Genial
Genial

20+ Atuendos de la princesa Diana que expresaban lo que sucedía en su interior mejor que las palabras

La princesa Diana puede considerarse, sin exagerar, un icono de estilo. Pero el milagro no sucedió de inmediato. Lady Di le contó a su biógrafo que antes de casarse con el príncipe Carlos, en su guardarropa “tenía un vestido largo, una camisa de seda, un par de zapatos elegantes y eso era todo”. Después de formar parte de la familia real, Diana se empezó a preocupar por la moda y comenzó a planear sus atuendos hasta el más mínimo detalle. El estilo de su ropa fue cambiando dramáticamente a lo largo de su vida y reflejaba ciertos sucesos de su destino.

En Genial.guru hemos observado los cambios en el estilo de la reina de los corazones y su transformación de una mujer tímida a una mujer fatal.

Antes de conocer al príncipe Carlos, Diana trabajó como niñera en un jardín de infantes de Londres

Así ha cambiado el estilo de Lady Di a lo largo de los años. Fotos de 1980 y 1996.

Antes de convertirse en parte de la familia real, llevaba el estilo de vida modesto de una joven aristócrata londinense y prefería usar camisas sencillas, suéteres clásicos y cómodas faldas de algodón por debajo de la rodilla.

El comienzo de la relación con Carlos y su compromiso en 1981 la hicieron replantearse su guardarropa

Al principio, la futura princesa todavía podía permitirse usar trajes casuales. Sombreros con ala ancha, blusas inusuales y chaquetas voluminosas: todo lo que estaba de moda en los años 80. Pero el compromiso con un miembro de la familia real obligó a Diana a empezar a seleccionar su ropa más cuidadosamente.

Al principio, Diana no pudo mostrar su buen gusto. Ella era muy tímida e ingenua en aquellos días. Sin tener idea de cómo debería verse una futura princesa, la joven comenzó a investigar todas las opciones: desde vestidos florales de “abuela” hasta excéntricas blusas con volados. Pero la increíble energía de Lady Di ya había conquistado a los británicos, que le perdonaban a la joven Miss Spencer todos sus descuidos.

El atuendo que Diana eligió para salir en 1981 se parecía más a un disfraz de carnaval.

El día en que a la joven común empezaron a considerarla como un miembro de la familia real

Un mes después del compromiso, Diana y Carlos fueron a una recepción benéfica en Goldsmiths’ Hall. La elección de Diana recayó en un vestido negro de noche con escote sin tiras y adornos de volantes. Esa noche, la prensa anunció que, a partir de ese momento, Diana podía ser considerada el miembro de la realeza más elegante de Inglaterra.

El futuro esposo tenía una opinión diferente. Antes del evento, dijo que los integrantes de esa familia solo podían vestirse de negro cuando estaban de luto. A lo que los diseñadores respondieron: “Ni siquiera pensamos si el vestido era adecuado para una ocasión así. Solo consideramos que se veía increíble”.

El vestido de novia de la princesa Diana generó mucha controversia

Algunos decían que así es como debería verse un verdadero atuendo real. Otros creían que el vestido de novia de Diana estaba lejos de ser perfecto. El error fue la elección de la tela: los diseñadores no tuvieron en cuenta que la joven tendría que ir a la ceremonia con su padre en un carruaje demasiado pequeño para tal traje. Como resultado, Diana Spencer estaba parada en el altar con un vestido muy arrugado. El atuendo estaba hecho de tafetán de seda y encaje; decorado con bordados hechos a mano, 10 mil perlas, parte de las cuales fueron colocadas en forma de corazón en la zona del corpiño. La imagen se completaba con una cola de 8 metros, que borró la antigua modestia de Diana de un solo golpe.

Durante su primer embarazo, Diana les daba preferencia a los atuendos holgados y de colores vivos

Solían estar decorados con volantes, encajes y otros detalles femeninos. El día en que le dieron el alta luego de tener a su primer hijo, la princesa llevó un vestido verde holgado con lunares blancos y con un cuello blanco, que con éxito ocultó su todavía redondeado vientre.

Después del nacimiento de su hijo, los atuendos de Diana se volvieron más femeninos

En los años 80, Diana comenzó a modelar su figura con la ropa. Lazos, cintas de raso en la cintura ligeramente alta y mangas abullonadas levantadas, todo esto escondía sus hombros anchos y enfatizaba la figura de la princesa. En la vida cotidiana, Lady Di prefería la ropa holgada, la sencillez de líneas y un look casual.

La princesa podía usar el mismo atuendo para varios eventos, aunque esto era contrario a la etiqueta real

“No vivo según las reglas”, decía ella. “Y me dejo guiar por mi corazón, no por mi cabeza”. Y para apoyar sus palabras, Diana no tenía miedo de aparecer con la misma ropa, lo que no encajaba en el marco de la etiqueta de la familia real. La única regla que Diana no rompía era apoyar a los fabricantes nacionales. Casi toda la ropa que llevaba Lady Di como esposa del príncipe Carlos era confeccionada por diseñadores británicos.

Diana usaba vestidos negros, ignorando la regla de que este color era solo para eventos funerarios

En 1985, Lady Di bailó con el actor John Travolta en un evento. Las fotos de la pareja de baile recorrieron todo el mundo. Más tarde, Travolta describió esta experiencia: “Fue como un cuento de hadas”. El vestido negro con el que Diana apareció en la recepción pasó a la historiafue vendido en una subasta por un récord de 264 mil libras esterlinas (más de 340 mil dólares).

También tuvo fallas a la hora de elegir un traje

Con este atuendo, a Diana la podrían haber confundido con una mesera.

Este vestido hizo que incluso la figura ideal de Lady Di se viera desproporcionada.

Diana se oponía al sistema real y enfatizaba esto con su apariencia

Parecería que el barniz rojo es universal. Pero no es adecuado para las mujeres de la familia real: hasta ahora, en el protocolo solo se indican los tonos naturales de barniz. Las uñas rojas de Diana mostraban su audacia. La princesa comenzó a elegir un barniz de color fuerte cuando su matrimonio con Carlos comenzó a colapsar. Era una especie de señal de que se estaba oponiendo al sistema. También lo hicieron sus intentos de repensar los atuendos.

Vestido rojo de lunares con abrigo, año 1985.

Vestido rojo de lunares con sudadera, año 1986.

A pesar de los problemas familiares, el estilo de Diana se volvía cada vez más impecable

Diana mira a su esposo hablando en una conferencia de prensa en la Galería Nacional de Arte en Washington D. C., año 1985.

“Éramos tres en nuestro matrimonio, así que fue un poco apretado para mí”, dijo Diana en una entrevista, refiriéndose a la pasión de su esposo por Camilla Parker Bowles. Pero la propia Diana, insatisfecha con su vida familiar, inició una relación fuera del matrimonio. Esto no le impedía comprender el arte del estilo y aprendió a seleccionar hábilmente accesorios y joyas. A veces, con su apariencia, la princesa se adelantaba a su tiempo. Diana pronto se convirtió en una creadora de tendencias. Si aparecía en la portada de una revista, la demanda de prendas como las que ella usaba aumentaba en un 40 %.

El punto de inflexión en el estilo de Diana ocurrió en 1994, cuando el príncipe Carlos confesó públicamente su romance con Camilla Parker Bowles

La historia, que comenzó como un cuento de hadas, terminó tristemente con un escándalo público. Diana fue traicionada por su esposo y ella decidió vengarse. Entonces, por primera vez violó abiertamente el protocolo real luciendo el famoso “vestido de la venganza”. El pequeño vestido negro con los hombros caídos causó sensación. No quedó ni rastro de la anterior “niña buena”: fue reemplazada por una mujer segura de sí misma que no se avergonzaba de su belleza.

El divorcio dejó su huella en el estilo de Diana

En 1992, Carlos y Diana anunciaron públicamente el final de su relación. La princesa comenzó a dominar el arte de llevar tacones altos y se enamoró de los vestidos ajustados, que no ocultaban su figura digna de envidia. Ella floreció: parecía inusualmente relajada y libre. Quedó claro que el código de vestimenta de la familia real siempre había sido una carga para ella. Al mismo tiempo, para las salidas nocturnas, Lady Di comenzó a elegir vestidos con un escote profundo y se le ocurrió el famoso truco de los bolsos en miniatura, con los que cubría su escote al salir del auto.

La princesa Diana se permitía un poco más cada año

Después de que el príncipe Carlos y la princesa Diana comenzaron a vivir separados, ella empezó a aparecer cada vez más en público con minivestidos llamativos de moda. El guardarropa de Lady Di se había renovado con atuendos románticos. Su vida después del divorcio se asoció con el amor y el romance, lo que se reflejó directamente en su imagen.

En el último año de su vida, Diana se dedicó a las obras de caridad y viajó mucho

Lady Di cada vez se parecía menos a una persona de la realeza después de su divorcio en agosto de 1996. Pero incluso con la ropa más simple, se las arreglaba para verse deslumbrante. Diana hizo que el mundo pensara en los desfavorecidos, en los pobres, en los leprosos y en los enfermos de sida. “El mundo está enfermo de falta de humanidad y compasión. Alguien tiene que amar a la gente y decirles esto”, dijo en una de sus últimas entrevistas.

“Me gustaría convertirme en la reina de los corazones de la gente, pero no puedo imaginarme como la reina de este país”

Diana pronunció esta frase durante una entrevista. Definitivamente logró ganarse los corazones. A pesar de todos sus errores, sus rarezas y su franqueza excesiva, la princesa Diana quedó para siempre como la favorita de millones. La gente la apreciaba por su compasión, gracias a la cual realizó muchas buenas obras.

¿Qué sentimientos te provoca la historia de vida de Diana?

Compartir este artículo