Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

16 Personas que aprendieron a tomar bajo control las peticiones de sus clientes

“Una vez, un comensal ordenó un corte de carne de res de Kobe, el cual tenía un precio de 400 USD por kilo, y nos pidió hacer croquetas de carne molida. Al parecer, tenía tiempo para ganar dinero, pero no para masticar su comida”, detalló un chef. Además, aquellos que trabajan atendiendo a personas tienen que recordar todos los días que el cliente siempre tiene la razón, incluso cuando sorprende con sus peticiones.

Genial.guru no pudo pasar de largo ante las historias y fotos de usuarios que, después de un pedido, seguramente quedaron listos para hacerle frente a cualquier cosa. Además, en el bono averiguarás qué favor inesperado puede escucharse en una crepería.

“En la sección de abastecimiento recibí un pedido de una broca de 6,5 para un maquinista. Resultó que se equivocaron poniendo la coma”

No importa si todos tienen que esperar

“¡Por primera vez me pidieron hacer un retrato de un perrito! Normalmente dibujo a gatos, pero al ver su foto pensé: ’¡Dios, tengo que hacerlo!’”

“Alguien ordenó un sándwich con todas las salsas que teníamos”

“Una vez recibimos un pedido inusual en nuestro taller: una chica nos pidió de favor coser un peluche de acuerdo con el dibujo de su hija”

  • No nos desconcertamos, y después de un par de días, la niña recibió su regalo. Una pequeña feliz y una mamá satisfecha. © LuckyDays / Pikabu

“Un comensal ordenó una pizza sin salsa ni queso. Solamente con huevo cocido picado y cilantro”

“Mi papá pidió una ensalada porque decidió optar por ’comida’ saludable”

“Un cliente me trajo un teléfono y pidió que recuperara sus datos”

Días laborales de un diseñador

“Ordenamos un plato extraordinario para gatos”

“Una conocida me llamó: ’Ayúdame, mañana tengo un concurso, necesito un pastel. Incluso ya escribí la declaración para presentarlo’”

  • Ella me dijo: “Lo sacaré y les diré: ’Soy tan hábil que incluso puedo hacer un pastel con fideos y cereal’. Así que eso es lo que tengo que hacer. ¿Podrás? Y vierte algo colorido sobre él, como confeti. Será un símbolo de alegría y creatividad”. Ahora sé que hacer pasteles con estilo es un privilegio de los famosos pasteleros. Pero los pedidos no tan serios también tienen derecho a existir. © Belbenya / Pikabu

“El cliente estaba un poco confuso. Pero no habíamos tenido pedidos con fantasías tan raras”

“Tuve un día pesado en el trabajo. Un cliente me preguntó si podía dibujarle una tortuga en la caja. Decidí ir más allá”

“Cuando al cumpleañero le gusta mucho la comida chatarra, pero para su cumpleaños se le antoja un pastel”

“Mi novio ordenó una pizza sin nada. Literalmente”

“Un cliente le pidió a mi mamá terminar un icono del siglo XIX en mal estado ’como quisiera’. Ella dibujó una serpiente con orejas en honor a nuestro difunto perro”

Bono: cuando el cliente no solo tiene razón, sino también es muy discreto

  • Fuimos a una crepería, un establecimiento bastante bueno. El servicio se realizaba con ayuda de empleados. Estábamos esperando nuestro pedido. Un hombre en otra mesa llamó al mesero. A continuación, ocurrió el siguiente diálogo:

— Querido, ¿podrías calentar las crepas?
— Sí, por supuesto. ¿Qué tan calientes las quiere?
— Bueno, hasta que el hielo deje de crujir en mis dientes. © CaffeCat / Pikabu

¿Has recibido pedidos de personas que te dejaron muy asombrado? Comparte tus historias con nosotros o, mejor aún, una foto.

Imagen de portada LuckyDays / Pikabu
Compartir este artículo