Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

26 Casos de falta de tacto que deja sin palabras a cualquier persona

8115
31k

Quizás cada uno de nosotros tuvo que enfrentar a personas descaradas. Les encanta hacer preguntas sin tacto y expresar sus opiniones independientemente de si se lo piden o no. Además, no sienten escrúpulos al ocupar el lugar bajo tu sombrilla en la playa o exigirte que pagues por sus hijos.

Los protagonistas de nuestro artículo tuvieron que enfrentar a los sinvergüenzas de este tipo, y en Genial.guru nos parece que recordarán estos encuentros toda su vida.

1.

Una pariente de mi antiguo compañero de clase quería que se casara conmigo. Pero nosotros no lo queríamos, sin embargo, ella no dejó esta idea y ahora simplemente llama a su esposa por mi nombre. © Dr_Alice_Woods / twitter

2.

3.

Cambiándose en el vestuario, una chica conocida le pidió a mi hermana que le prestara sus calzones bonitos para ir a una cita. © vTv_0112 / twitter

4.

Acompañé a una colega de mi mamá (no eran amigas) de una estación de tren a otra. En media hora, me preguntó si tenía novio, cuánto ganaba, cuánto pagaba de alquiler de mi departamento, cuándo iba a casarme. © kiouvle / twitter

5.

Me lo dijo una colega mayor de senos pequeños: “¡Oh, tu pecho se balancea tanto cuando caminas! ¡Deberías caminar más despacio porque pareces a una dama de vida alegre!”. Todo esto a pesar de que tenía puesta una camiseta cerrada y mi pecho es de tamaño “promedio”. © hurtle_berry / twitter

6.

7.

Tenía 18 años, me acababa de mudar a otra ciudad y vivía en un hostal. Me desperté por la noche sintiendo que alguien me estaba mirando. Resultó que un compañero de habitación apenas conocido puso una silla frente a mi cama, estaba sonriendo y me miraba sin pestañear.
— ¿Serás idiota? ¡Vete de aquí!
— No tienes por qué enfadarte, te ves tan dulce durmiendo. © vse***** / twitter

8.

Un colega se me acercó por detrás mientras estaba sentada en la cocina leyendo algo en mi teléfono, y me lo arrancó de las manos. Entró en mi cuenta de Twitter, trató de encontrarse entre las personas que sigo, se enfadó conmigo por no seguirle y se fue. Me quedé boquiabierta. © shevagro / twitter

9.

El tipo que mantuvo correspondencia conmigo unos tres días me preguntó acerca de mi estatura y peso (en aquel entonces medía 180 cm y pesaba 52 kg). Me aconsejó bajar de peso para pesar 45 kilos, porque le gustaban las chicas más delgadas. © vse***** / twitter

10.

11.

El médico de mi familia siempre es amable y educado conmigo. Pero en una ocasión le dijo a mi mamá que mi cabello rosado no se combinaba con mi intelecto. © con___fuoco / twitter

12.

Tengo la mala costumbre de morderme las uñas. Una vez, haciendo cola en la tienda, me puse a pensar mordiéndome las uñas. De repente, se me acercó una mujer completamente desconocida, me pegó la mano y me dio un discurso sobre lo feo que era. Se ofendió cuando le dije que no era asunto suyo. © ToriJeevas / twitter

13.

Aprobé el examen en la universidad pedagógica. Uno de los profesores me preguntó:
— ¿Trabajas en la escuela?
— No, pero trabajé con niños.
— ¿Te despidieron por tener tatuaje?
— Por supuesto que no, renuncié por mis propios motivos.
— Oh, sí, no me digas... © ForeverShion / twitter

14.

15.

Una vez, viajando en un tren, una señora mayor que estaba aburrida me acosó a preguntas a las 3 de la madrugada. Tiraba obstinadamente de mi pie cada 10 minutos. Le grité y dejé de responder, entonces ella llamó a un tripulante del tren y le dijo: “Aquí hay una persona muerta”. © amici_scherzi / twitter

16.

Fui a una entrevista en una tienda de ropa, pero no me contrataron por el siguiente motivo: “Tienes una cara triste, como si te estuvieran ofendiendo toda tu vida”. © ritkaradch14 / twitter

17.

Una vez llevé a mi pequeño hijo a un examen ortopédico y el diagnóstico me lo pusieron a mí: las cejas no coinciden con el color del cabello y los tatuajes no combinan entre sí. © tvoidrug20 / twitter

18.

19.

Media hora después del parto, se me acercó una comadrona que asistió al parto durante unos 15 minutos, y me dio un trozo de papel. Allí estaba apuntado su número de teléfono con el siguiente comentario: “No me interesan flores y dulces, pero sí que necesito dinero”. © lenamex / twitter

20.

En la escuela, después de una prueba de orientación profesional, el psicólogo me llamó y me dijo que, según los resultados, ¡yo era una criatura inútil y mediocre y no tenía futuro! Suelo contar esta historia a mis subordinados. © Naonolvi / twitter

21.

Un compañero de clase, después de ver las fotos de mi boda, decidió enviarme un mensaje diciendo que soy hermosa, pero mi esposo es “regular”. No éramos muy amigos y casi no nos comunicábamos. © tanbko / twitter

22.

23.

Tenemos una madre extraña en nuestro grupo de WhatsApp del jardín de infantes. Una vez declaró que, dado que tenía muchos niños, otros padres debían pagar las clases de su hija. © radio_body / twitter

24.

Le expliqué al peluquero qué tipo de corte quería. Al final, recibí un corte de pelo completamente diferente que fue acompañado con la frase: “¡Decidí hacerte un corte diferente, porque así me gusta más!”. © medicuscaecus / twitter

25.

Encontré a una amiga, no la veía desde hacía tiempo. Me preguntó cuántos años tenía yo y cuántos años tenía mi esposo. Cuando le respondí se nos acercó una mujer completamente desconocida diciendo: “¿Pero, cuándo piensas dar a luz? ¿Cuándo darás a luz? ¡Dime cuándo!”. © eina_grally / twitter

26.

¿Tuviste alguna oportunidad de enfrentar tal falta de tacto? Si es así, ¿cómo respondiste a las personas insolentes?

Imagen de portada a9l8k7o6 / twitter
8115
31k