Genial
Genial

20 Novios que estaban con un pie en el altar y una mano en el teléfono hablando con su ex

Tomar la decisión de casarse cuenta como una de las más importantes a las que nos enfrentamos a lo largo de los años. Lo ideal es que sea “para toda la vida”; sin embargo, hay quienes parecen no darle la relevancia que se merece. Así es como llegamos a escuchar historias de novios que estaban a días o incluso horas de casarse y aún se preguntaban si mejor lo dejaban todo así y regresaban con sus ex. Ni Julia Roberts en Novia a la fuga se atrevió a tanto.

  • Mi ex vino una semana antes de casarse a decirme que no se casaba si lo aceptaba de nuevo. Lo pensé y lo acepté. Pasamos esa semana de luna de miel. Luego de eso le dije: “Hasta acá llegamos” y lo dejé. Volvió a suplicarle a la chica con quien se iba a casar, pero ella ya no lo aceptó. Se quedó sin el pan y sin la torta. En fin, la venganza suele ser muy dulce. © Carolina Rojas / Facebook
  • Mi ex me hizo sufrir mucho durante la relación y me dejó por una de “mis amigas”. Yo fui a terapia psicológica, me di mi tiempo y cuando estuve lista, comencé una nueva relación con un chico fantástico. El día que mi ex se casaba con “mi amiga”, me llamó y lloraba pidiéndome que dejara a mi novio y volviera con él; que si yo le decía que no se casara, él no lo hacía. Colgué el teléfono y minutos después me llamó su hermana, me dijo que él no dejaba de llorar por mí y que estaba a punto de irse a la iglesia. Colgué también. Él sí se casó. Yo seguí mi relación con mi ahora esposo, al que amo y me trata como una reina. Ellos se divorciaron, y durante el tiempo de casados nunca dejó de buscarme de una u otra manera. Claramente, nunca respondí un solo mensaje. Según les cuenta mi examiga a otras personas, su matrimonio nunca sirvió porque él nunca dejó de amarme. Ella se casó de nuevo y él ahora tiene otra novia, pero les sigue diciendo a todos que no pierde la esperanza de volver conmigo, ¡jajaja! Pobre hombre, porque eso nunca sucederá. Sí le tengo mucho cariño, porque estuvimos juntos muchos años, pero hasta ahí. Él tuvo mi corazón, mi atención, todo mi amor y no lo valoró. Él se lo perdió. © Qsd Ana / Facebook
  • Yo tenía un novio y me di cuenta de que tenía a otra chica. Nos alejamos y, al tiempo, me conseguí otro novio, el cual me propuso matrimonio. El día de la boda, ya estaba lista para salir de mi casa cuando me llamaron al fijo y era mi ex. Me dijo que sabía lo que iba a hacer y que él me amaba de verdad, que no cometiera ese error. Le colgué y me fui para la iglesia; al llegar allá, él estaba en la entrada y, con su mirada, me decía: “No lo hagas”. Casi me muero, pero ya había tomado la decisión y no había vuelta atrás. © Martha Ramirez / Facebook
  • Mi ex me fue a buscar una semana antes de casarse y me dijo que solo lo hacía por sus hijas. Se casó con la mujer con la que me había engañado y, aunque me lloró e hizo todo su drama, igual se casó. Como regalo de bodas, le mandé los audios a la digna esposa. Se casaron para ser la familia feliz, pero viviendo su infierno. © Isabel Karen Camacho Guevara / Facebook
  • Mi ex fue a mi casa el día de su boda y quería que yo le pidiera que cancelara la boda porque me amaba. Yo le dije que no, que ya había pasado lo nuestro. De repente, vi a la futura novia y a su mamá mirándonos de lejos, así que lo levanté, porque estaba de rodillas, y le dije: “Vete, por favor, y si no te quieres casar, solo dilo, pero lo nuestro jamás va a pasar otra vez”. Se casó, a los pocos años se divorció y me buscó, pero obvio que no regresé con él. Cuando me ve, solo me saluda. Me buscó durante muchos años, pero creo que se resignó al final. © Osmarita Sánchez / Facebook
  • Un compañero de trabajo me llamó una hora antes de casarse y me dijo que si yo le decía que no se casara, no lo haría. No sé qué tenía en la cabeza. Ni novios éramos, no teníamos ninguna relación sentimental. Cuando iba viajando de luna de miel, me llamó varias veces y me dijo que si yo le daba una oportunidad, al otro día anularía su matrimonio. © Monica Rocio Rueda Gomez / Facebook
  • Accidentalmente llamé a mi exnovia polaca una noche después de haber terminado sin ninguna causa justificada. Me dijo que estaba en la fiesta de su boda, que me estuvo esperando y que no se sentía segura de lo que hacía al casarse sin amor. Me parece no fue buena idea llamarla, ya que ambos creo que pensamos hasta hoy en “lo que pudo haber sido y no fue”. Eso sucedió en 1985, cuando yo era un estudiante becado en Polonia. © Marco Marino Bucheli / Facebook
  • Mi novio, con el que llevaba una relación formal de más de 5 años, me citó un día para decirme que se casaba en una semana con una chica que había conocido hacía tres meses. Eso sí, se casaba porque la mamá de la chica se había enterado de que tuvieron relaciones y lo estaban obligando. © Laura Aguirre Vidal / Facebook
  • Cuando tenía 20 años, tuve un novio que me puso el cuerno y me dolió como no imaginan. Tres años después me buscó, se armó de valor y me dijo que al terminar conmigo estaba desesperado porque me extrañaba, pero pensó: “¿Por qué le voy a rogar a una teniendo tantas?”. Decidí vengarme y regresé con él. Me propuso matrimonio, le dije que sí y dos meses después, yo lo terminé. Lloró, suplicó y hasta inventó que tenía leucemia para chantajearme, pero fue un adiós y, obvio, no tenía ninguna enfermedad. Tiempo después, ya casado, me volvió a buscar y era la típica de “si me aceptas, dejo todo”. Sentí compasión por su esposa. © Norma Peña Castro / Facebook
  • Yo tenía una amiga que estaba muy enamorada de un tipo, me hablaba mucho de él, aunque ya sabíamos que andaba también con su primera novia. Un día fui a la estética y me encontré con varias amigas, ahí me enseñaron una invitación a la boda de este tipo con la exnovia. Me sorprendió, pues nuestra amiga me había dicho que estaba muy feliz porque él le había dicho que ya se había decidido y que se casaría (llevaban dos años de novios). Mientras estábamos ahí, de pronto entró nuestra amiga. Se puso feliz al vernos, nos dijo que por fin ella y su novio se iban a casar; habló y habló, hasta que otra amiga ya no pudo más y le enseñó la invitación, que era para el día siguiente. No soportó eso, se soltó a llorar a grito abierto, tratamos de consolarla, pero ¿qué podíamos hacer? Nosotras se lo habíamos advertido. Hoy ella está felizmente casada desde hace 30 años, muy bien económicamente y con dos hijos profesionales. Del tipo solo sabemos que sigue viviendo con su mamá y que no le va tan bien, pues un día que salimos de fiesta, lo vimos acomodando carros en el bar y no le quitaba la mirada de encima a mi amiga. Cuando se dio cuenta de que yo lo había reconocido, se agachó y se fue a esconder. Fue uno de esos días en los que agradeces que exista el karma. © Marieta Castle / Facebook
  • Después de cinco meses de separados y un mes de divorciados, mi ex fue a buscarme un día antes de casarse para decirme que regresáramos. Yo me limité a decirle: “Respétala, como a mí me hubiera gustado que me respetaras”. Se casaba con la que me había engañado y por la cual nos separamos. Después se divorció. En fin... ¡jajajajaja! © Atreuh Zrp Laura / Facebook
  • Mi ex me buscó el día que se iba a casar, yo no sabía nada, pero, por cosas del destino, no lo recibí. Dos meses después, estaba revisando el Facebook y me enteré de que se había casado el día que me estuvo buscando. Sentí como un balde de agua fría. © Yesenia Canela / Facebook
  • Mientras mi ex estaba conmigo, embarazó a la otra. A ella le había dicho que ya no estábamos juntos, aunque a ella no le importaba, creo que porque era casada y tenía una hija. Yo no sabía nada; cabe decir que toda su familia sí sabía y me vio la cara de tonta, en fin. En el fondo, yo presentía algo, porque él ya no era el mismo conmigo, decía que era el trabajo que lo estresaba. Así pasó un tiempo y ya estábamos medio distanciados, porque él me ponía excusas para no venir seguido a verme como antes. Entonces yo decidí, por mi paz y mi estabilidad emocional, dejarlo de una vez por todas, aún sin saber nada. En eso, vino una noche a decirme que ya lo había pensado bien, que yo era con quien quería estar y formar una familia, pero yo, en cambio, ya no quería nada con él. Sin embargo, como llegó de madrugada, lo dejé entrar y le puse un colchón en el piso para que amaneciera y luego se fuera. Yo tenía la espina de la duda clavada, así que revisé su celular y me di cuenta de la verdadera razón por la que se “había decidido” por mí. La señora esta ya no lo quería. Ella le contó todo a su marido, él la perdonó y la aceptó de nuevo así, embarazada. Como ella no les había hecho caso a sus muchos ruegos, pues fue por la más tonta, supongo. En ese momento le lancé un vaso de agua en la cara para que se despertara y se largara de mi casa. Tenía mucho coraje por lo sinvergüenza e hipócrita que fue al mentirme en mi cara. © Martina Bri Ve / Facebook
  • Yo tuve un novio al que hice sufrir mucho. Aun así, unos días antes de casarse, él me dijo: “Si tú regresas conmigo, no me caso”. Yo casi me burlé de él, y le dije que yo era impredecible. Me arrepiento de mi actitud con él, pero no de haberle dicho que no se casara. Hoy seguimos en contacto y es un buen hombre y tiene una bonita familia, pero sí me saqué de onda, porque sé que no la quería. En fin. © Denisse GdelaMo / Facebook
  • Mi ex me llamó una semana antes de que me casara. Él y yo fuimos novios cuando teníamos 14 y 17 años. Me marcó por teléfono para decirme que vendría desde lejos por mí, para que mejor me casara con él y, pues, le colgué el teléfono. El día que me casé, me siguió marcando. Cuando ya estaba en la fiesta, me di cuenta del montón de mensajes y llamadas perdidas que tenía de él. Escuché un audio donde decía que había cometido el error más grande del mundo por haberme casado con quien no me quería del todo y que me iba a arrepentir. Después de mi luna de miel, me di cuenta de que el hombre con el que me había casado se mandaba mensajes muy cariñosos y muy comprometedores con otra mujer. Fue bastante desagradable. No regresé con mi ex de la adolescencia, pero tampoco era sano seguir con un matrimonio fallido. © Elizabeth Zwan / Facebook

¿Cuál es la historia más descabellada que has vivido a causa de un exnovio? ¿Qué es lo más disparatado que tú mismo has hecho por amor?

Genial/Historias/20 Novios que estaban con un pie en el altar y una mano en el teléfono hablando con su ex
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos