Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Tula, una perra pastora que pasó 8 años cuidando a pequeños pingüinos, se ganó su jubilación

Los perros son animales, como ya sabemos, bastante polifacéticos. Una de sus tantas facetas es la de ser capaces de proteger, siendo entrenados, a otros animales, como los son las ovejas. Sin embargo, en Australia hay un proyecto en el cual entrenan una raza específica de perros para cuidar de la especie más pequeña de pingüinos de sus depredadores.

Genial.guru leyó más sobre este proyecto y ahora te cuenta cada detalle sobre los pequeños pingüinos, los hermosos pastores protectores y la historia de una heroína en particular.

En un isla de Australia se encuentra la especie más pequeña de pingüinos

La isla Middle Island, antes abierta al publico, está ubicada en Warnambool en la costa del sudoeste de Victoria en Australia, y es el hogar de la especie de pingüinos más pequeños del mundo, los cuales son conocidos también como pingüinos del hada. Estas aves miden aproximadamente 40 cm, pesan apenas un kilogramo y pueden nadar hasta 50 metros bajo del mar. El mayor peligro para estos animales, además de la contaminación ambiental, son los zorros salvajes que viven en la isla, quienes para alimentarse suelen cazar a estos indefensos pingüinos.

Al principio los pastores de Maremma cuidaban pollos y ovejas, pero ahora ciudan pingüinos

Los pastores de Maremma son una raza de mastín provenientes de Italia que desde un principio fueron entrenados para proteger rebaños de los zorros. Aprovechando que estos perros son excelentes protectores, Penguin Project decidió llevarlos a la isla para que protegieran a los pequeños pingüinos de sus depredadores durante la temporada de apareamiento.

Tula, una pastora de Maremma, se retira de sus labores

Tula, junto a su hermana Eudy, lograron hacer crecer la población de los pequeños pingüinos de 10 a 100. Sin embargo, Tula, con más tiempo protegiendo a estas indefensas aves, se ganó el corazón de todos los integrantes del proyecto y de la comunidad de Warnambool.

En definitiva, después de haber cuidado a tantos pingüinos durante tanto tiempo, a esta heroína pastora le llegó su momento de relajarse un poco. Ahora, se retiró a una granja donde los perros descansan y, de vez en cuando, ayudará también a seguir entrenados a los futuros protectores de Maremma.

¿Qué opinas de esta historia? ¿Te parece buena idea usar a estos perros para proteger a los pingüinos? Cuéntanos en la sección de los comentarios.