Genial
Genial

17 Pruebas de que en los partos en pareja hay más emociones que en una novela mexicana

Los partos en pareja son acontecimientos poco frecuentes, pero que están ganando popularidad. Los hombres están cada vez más dispuestos a estar presentes durante el nacimiento de su hijo. Algunos creen que esto une más a la pareja, mientras que otros están convencidos de que un ser amado simplemente está obligado a estar a su lado en un acontecimiento tan importante.

En Genial.guru echamos un vistazo por Internet en búsqueda de historias de personas que han pasado por un parto en pareja. Al final del artículo, como bono, te espera la anécdota de unos padres que querían dar a luz juntos, pero la situación no salió como esperaban.

  • Soy enfermera, y una vez ayudé a una chica que estaba teniendo su primer parto. Tenía cerca de 19 años, y su esposo claramente era mucho mayor. Cuando el bebé nació, todos estaban preocupados y nerviosos. Todos, excepto el papá. Él solo encogió los hombros y dijo: “¡Oh!”. © MrSquishy_ / Reddit
  • Vivimos a una hora del hospital maternal. Cuando empecé a tener contracciones, le dije a mi esposo que era hora de irnos. Cuando faltaban 15 minutos para llegar al lugar, me di cuenta de que ya había comenzado a dar a luz. Le grité a mi cónyuge que se detuviera y nos orillamos. Mi amado marcó a los servicios de emergencia y corrió hacia mi puerta. En ese instante, él consiguió rasgar sus pantalones y perder un zapato. Las contracciones comenzaron de nuevo y mi hija recién nacida terminó en los brazos de su papá. Ambos nos quedamos sorprendidos. No hace falta mencionar que, durante todo ese tiempo, nuestra hija estuvo sentada en el asiento trasero. © Hopeful-Sloth / Reddit
  • Decidí estar presente durante el parto. Mientras se llevaban a cabo todos los preparativos, yo estaba junto a mi esposa, ayudándola en todo lo que podía. Cuando comenzó el parto, ella me corrió y yo, por supuesto, no puse mucha resistencia. Después me llamaron, me mostraron a mi hija y me dijeron: “¡Siéntese con la bebé!”. La miré y su gorrito se había puesto de lado, por lo que le tapaba su ojo. Lo levanté y vi algo que me causó pesadillas durante mucho tiempo. Era como si, junto con el gorro, los huesos de la cabeza hubieran comenzado a moverse. Coloqué todo nuevamente como estaba y dejé de moverme en lo absoluto. Después me enteré de que eso era algo normal. © Kaa1980 / Pikabu
  • Mis amigos trabajan como doctores, y nos pusimos de acuerdo en que daríamos a luz con ellos. Todo salió bien, la nueva madre elogió a su marido: “Miguel estuvo ahí todo el tiempo, no tuvo miedo”. El mismo Miguel más tarde resumió todo en una frase: “Me volteé contra la pared y lo único en lo que pude pensar era en que vomitaría ahí mismo”.
  • Todo comenzó a las dos de la madrugada, y a las 7:35 de la mañana, mi esposa dio a luz. Estuve presente en el parto desde el inicio hasta el final. Y no importa lo que digan los demás, eso es increíble. ¡Mi esposa simplemente es una heroína! © DedAfanasy / Pikabu
  • Estábamos viendo la televisión en casa cuando, de pronto, mi esposa me tomó bruscamente de la mano. Ella comprendió que ya era tarde para ir a algún lugar y todo comenzó. El problema era que no había quién se ocupara del parto. Sin pensarlo por mucho tiempo, le marqué a la obstetra, y al preguntarle “¿Qué debo de hacer?”, arremangué mis mangas. La doctora me contó detalladamente qué y cómo hacerlo. Después de un tiempo, voilà, le entregué nuestro bebé a mi esposa. © Michael Wolfe / Quora
  • Desde la entrada al hospital hasta el nacimiento de mi bebé, no me despegué ni un solo momento de mi esposa. Mi tarea era estar a su lado y animarla. Esa noche me aparecieron nuevas canas en la barba y patillas, pero hice muy bien mi tarea. Ahora recuerdo eso y no entiendo cómo pude hacerlo. Cuando el bebé salió y él lloró, yo simplemente me senté en un rincón y comencé a llorar. En un minuto salió de mí todo lo que debería haber salido en 4 horas de parto: emociones, lágrimas, mocos, sonidos y pensamientos. © valeost / Pikabu
  • Estuve presente en el nacimiento de nuestros 3 hijos. Ese fue uno de los momentos más brillantes de mi vida. Nuestro primer hijo nació en el hospital, y los otros dos en casa. Es emocionante ver por primera vez a tu hijo. Y déjame decirte que no hay nada desagradable en el proceso. © John Roberts / Quora
  • Conozco a una pareja. La esposa quería que su marido estuviera presente en el parto. El cónyuge no tenía muchas ganas, pero aceptó. Llegó el día: consultorios, gritos y doctores. El hombre vio todo eso y salió corriendo por la puerta. Posteriormente, durante un año se dio golpes en el pecho, diciendo que no quería más hijos y que de ninguna forma volvería a estar presente en un parto. Después de unos años, su esposa nuevamente se embarazó. Llegó la repetición del día tan esperado. En casa, la mujer se sentó en el suelo y comenzó a llamar a su esposo. Al final, el hombre terminó siguiendo las instrucciones del doctor por teléfono y recibió el parto mientras su primer hijo corría por la habitación. Imagina, el esposo temblando, la mujer gritando y el niño corriendo. Por fortuna, todo salió bien. © Spartleg / Pikabu
  • Antes del parto tenía la duda de si quería que mi esposo estuviera a mi lado. Decidí que durante el proceso podría pedirle que se quedara en el pasillo. Al final, fue un parto complicado. Me dolió mucho y pedí que me hicieran cesárea. Pero nunca había visto a mi marido así: él resolvió todas las cuestiones, me tranquilizó e incluso se organizó con la obstetra. 24 horas después de la cesárea de emergencia, me llevaron a mi habitación. La obstetra me dijo en el elevador: “Ojalá mi esposo se hubiera comportado así durante el parto”. Él merecidamente terminó siendo el primero en sostener al bebé y, mientras me cosían, dio un paseo y lo arrulló. © Anastasiya / Genial.guru
  • Durante los 8 meses de mi embarazo, mi marido aseguró que por nada del mundo estaría presente durante el proceso del parto, sino que simplemente se limitaría a estar a mi lado y animarme. Para mí, eso era suficiente. Pero inmediatamente después del parto, él me dijo: “¡Te engañé! ¡¿Cómo no ver esto?!”. En general, no entiendo cómo tu cuerpo puede hacer eso© Olivia DeLeeuw / Quora
  • ¡Mi exesposo les contaba chistes a las enfermeras mientras yo gritaba de dolor intentando dar a luz a mi segundo hijo! Cuando el doctor llegó a verme, le pedí que sacara a ese parlanchín de la habitación. El médico le dijo: “Salga y espere en la sala. ¡Su presencia no será bienvenida mientras su esposa esté aquí!”. © Charles / Quora
  • Yo solo quería sujetar a mi esposa de la mano, pero la enfermera hizo que me involucrara. Así que vi de todo. En cuanto salió la cabeza del bebé, el doctor dijo: “¡Mire eso! ¡Uno, dos, tres, cuatro!”. Mientras decía eso, desenrolló el cordón umbilical, el cual le daba 4 vueltas al cuello de nuestro bebé. Después, las enfermeras lavaron al pequeño, lo examinaron y lo pusieron en el pecho de mi mujer. © Ryan DM / Quora
  • Mi hijo nació en una cesárea de urgencia, yo estuve presente y vi todo. Para ser sinceros, eso fue increíble. Nunca olvidaré que, en cuanto apareció un pequeño pie, yo exclamé: “¡Oh! ¡Es su pie!”. © Danny S / Quora
  • Cuando mi esposa dio a luz a nuestro tercer hijo, bromeando, le pedí al doctor si podía cortar el cordón yo mismo. Él me miró de una forma rara y respondió: “Sí, claro”. Después de unas cuantas horas, nació nuestra increíble hija. En ese momento, el doctor me dijo: “Y bueno, levántate del suelo y corta el cordón, si estás listo”. En pocas palabras, no lo hice. © lost-little-boy / Reddit
  • Mi esposo estuvo presente en el parto. Después de dar a luz, me anestesiaron y empezaron a coser. Mi marido se sintió conmovido por todo eso y se puso a llorar detrás de la puerta. En ese momento me hablaron mis padres, y él, llorando por teléfono, les dijo: “¡Ya se llevaron al bebé y están cosiendo a Natalia!”. Y colgó. Pobres padres... © Oídoporahí / Ideer
  • Hubo un momento en el que mi esposo comenzó a ponerse pálido y a desmayarse en el parto. Pero le dijeron: “Si te desmayas, simplemente te moveremos y te quedarás ahí. Nadie te atenderá, porque hay cosas más importantes que tus desmayos”. Mi esposo lo pensó y no se desmayó. Yo empecé a reírme, pero me regañaron, porque decían que estaba sin aliento. © Ksaverija / Genial.guru

Bono. No puede ser, tal vez tengamos mejor suerte la próxima

  • Mi esposo y yo esperábamos a nuestro segundo hijo y acordamos tener un parto en pareja. Llegamos al hospital, el doctor me examinó y me dijo que mi marido podía irse a casa, ya que no daría a luz hasta la tarde del día siguiente. Nuestra vivienda estaba a unos 50 minutos en automóvil. Mi marido llegó a casa, se sirvió una taza de café y, en ese momento, lo llamé para felicitarlo por haberse convertido en padre de un niño. Ese fue mi parto más rápido. © natulyalya / Pikabu

¿Piensas que las mujeres deben dar a luz en presencia de sus cónyuges? ¿O las personas no deberían ver el proceso del parto?

Imagen de portada Kaa1980 / Pikabu
Genial/Historias/17 Pruebas de que en los partos en pareja hay más emociones que en una novela mexicana
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos