Genial
Genial

19 Historias de amor de personas que parecen combinar tan bien como el azúcar y el chocolate

Puede que haya quien no se sienta inclinado hacia las películas románticas y se considere más bien “frío” o pragmático. Sin embargo, en el fondo hasta el corazón más duro en alguna parte de su ser sueña, aunque sea dormido, con una historia de amor de película. Una pareja para divertirse, acompañarse y simplemente vivir la vida. Es cierto que no les sucede a todos y que a veces no es fácil que los planetas del amor se alineen a nuestro favor. Pero cuando al fin algo así sucede, nos sentimos más dichosos que nunca. ¿Quién podría negarlo?

En Genial.guru admiramos a esas parejas que realmente se aman y que irradian alegría a su paso. Por eso hoy queremos mostrarte algunas de sus bellas historias. Deseamos que las disfrutes tanto como nosotros y que te sientas identificado con más de una.

“Nos conocimos en OkCupid hace 7 años e hicimos un viaje por carretera de más de 3200 kilómetros por todo el país después de solo cinco meses de noviazgo. En ese mismo viaje nos comprometimos. Recreamos algunas fotos de ese momento. Parque Nacional Lassen. Entonces y ahora”

  • Mi esposo y yo tenemos en común que nuestros padres se llaman Antonio y ambos cumplen años el 10 de mayo. Nuestro hijo nació el 10 de mayo también y, claro, le pusimos Antonio. Y aún más: mi esposo, su hermano y mis hermanos se llaman Antonio también. © Paola Ortiz / Facebook
  • Un día en casa de mis suegros me enseñaron fotos del bautizo de mi marido. La tremenda sorpresa que me llevé al ver que aparecía yo en una foto detrás de ellos, mirando al que 34 años después sería mi esposo. 🥰 🥰🥰 © Mary Lopez / Facebook

“Ocho años y medio juntos, una boda pospuesta y una ligera llovizna durante nuestra ceremonia que se convirtió en un aguacero torrencial una vez que entramos en nuestra recepción... Esta foto de nosotros bajo la lluvia siempre me recordará que podemos aprovechar al máximo cualquier tormenta”

  • Había un hombre que trabajaba en el mantenimiento de mi complejo de departamentos. Cuando me mudé tuve que hacer varias reparaciones, por lo que nos veíamos muy seguido. Él siempre hablaba de cuánto deseaba que su hijo saliera con una chica como yo. Como a los cuatro meses conocí en línea a quien hoy es mi pareja y fuimos a jugar a los bolos; resultó que su padre era el hombre de mantenimiento de mi complejo. © Difficult-Activity-3 / Reddit

“Llovió todo el día y 5 minutos antes de que mi hermosa novia caminara hacia mí, las nubes se abrieron y el universo nos sonrió”

  • Mi primera novia es hija de la pareja que “presentó” a mis papás. Nos dimos cuenta de ese detalle meses después de estar juntos, cuando mi mamá le encontró cierto parecido a ella con su madre de joven y le preguntó 😅. © Fabio Marin / Facebook
  • Mi hermano y mi cuñada nacieron el mismo día, el mismo año y en el mismo hospital, solo que a diferentes horas. © Karen Plascencia / Facebook1

“Hoy mi esposa corrió su primera carrera de lodo, algo que quería hacer desde hace años. Para apoyarla, corrí el trayecto delante de ella, con 9 kg de equipo fotográfico. Valió totalmente la pena capturar esta sonrisa”

  • Conocí a mi esposo en un partido de fútbol. Resultó que hubo muchas coincidencias de sus familiares con los míos: tíos míos que vivían cerca de sus tíos, su primo había ido a la escuela con un tío mío, la mamá de su amigo vivía enfrente de mi abuela, su prima conocía a mi abuelita, incluso mi suegro había trabajado con mi abuelo. Al parecer nos cruzamos en algún momento cuando éramos niños y jamás nos prestamos atención. Resulta que el destino nos unió y en nuestra boda fue muy grato ver cómo todos se saludaban con gusto al encontrarse en la misma fiesta como una sola familia. © ClausUnica MachAnd / Facebook

“Mi esposo se detuvo y recogió flores para mí al costado del camino en su trayecto de regreso a casa. Casi 10 años después y todavía son las pequeñas cosas”

  • Mi marido y yo nos conocimos en mi fiesta de 15 (mi primo me pidió si podía llevar a un amigo) y enseguida nos gustamos. Él es de Uruguay y yo de Argentina. Chateamos un par de años y cada cual continuó con su vida. Pasaron 12 años, nos volvimos a escribir, él viajó a visitarme en sus vacaciones y nos pusimos de novios. Nunca más se fue, hace 14 años que estamos juntos en Buenos Aires y tenemos una niña y otra en camino 🧡😍. © Gonzalez Natu / Facebook

“Pasé una semana de luto con mi familia por la pérdida inesperada de mi abuela. Mi esposo me recogió en el aeropuerto a la 1 de la madrugada con un traje elegante, dos docenas de rosas y una sonrisa que me hizo sentir muy amada. Adoro a este hombre”

  • Mi marido era el novio de una amiga y él no hacía otra cosa que mirarme y acercarse a mí. Con el tiempo ellos rompieron y empezó a cortejarme. Llevamos casados 40 años y ella aún sigue siendo nuestra amiga. © Maria Perez / Facebook

“Mi esposa y yo al comienzo de nuestro primer viaje de verano a la costa oeste en 1985. En ese entonces acampamos en una tienda de campaña. Actualmente, vivimos en una furgoneta 8 meses al año. Todavía estamos pasando el mejor momento de nuestras vidas...”

  • Mi esposo y yo, cada uno con su familia, íbamos de vacaciones al mismo camping en San Clemente durante el mismo mes. ¿Cuántas veces nos habremos cruzado y compartido la misma playa sin conocernos y sin saber que muchos años después la vida nos iba a juntar? © Vivi Ruiz / Facebook

“Los abuelos de mi esposa tienen 98 años y casi 80 de casados. Ella aún le arregla la camisa, le lanza besos y espera que sea su novio”

  • El padre de mi esposo se llama igual que el mío: Álvaro, y no solo eso: nuestras madres se llaman Rosa. Álvaro y Rosa, nuestros padres 😍😍😍😍. © Yuraima Blanquicett Gomez / Facebook

“A mi esposa y a mí no nos gustan las joyas, así que en lugar de anillos de boda, nos hicimos tatuajes de nuestros dinosaurios favoritos”

¿Qué dos características piensas que tiene que tener alguien para ser la pareja ideal, y qué dos rasgos harían que te alejaras definitivamente?

Genial/Historias/19 Historias de amor de personas que parecen combinar tan bien como el azúcar y el chocolate
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos