Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Ejemplos de la astucia paternal que demuestran que no siempre vale la pena creerles 100 % a los adultos

Ser padre no es un trabajo fácil. A veces, con fines educativos, los progenitores tienen que ser astutos o incluso decirles una mentira a sus hijos. En ocasiones, logran que la mentira sea tan ingeniosa que el engaño se revela solo después de varios años.

Internautas han recordado las historias más exageradas que les contaron en la infancia y a Genial.guru solo le queda tener envidia de la imaginación humana.

  • Mi abuela me decía que, si dejabas un libro abierto, entonces toda tu memoria desaparecería. No soy una persona supersticiosa, pero al ver un libro abierto aún me dan escalofríos.
  • Mi hija tiene 3 años y constantemente le dan ganas de comer nieve. Inventamos una historia de que, si se come la nieve, entonces después no habrá. Este año, cayó nieve y ella, como siempre, trató de comerla. Al día siguiente, se derritió y le recordamos que ella se la había comido toda. Al día siguiente, volvió a caer nieve, pero mi hija se aguantó las ganas y no comió más.
  • Mi mamá me decía que, por cada mentira que dijera, un pedazo de mi lengua se iría cayendo. Le creí porque puso en su dedo un pedazo de carne sin que yo lo viera y lo “sacó” de mi boca. Después estuve llorando durante unas horas. © pandatitties / Reddit
  • Cuando tenía 3 años, mi mamá me hizo una sopa y había un chile en mi plato. Le pregunté qué era y me respondió: “Una baya”. Pues, me lo comí todo. ¡NO ERA UNA BAYA PARA NADA!
  • Un día, mi esposa, nuestros dos hijos y yo fuimos a la tienda. El menor tenía 5 años y el mayor, 8. Mi hijo menor exigía dulces y le dije que, si no dejaba de hacerlo, entonces regresaría al pasado y le quitaría todos los dulces que le había dado ayer. Le dio miedo, pero aquí, el mayor le dijo que yo no podía hacer eso. Por un tiempo, entré en pánico, pero después entendí cómo tenía que actuar. Cerré mis ojos, me quedé callado y después le dije:
    — ¿Recuerdas la barrita de chocolate que comiste ayer?
    — ¿Qué? ¡Ayer no comí ninguna barrita de chocolate!
    — ¡Exacto, hijo, exacto! © William Wayne / Quora
  • Cuando recoges bayas, tienes que guardar silencio, de lo contrario, se espantarán y se esconderán de regreso en la tierra. Ahora, solamente a los 20 años, me di cuenta de que eso era un método para obligarme a callarme un poco. © MethodMZA / Reddit
  • Mis padres me decían que, si no nos cepillábamos los dientes antes de dormir, entonces, por la noche, los ratones entrarían a nuestras bocas para comer los restos de comida. Por cierto, precisamente por eso, si no cepillas tus dientes por las noches, en la mañana tienes mal aliento, ya que los ratones hacen del baño allí. © canada_mike / Reddit
  • En invierno, mi papá frecuentemente me distraía con algo en la calle y después, discretamente, colgaba una mandarina en una rama. Yo era la primera que notaba la mandarina en el árbol y me sorprendía que nadie la hubiera tomado antes. Estaba segura de que las mandarinas crecían en la calle.
  • Mi dentista me preguntó si sabía cómo muerden los cocodrilos pequeños. Estaba tan sorprendido de que yo no tuviera idea sobre esto, aunque los demás niños, según él, lo sabían perfectamente. Sin embargo, me dijo que hay una sencilla solución: lo que pasa es que la inyección de anestesia se parece mucho a la mordida de un pequeño cocodrilo. ¡Prácticamente le rogué a este astuto doctor que me inyectara! © jellofiend84 / Reddit
  • Para que me comiera el pescado, me decían que contenía fosfato y, si lo comía, por la noche brillaría. Por supuesto, trataba de no dormir durante mucho tiempo, al final me dormía profundamente y, por la mañana, mamá me decía que había estado brillando toda la noche.
  • Mis padres me dijeron que los paracaídas aparecían por sí solos en las mochilas si la mantenías cerrada durante mucho tiempo. Si abría la mochila en el tiempo inadecuado, el proceso se interrumpía. Esperé 4 meses vigilando la mochila y le gritaba a todo aquel que la quisiera abrir... Descubrí que no podía confiar en mi papá cuando traté de saltar de una altura con mi mochila vieja en el patio de juegos. © iaiftw / Reddit
  • Mi profesora en el jardín de niños me mentía mucho: cuando no quería comer sopa o una papilla, ella se acercaba, trazaba una línea invisible con su cuchara por el medio del plato y decía que solo me tenía que comer esta parte, y la otra no. Hubo cientos de niños engañados como yo.
  • Mis padres en la infancia me decían que la espuma de leche de cacao en realidad era un chocolate. ¡Me la tomaba toda, era asqueroso, pero era chocolate!
  • Mi mamá convenció a sus 6 hijos de que solo la ropa que estaba en oferta estaba a la venta. Yo estaba seguro de que, si algo no estaba rebajado, entonces en general no se vendía. © jacksonjeep / Reddit
  • Cuando era pequeña, no me gustaban los lácteos. Un día, mi mamá me trajo una taza con un líquido y dijo que era un cóctel delicioso y me lo sirvió en una taza para tomarlo cómodamente. En realidad, era un yogur con azúcar. ¡Le creí! Desde entonces, no puedo tomar un yogur sin azúcar...
  • Cuando estaba pequeño, cuando no quería comer, mi mamá me decía que en el fondo del plato aparecería un nuevo dibujo. Le creía y siempre me comía todo, pero el dibujo nunca cambiaba, y yo siempre le creí eso hasta los 5 años.
  • Frecuentemente iba al trabajo de mi abuela. Una persona me dijo allí que el mar es salado porque allí habitaban arenques. En aquel entonces, solo conocía los arenques en su forma salada, por eso la explicación me pareció más lógica que nunca y creí en ella hasta los 10-12 años.
  • Mamá dijo que, si constantemente tocaba el claxon en el carro, se terminaría el sonido y después necesitaría comprar uno nuevo y nosotros no podíamos permitir tales gastos. Creí en esto hasta los 17 años, cuando tuve que aprender a conducir. © deleted / Reddit
  • ¿Recuerdas esos secadores enormes para el cabello bajo los que se sentaban las mujeres en las peluquerías? Mi papá me dijo que, si no guardábamos silencio mientras él estaba cortando su cabello, entonces nos colocarían en estas cosas y encogerían nuestras cabezas. Nos quedamos sentados tranquilos. © two_bit_trevi / Reddit
  • Rechacé por completo probar la mantequilla y, para convencerme de hacerlo, me dijeron que el sabor se parecía al del helado. Con mucha alegría, metí a mi boca un pedazo entero de mantequera, resultó que no tenía un sabor parecido al del helado. Al final, no comí mantequilla hasta los 12 años.
  • Un día, mis papás trajeron de la tienda un pollo entero y 6 piernas. Mi papá me convenció de que los genéticos finalmente habían realizado un avance y habían cruzado los gallos con los ciempiés, así que salió un pollito con muchas piernas. Todavía sigo creyendo que es verdad. © kiko22 / Reddit
  • En el camino al jardín de niños, pasábamos por la estación de bomberos. Por supuesto, como la mayoría de niños, yo soñaba con convertirme en bombero cuando fuera grande. Tenía mucha curiosidad por lo que comían. Mi mamá dijo que cerca de la estación de bomberos estaba colgada una tabla especial en la cual cada día escribían el menú. Por coincidencia, sorprendente, mi mamá siempre preparaba lo mismo que comían los bomberos. Me sentía increíblemente genial hasta que aprendí a leer... © akki1904/ Reddit
  • Mis papás decían que, si comía espinaca, entonces sería igual de fuerte que Popeye, el marino. Una vez decidí probar mis fuerzas y levantar la mesa. ¡Lo logré! La mesa se levantó medio metro. Pero la verdad era que mis papás la levantaban con las rodillas... Han pasado casi 20 años y sigo adorando las espinacas. © letsbooboo / Reddit
  • En la infancia, yo corría por el patio como tonto con un salero, tratando de verterla en la cola de un pájaro. Cuando probé aconsejarle lo mismo a mi hijo, él me vio como si estuviera loco. El concepto consistía en que mi mamá, intentando deshacerse de mi atención tan obsesiva, dijo que así podría capturar cualquier pájaro. © TinglyThing / Reddit
  • Mi hija todavía no cree en el “impuesto de papas”. Esto significa que ella tiene que entregarme 10 palitos de papas a la francesa si vamos al restaurante. Mi hijo paga impuesto para los M&M’s, igual me da 10 chocolates. © RaChernobyl / Reddit
  • La mentira más impresionante de la cual me convencieron mis padres consistía en que los dulces en realidad son pequeños juguetes y no se pueden comer, de lo contrario, podía ahogarme. Básicamente, fue algo bueno para mí: tenía un sistema inmunológico muy débil, los dulces evidentemente me hacían mal. Me dijeron que tal situación es normal para nuestra familia. Cuando comencé a estudiar en la escuela, me daban dulces en los cumpleaños, pero los traía a casa para jugar con ellos. Incluso ahora, muchos años después, no me gustan mucho los chocolates. A veces compro leche de chocolate o un postre, pero prácticamente no como caramelos ni chocolate. Planeo seguir la tradición familiar y decirles a mis hijos que los dulces son juguetes incomestibles. Por lo menos, para nuestra familia. © Visalakshi Veerappan / Quora
  • Aprendí a contar temprano y mi mamá lo aprovechaba cuando no quería comer. Ella decía: “Come 5 cucharas de sopa y ya”. Por supuesto, comía y aquí llegaba la hora para el siguiente truco: “Vamos a contar, ¿cuántas cucharadas hacen falta?”. No se me ocurría poner la sopa con cucharadas a otro plato, por ejemplo. Finalmente, toda la astucia de este esquema lo comprendí a los 10 años.
  • Mis padres contrataron a un actor que fingía ser un drogadicto y dijeron que era yo adulto del futuro. Así me querían proteger de las sustancias prohibidas. © shodan007 / Reddit
  • Cuando tenía aproximadamente 8 años, mi mamá pidió sushi a la casa. Le pregunté qué era esta pasta verde y me respondió que era mi aguacate favorito. Comí una cucharadita. Fue la peor experiencia de mi infancia. Después de esto, no comí aguacate durante 10 años porque pensé que lo odiaba. Mamá dijo que en realidad pensaba que era aguacate y no wasabi. © purple_sweatshirt / Reddit

¿Qué mentiras de los adultos escuchaste en tu infancia? ¿Las creíste?

Imagen de portada William Wayne / Quora