiste?” Resulta que lo sabía e incluso vio qué relleno estaba preparando, pero simplemente no lo consideró importante. Me sentí muy ofendida, aunque mi suegro dijo que de todos modos casi no come dulces. Vaya esposo que tengo.
  • Mi esposo hace amigos con facilidad. Recientemente, mientras viajábamos en tren, mis zapatillas me lastimaban y él fue por el vagón en busca de una curita. Desapareció durante media hora y regresó con una curita y noticias de que viviríamos gratis en la casa de sus nuevos amigos durante una semana. Tenían un apartamento vacío y nos permitieron quedarnos allí. Me sorprendió que la gente pudiera confiar en alguien con su propiedad después de solo media hora de conversación.
    No pagamos ni un céntimo a nuestros nuevos amigos; se negaron rotundamente a aceptar dinero. Así que el día de nuestra partida, contratamos un servicio de limpieza y, al salir, les regalamos a los dueños del apartamento un frasco de caviar y cinco kilos de frutas. Nunca dejaré de asombrarme por la capacidad de mi esposo para hacer amigos. Yo nunca he sido así.
  • Estoy sentada en la cocina, disfrutando de un té, comiendo galletas y leyendo un libro. Mi esposo entra, toma un taburete y se sienta frente al refri. Lo abre y, pensativo, dice: “A ver. ¿De qué podría hacer una ensalada?” Cinco minutos después, mi “cocinero” saca huevos, pescado, carne, mayonesa y palitos de cangrejo. Mezcla todo en un bol y comienza a comerlo con pan. Le pregunto, “¿Y dónde están las verduras y las hierbas en esta ’ensalada’?”. A lo que él responde: “Bueno, María, ¡yo no soy herbívoro! ¡Necesito carne!”

“Esta es una crema hidratante nueva y costosa. Mi esposo dijo que necesitaba algo con qué frotarse los codos”.

  • Ahora manejo bastante bien el inglés, por lo que a veces lo utilizo a mi favor. Por ejemplo, cuando necesito decir algo en voz alta pero sin ofender a nadie a mi alrededor. Mi esposo entiende este truco, pero no puede hacer lo mismo porque él aprendió alemán en la escuela, no inglés. ¡Así que empezó a maldecir en alemán! Cada vez que nuestro hijo desparrama sus juguetes, mi esposo comienza a gritar en alemán.
  • Mi esposo me exaspera. Constantemente toma comida y la lleva por todo el apartamento. Deja el plato donde termina de comer: en el dormitorio, el pasillo, la sala de estar, el balcón, un estante, la mesita de noche, incluso junto al lavabo. Luego se queja de que soy una mala ama de casa porque no hay platos limpios. Sí, gracias a él, encontrar un plato se convierte en una verdadera odisea.
  • Mi esposo no entendía por qué a veces regresaba cansada y molesta después de pasear con nuestro hijo de dos años. Decidí tomar cartas en el asunto y prácticamente lo obligué a salir con el niño con un plan específico: parque, parque infantil, tienda. Y no debía regresar antes de dos horas. Regresaron justo dos horas después. Mi hijo feliz con un helado en la mano y mi esposo enojado, rojo y sudado. Desde la puerta exclamó: “¡Corrió hacia la calle, lo seguí y es tan rápido que derramé café sobre mí! Atrapé al pequeño y me di cuenta que dejamos el cochecito en el parque. Volvimos por él, después fuimos al parque infantil. Me agaché para atarle los zapatos y el niño ya estaba comiendo arena. Y otros niños comenzaron a imitarlo. Luego se las arregló para pelearse con una paloma. No, no solo correr tras ella, ¡sino pelearse! Después tuve que cambiarle el pañal justo en el parque infantil. Fui a tirar el pañal, y el niño bajó del banco y corrió hacia los columpios. Con dificultad lo vestí y lo senté en el cochecito. Él gritaba, yo estaba exhausto, pero entonces recordé: aún teníamos que ir a la tienda. Aquí tienes, en resumen, una bolsa con comestibles. Incluye chocolates, jugos, papas fritas y un pastel. ¡No sé cómo lo haces! Esto es más difícil que trabajar. Quédate con el niño, yo necesito acostarme un rato”. Después de ese paseo, ¡nunca más escuché una sola queja de mi esposo!
  • Mi esposo deja su ropa sucia en el puff junto a la cama. Luego me pregunta por qué no lavé su ropa sucia. Lo siento, ¡pensé que estaba limpia! Tal vez la próxima vez podrías ponerla en la cesta de la ropa. © atomicrutabaga / Reddit

“Así es como mi esposo come donas”.

  • Ayer visitamos a los padres de mi esposo en el campo. Salimos a caminar todos juntos: yo, mi esposo y nuestra hija de seis años. Ella vio un campo de dientes de león y me pidió que le hiciera una corona. Siendo yo de ciudad, nunca había hecho algo así y me sentí un poco perdida. Pero mi esposo rápidamente tomó la iniciativa y tejió una hermosa corona para nuestra hija, y luego una para mí. Ante mi mirada interrogante, mi esposo suspiró y dijo tres palabras: “Cuatro hermanas menores”.
  • Mi esposo y yo decidimos divorciarnos. Nunca había escuchado tantos insultos mutuos, ni siquiera entre pandillas callejeras. Una cascada de acusaciones mutuas. Pero la noche antes del juicio, él vino, me llamó a la cocina y de repente empezó a hablar sobre lo histérica que era su esposa. Fue entonces cuando, por primera vez, vi nuestro matrimonio desde su perspectiva. No nos divorciamos, pero ahora, una vez al mes, organizamos encuentros amistosos donde podemos desahogarnos sobre nuestros cónyuges. No habíamos tenido tal entendimiento mutuo en los 12 años de matrimonio.
  • Si algo está en el sofá, mi esposo nunca lo moverá, simplemente se sienta encima. Ropa limpia, una bolsa, documentos; simplemente se sienta sobre ellos. Estuve tentada de dejar un plato con salsa en el sofá para ver qué sucedería. Perdió esta costumbre cuando se sentó sobre la laptop. © harpy4ire / Reddit
  • He aprendido que a los hombres hay que decirles las cosas directamente. Los comentarios ambiguos y esperar que adivinen por qué una mujer está en silencio no funcionan. Si necesitas algo, dilo claramente. Durante tres meses insinué a mi esposo que necesitaba un nuevo bolso. Él realmente lo intentó. Me compró nuevas zapatillas, un suéter, un anillo, y casi acertó regalándome un monedero estupendo y muy elegante. Pero no era lo que yo quería. Finalmente, tuve que decirle directamente: “¡Manuel, quería un bolso!” Y mi esposo, emocionado, dijo que casi había descifrado esas enigmáticas insinuaciones.

Y aquí una colección más de historias sobre hombres que no pueden pasar un día sin hacer alguna travesura.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas