Genial
Genial

18 Pruebas de que rentar un departamento puede ser una tarea digna de dobles de riesgo

Hay algunos afortunados que cuentan con la dicha de tener una vivienda propia, pero existen otras personas que no tienen la misma suerte y se ven obligadas a rentar un departamento en el cual vivir. Como de todo se puede sacar un lado positivo, los inquilinos no serán los dueños de una casa, pero se llevan grabadas en su memoria cientos de historias graciosas y anécdotas divertidas. Aquí recopilamos algunas de ellas.

¿Cuál es la anécdota más divertida que te ha sucedido, ya sea como propietario o como inquilino?

“Rompí el inodoro unas pocas veces este año, y mi compañero de habitación recibió un mensaje del arrendatario”

“No volveré a llamar al plomero, considera agregar algo de fibra a tu dieta”.

  • Quien nos alquilaba un cuarto en su casa nos dijo que podíamos usar la cocina. Salí a comprar un pimiento que me había olvidado, regresé y la encontré sirviéndoles mi comida a sus invitados. Me dijo que luego me devolvía lo consumido, nunca lo hizo y encima ese día no tuvimos nada que comer. © Jessica Elizabeth Barrueto Garcia / Facebook
  • Un arrendador esperaba que recogiera las heces de una mascota que no teníamos mientras estaba embarazada. El mismo propietario también se negó a arreglar el aire acondicionado durante el calor del verano cuando inicialmente lo planteamos como un problema y teníamos un bebé recién nacido. © chevron_one / Reddit
  • Mi casera de hace unos años sí me devolvió el depósito, pero un mes antes de dejar esa recámara, me di cuenta de que se la rentaba a otras personas mientras yo salía de viaje a visitar a mi familia. © Barbie Guerrero / Facebook
  • Rentaba un departamento muy pequeño con mi hijo, que entonces tenía 6 años. Lo recogí del colegio y al llegar al departamento, sentí el olor del perfume de la dueña (una señora mayor que vivía en el primer piso). Tengo un olfato muy desarrollado y de inmediato me di cuenta de que entraba cuando salíamos. En ese momento fui por un cerrajero y le cambié la combinación a la cerradura. © Diana Esmeral Avendaño / Facebook

“Mi anciano arrendador tardó 6 horas en hacer esta ’solución temporal’ hoy en lugar de contratar a un buen electricista. ¿Es seguro?”

  • Una vez fui a buscar un departamento y la dueña del edificio era una conocida. Me empezó a enseñar los cuartos que ya estaban rentados y con cosas de los inquilinos. Me decía que me metiera y casi hasta los roperos quería abrir para mostrarme. Luego me empezó a hablar de un conocido y me contó todas las aventuras que tenía cuando rentaba. Ella no sabía que era un conocido en común y el novio de una amiga. Ella misma me convenció inmediatamente de no rentar ahí con esas acciones. © ViAn ReSo / Facebook
  • O cuando tu casero va todos los días a revisar los árboles frutales porque te rentó la casa. Tienes que regar las plantas, pero no puedes cortarle las frutas. © Gracee Correa / Facebook
  • Así actuaba la persona que le rentaba a un amigo mío; cuando él dejó la casa, fue a su baño, tomó su cepillo de dientes y lo pasó por toda la taza de baño y después lo dejó en su lugar. Se excedió, pero fue un escarmiento para la señora por jamás respetar su privacidad. © Ross Carrillo Godinez / Facebook
  • Les cuento que me acababa de juntar con mi pareja, así que rentamos un departamento y compramos todos los muebles. Un día mi mamá hizo una comida en su casa, fuimos, estuvimos allí y a la noche, cuando regresamos, las llaves no abrían. Salió un señor de MI departamento y dijo: “¿A quién buscan?”. Y yo: “Este es mi departamento”. “No, la dueña nos lo rentó y hoy nos mudamos aquí”, dijo. Teníamos un mes allí, me fui enojada al departamento de la dueña y salió un vecino y dijo: “Si buscan a la señora, salió de viaje. No sé cuándo regresará”. Perdimos todo, nos dejó sin ropa, sin muebles, sin nada. © Elizabeth Solis / Facebook

“El arrendador dice que el agua de la casa que alquilamos no tiene un alto nivel de minerales. Esto es después de hervir agua una vez”

  • En un local que adquirí para poner mi salón de belleza, la nuera de la dueña se metía a tomarse selfis. Mi hijo la cachó un par de veces, después me pidieron que desocupara el local porque según ellos iban a adaptarlo como recámara, y ni siquiera me devolvieron mi depósito. © Tania Cortéz Aragón / Facebook
  • Mi marido, mi hija y yo estábamos en un piso de alquiler y una vez que estaba yo con mi niña tumbada en el sofá, escuché que alguien abría la puerta del piso. Pensando que era mi esposo, mi niña se levantó y cuando abrió la puerta del salón, era la dueña del piso que estaba entrando con las llaves que ella tenía. Me quedé atónita, sobre todo cuando me dijo: “Uy, perdón, pensé que no estabas”. O sea que entraba cuando le daba la gana, muy fuerte. © Johana Marlene Robaina / Facebook
  • En una de las ocasiones en que tuve que buscar vivienda, unos ancianitos me querían rentar un cuarto con cocina dentro de su propia casa, es decir que iba a parecer que vivíamos juntos. Eso sí, pedían depósito y renta y claro que especificaron que no me lo devolverían. Sentí ternura y a la vez tristeza, tal vez no tenían familiares y necesitaban el dinero. © Guadalupe Contreras / Facebook

“¿Es posible que mi arrendador haya limitado la temperatura a la que puedo calentar mi apartamento para ahorrar dinero en calefacción? He puesto mi termostato en 22°, pero no se calienta más allá de 18° y tengo frío aquí. ¿Esto es normal?”

  • Vivía en un edificio de departamentos y se iban a quedar con mi depósito porque había una “mancha en la alfombra”.
    Yo: “Está bien, ¿cuándo puedo pasar a ver la mancha?”.
    Ellos: “Ya cambiamos la alfombra”.
    Yo: “Bueno, ¿cuándo puedo pasar y ver fotos de la mancha?”.
    Ellos: “No tenemos ninguna”. © ThatCouldveBeenBad / Reddit
  • Una vez salí a trabajar. Regresé 10 minutos después y la nuera de la señora se había metido a mi cuarto y se estaba secando el pelo con mi secadora, sin mi permiso, obviamente. © Lizzybeth Muñoz / Facebook
  • Mi casera me dejaba a su nieta todo el día y todavía se enojaba cuando yo se la llevaba para que la durmiera. © Chio Rodriguez / Facebook
Imagen de portada Elizabeth Solis / Facebook
Genial/Historias/18 Pruebas de que rentar un departamento puede ser una tarea digna de dobles de riesgo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos