19 Personas con las que un viaje sería inolvidable, incluso viajando en sofocante tercera clase

Muy a menudo, puedes escuchar e incluso ver historias sobre personas desagradables con las que alguien tuvo que pasar un tiempo uno al lado del otro en el transporte. Después de eso, desconfías involuntariamente de absolutamente todo el mundo. Y qué bien se siente cuando el escepticismo se termina al conocer a alguien agradable.

Después de escuchar todas las historias, Genial.guru se convenció finalmente de que el mundo está lleno de gente con la que es fácil pasar el tiempo en cualquier viaje.

“La chica que estaba a mi lado en el avión comenzó a entrar en pánico durante el despegue, así que hice lo que tenía que hacer. Hemos pasado por esto juntas”

“¡Atención! Gato en patineta”

  • Fui a estudiar a 2000 km de casa. Todas las vacaciones viajaba a casa en tren. El viaje duraba más de dos días y tuve diferentes compañeros de viaje. Uno de esos viajes lo compartí con una anciana y su nieto, un niño de unos 6 años. Era inteligente más allá de su edad, se interesaba por todo y hacía muchas preguntas. Una de las primeras conversaciones fue muy divertida. Cuando interrumpió el flujo de sus preguntas, le pregunté:
    —Escucha, ¿es tu primera vez en el tren?
    El chico se puso serio, me miró y dijo:
    —No, claro que no. Si fuera mi primera vez en el tren, ¿sabría realmente cómo preparar una sopa instantánea?
    No tenía nada para discutir este argumento irrefutable... © jdi1 / Pikabu

“Este hombre decoró el autobús urbano con adornos navideños y jugó con los estudiantes. Hacía preguntas y daba caramelos a todos los que respondían correctamente”

“Hay muchas cosas de las que preocuparse, pero aquella mañana lluviosa vi a la gente esperando el transporte de pie para que el perrito pudiera dormir tranquilamente en el banco y sonreí”

“Una chica en el tren me paró y me dio esta nota. Me alegró el día”

“Tu sombra de ojos es genial”.

“Hoy estaba dibujando en el autobús y una amable mujer me dio esto”

“Esto es para ti. Compra buenas herramientas de dibujo”.

“Una empleada de tren alimenta al gato Félix durante una breve parada”

“Según la mujer, Félix viene a la parte trasera del tren a las 22:40 todos los días desde hace varios años. Todos los empleados conocen al gato y preparan su comida con antelación. Es increíble”

“Para pasar el tiempo en el aeropuerto y durante el vuelo, hago bandas elásticas y luego se las doy a las azafatas”

  • Una vez, estuve en un tren hace mucho tiempo. Mi casa estaba siendo reformada, así que tenía la cabeza sucia y estaba vestida con ropa de hace diez años. También dormí en casa de una amiga, donde un gato estuvo saltando a la puerta toda la noche. Me subí al tren y pensé en dormir un poco. Pero entonces, no muy lejos de mí, un hombre de unos dos metros de altura se puso a hablar por teléfono, a decir palabrotas y así hasta la frontera con Finlandia. Cuando cruzamos la frontera, empezó a hablar en finés con el mismo entusiasmo. Perdiendo la esperanza de dormir, fui al vagón restaurante. Y él me siguió: vino, se disculpó por no respetar el silencio y ahora somos amigos desde hace 10 años.

“Fui a tomar el tren esta mañana y encontré esto en la máquina de venta de boletos”

“¡Libro gratis!”

“Mientras esperaba el autobús para volver a casa, este pájaro fue atropellado por un coche. El hombre lo rescató, le dio agua y pan. Cuando tuve que irme, el pájaro se había calmado un poco y trataba de volar”

  • Un viaje de negocios. Tren nocturno. Salida a las 11:30 p. m. Había dos chicos un poco más jóvenes que yo en el compartimiento. Durante todo el trayecto, solo escuché una frase de un compañero de viaje de la cama superior: “¿Apago las luces? He dormido como un elefante”. Nadie tenía prisa por salir por la mañana. La segunda frase fue mía. Dije: “Ha sido un placer viajar con ustedes”. Salí al andén y casi lloré de felicidad. © vsz204 / Pikabu

“El vuelo se retrasó, pero había una banda de jazz a bordo”

Con un compañero de viaje como este, podría viajar toda una semana

“Un amable desconocido en el tren me prestó un cuchillo para poder terminar esta atrocidad de envoltorio. Había olvidado la tijera y estaba tratando de romper el papel para envolver el regalo”

  • Una vez, tomé un tren de larga distancia. Me fui llorando porque el chico del que estaba enamorada me dijo que solo éramos amigos. Quería meterme en algún lugar y tragarme mis lágrimas. Y mi compañero de viaje, un hombre de mediana edad, me miró, sacó una mandarina de algún lugar, la peló y me la entregó. Hablamos de esto y aquello durante el resto del camino. Ojalá tuviéramos más compañeros tan amables. © LIRO / Pikabu

“Cambié de asiento con una chica para que pudiera sentarse junto a su hermana y recibí una galleta por ello”

“Gracias por cambiar de lugar”

“Un compañero de viaje en el tren que todavía tiene un largo camino por recorrer”

¿Has conocido alguna vez a un compañero de viaje tan agradable que estarías dispuesto a saltarte tu parada?

Imagen de portada Lujisi / Pikabu
Compartir este artículo