Genial
Genial

Cómo John Lennon logró superar sus dificultades escribiendo canciones que reflejan la relación con su madre

John Lennon no solo fue conocido por ser un integrante de The Beatles, sino también por promover la paz y el amor en cada una de sus canciones. Sin embargo, su vida está lejos de ser la ideal, ya que, desde pequeño, vivió la sensación de abandono por parte de sus padres y, aun así, el deseo de estar junto a ellos. Todo ese sentimiento lo transmitió en dos importantes canciones que, al día de hoy, se convirtieron en clásicos del rock de antaño.

En Genial.guru investigamos la relación que tenía John Lennon con sus familiares más cercanos, quién lo incentivó a dedicarse a la música y cuáles son las canciones que creó para dedicarlas a su madre.

Los padres de John Lennon, Julia y Alfred, se conocieron en un club y, más tarde, se reencontraron en un parque de Liverpool. Alfred Lennon tenía una vida inestable y, cuando su esposa estaba embarazada de su primer hijo, trabajó en la marina y se ausentó por mucho tiempo en casa.

El futuro cantante pasó gran parte de su infancia sin ver a Alfred, mientras que su madre mantenía un estilo de vida libre y lo desatendía. El momento más impactante para John Lennon fue cuando sus padres se divorciaron, ya que su papá quería llevárselo al extranjero. Julia se opuso y le dio a elegir entre ella o él. Al inicio, eligió a Alf, pero cuando la vio marcharse, corrió hacia ella, llorando. Al final, John Lennon regresó a Liverpool con Julia.

En aquel entonces, Julia ya tenía una relación con otro hombre llamado Bobby. Este hecho desagradó a su hermana, Mimi Smith, quien reclamó la custodia del niño porque no estaba de acuerdo con su estilo de vida. Tras lograr persuadirla, Julia dejó al joven John a su cuidado y se marchó, aunque de vez en cuando volvía a verlo durante sus visitas.

La tía de Lennon era muy estricta y no quería que su sobrino se dedicara a la música. Frecuentemente, le decía: “La guitarra está bien, John, pero nunca vivirás de ella”. A pesar de todo, ella dijo que le regaló su primera guitarra, pero el cantante lo desmintió diciendo que fue su madre, a quien le insistió durante semanas para tener ese instrumento con el que iniciaría con su afición.

Durante la adolescencia, Julia volvió a reconectarse con su hijo y lo apoyó en su decisión de dedicarse a la música. Lamentablemente, la alegría duró poco en la vida de Lennon, ya que, en 1958, perdió a su madre en un accidente, causándole una profunda tristeza. En una entrevista, dijo: “La perdí dos veces. Una, cuando tenía cinco años y me mudé con mi tía. Otra, cuando se fue físicamente”.

Casi una década después, y ya con su banda establecida, le dedicó una canción titulada “Julia”. Con ayuda de un compositor llamado Donovan, creó la letra y los acordes. Cuando le preguntaron al respecto, Donovan respondió: “El querido John quería escribir sobre una infancia con una madre que no tuvo”.

La canción trata de cómo John se comunica con su madre, describiéndola en algunas estrofas como “ojos de caracol” y “sonrisa de viento”. También la llamó “niña oceánica”, que también hace relación a la palabra yoko en japonés y refiriéndose a su esposa. El cantante tomó de referencia los poemas de un filósofo llamado Kahlil Gibran para escribir algunas estrofas como esta: “La mitad de lo que digo no tiene sentido, pero lo digo para llegar a ti, Julia”.

En una ocasión, Lennon habló sobre su fase rebelde: “A una parte de mí le gustaba ser aceptado por todas las facetas de la sociedad y no ser el poeta/músico lunático. Pero no puedo ser lo que no soy”. A su vez, describió a su madre de esta manera: “Ella simplemente no podía lidiar con la vida. Era muy joven y su marido se escapó al mar y terminé viviendo con su hermana mayor”.

El papá de Lennon no aparecería en su vida sino hasta mucho más tarde, cuando este ya se encontraba en la cúspide de su carrera musical. El cantante dijo que se sentía muy molesto con él porque abandonó a su familia, pero, aun así, intentaron restablecer la relación.

En 1970, compuso la canción “Mother”, dedicándosela a sus padres y con una potente frase que dice: “Mamá, no te vayas. Papá, regresa a casa”, resumiendo así parte de su vida. Esta letra surgió a raíz de un tratamiento psicológico orientado por Arthur Janov, un psicoterapeuta que formuló la idea de que los dolores de la infancia son las principales causas de una adultez dañada y que la mejor solución para sanarse es volver a experimentarlos.

Si bien Lennon tenía en la mente la canción, dudaba de su viabilidad comercial y decidió lanzar, en su lugar, el sencillo titulado “Love”. Pero, contrario a sus expectativas, el tema recibió buena recepción y, en una revista, fue descrito de esta manera: “Su voz poderosa y melancólica dan a este tema su inquietante brillo”.

Logrando su catarsis a través de la música, John Lennon obtuvo grandes reconocimientos tanto como integrante de The Beatles como en solitario. De esa forma, pudo percibir la importancia del amor y cómo el pasado no debería ser ningún obstáculo para seguir adelante con su carrera.

¿Cuáles son las canciones que más te gustan de este artista? ¿Cómo crees que la música puede ayudarnos a sanar el interior y transmitir lo que sentimos?

Genial/Historias/Cómo John Lennon logró superar sus dificultades escribiendo canciones que reflejan la relación con su madre
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos