Genial
Genial

Cómo Camila Parker se libró de su imagen negativa y ganó la aprobación de Isabel II para ser reina

70 años en el trono ha cumplido la reina Isabel II, y con ellos marca un hito, al ser la monarca que más tiempo ha reinado en Inglaterra. En una fecha tan significativa, las felicitaciones desde varios rincones del mundo se volcaron hacia la soberana, pero, inesperadamente, Isabel II desvió la atención de ella para centrarla en su nuera, Camila Parker, a quien anunció en el discurso de su jubileo de platino como futura reina consorte de Inglaterra.

En Genial.guru decidimos averiguar qué significa este título para la realeza y cómo fue que Camila Parker llegó a convertirse en un miembro tan importante de la monarquía británica.

Aunque Camila entró en la vida de la familia real en 1970, cuando conoció al príncipe Carlos en un partido de polo, su nombre recién se popularizó a comienzos de los años 90, cuando se publicó la biografía de Lady Di, Diana: Her True Story, y en ella salió a flote el nombre de Camila como la tercera en discordia en el matrimonio entre ella y el príncipe Carlos.

A partir de allí, la imagen de Parker se enraizó en la visión popular como la de la amante del heredero británico y la responsable de la ruptura de esa unión. Incluso fue considerada por la prensa británica como “la mujer más odiada de Gran Bretaña”.

Ese sentimiento negativo hacia Parker creció aún más cuando la princesa Diana murió trágicamente en 1997. Sin embargo, lo que la gente pensaba no fue un impedimento para que el príncipe de Gales y Camila le dieran rienda suelta a su amor. Dos años más tarde, ambos hicieron su primera aparición pública juntos y en el 2000, Carlos presentó a Camila formalmente ante su madre.

Pasados 5 años, una boda discreta entre el príncipe Carlos y Camila pudo haberle dado a ella el título de princesa de Gales, pero a fin de evitar controversias y comparaciones con Diana, Camila prefirió llevar el de duquesa de Cornualles.

En ese momento, la casa real anunció públicamente que, aunque el príncipe Carlos ascendiera al trono como rey, su esposa no sería llamada reina sino princesa consorte. Eso significaría un título de menor rango que el de reina, y algo poco usual en la monarquía, ya que la esposa de un rey debía automáticamente pasar a ser reina.

A pesar de ese aparente desaliento, la nueva duquesa asumió su rol dentro de la corona, cumpliendo con sus compromisos públicos y liderando causas alrededor del empoderamiento femenino, los adultos mayores y la literatura, entre otras.

Durante años, con su labor silenciosa y su apoyo incondicional al príncipe Carlos, la duquesa se fue ganando un lugar importante en la monarquía y en el corazón del pueblo inglés. Hoy en día esa dedicación parece haber dado sus frutos con las declaraciones de la reina Isabel, quien ha dejado claro en su jubileo lo que desea para el trono de Inglaterra.

“Cuando mi hijo Carlos se convierta en rey, es mi sincero deseo que Camila sea conocida como reina consorte”. De esta forma, en ese momento Camila asumirá el título ya no de princesa, sino de reina y, según la tradición, será coronada en la ceremonia de ascensión del nuevo rey para apoyarlo en su servicio.

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de la historia de Camila en la familia real británica? ¿Cómo crees que será su reinado cuando el príncipe ascienda al trono?

Genial/Historias/Cómo Camila Parker se libró de su imagen negativa y ganó la aprobación de Isabel II para ser reina
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos