Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Esta “Granja de la Libertad” brinda amor y humanidad a los animales más desfavorecidos

Gracias a Internet, hoy en día conocemos historias de personas valientes y atrevidas que sacrificaron su brillante carrera y hermosa vida en una metrópolis por ayudar a mascotas con un destino fatal. Pero todo el mundo necesita amor, también un lindo cerdito que perdió la vista debido a un accidente, o el burro Miri, cuya pierna rota tuvo que ser amputada. Estos animales con una vida dura, así como unos 250 como ellos, encontraron un hogar cálido en la “Granja de la Libertad” en la pequeña aldea israelí de Olesh.

Genial.guru quedó conmovido por la historia de dos jóvenes que hicieron feliz la vida de docenas de animales. Queremos que se entere el mundo entero de su labor.

La idea de Freedom Farm Sanctuary (Santuario de la Granja de la Libertad) tomó forma gracias a Adit Romano y Meital Ben Ari. Estas dos mujeres se conocieron en la organización de Vegan Friendly, cuyo objetivo es hacer que la vida de los veganos en Israel sea más cómoda. Fue en este tiempo cuando Meital visitó SASHA Farm en Michigan, el refugio más grande del Medio Oeste.

Los habitantes de esta granja recibían no solo asistencia veterinaria de alta calidad, comida sabrosa y un techo sobre sus cabezas, sino también una interacción con otros animales y personas. Después de este viaje, Meital quiso crear algo similar en su tierra natal, Israel. Resultó que Adit también estaba pensando en crear un refugio sobre la base de una granja local.

El nombre de la granja no es solo un conjunto de palabras bonitas, detrás de ella se encuentra la gran hazaña del hombre y la historia de un pequeño ternero. En el 2013, en una granja lechera israelí, nació un ternero que tenía las patas rotas. Para la industria láctea resultó ser inútil y se habría muerto si no se lo hubiera llevado un joven llamado Omri Zvi. Así fue cómo se salvó el primer ternero de la industria alimentaria en Israel.

Lo trataron con ayuda de fisioterapia, pero vivir en el patio trasero de Omri, para él, no era seguro: podían robar al pequeño. El joven estuvo buscándole refugio durante mucho tiempo hasta que el destino lo llevó frente por frente a Adit y Meital. El ternero recibió el nombre de Freedom (Libertad) y encontró una vida libre y un nuevo hogar. Y a su vez, esta nueva casa, hizo honor a su nombre: Freedom Farm Sanctuary.

Estas lindas cerditas se llaman Omri y Yossi. Ambos se ven bastante despreocupadas: se hace difícil imaginar cómo pasaron por momentos realmente difíciles. Ambas perdieron la vista. Y como bien se sabe, en este tipo de casos se agudizan otros sentidos, en particular, el oído y el olfato.

Omri y Yossi habrían muerto inevitablemente si no hubieran sido alojados en Freedom Farm Sanctuary. Estas amigas cerditas pasan ahora mucho tiempo juntas, juegan, dan la bienvenida a los visitantes y a los voluntarios.

Y esta es Nir, la primera vaca en Israel con una prótesis en la pata. Vive en la granja desde hace poco más de un mes. Crece rápidamente, por lo que tendrán que fabricarle nuevas prótesis varias veces al año. Por cierto, para hacerla y abonar los servicios veterinarios, la Granja de la Libertad recauda fondos desde su página web, donde muchas personas aportan su granito de arena. Así, para el primer año de atención médica y esa prótesis, Nir ya cuenta con 19 000 USD recaudados.

La burrita Miri estuvo dos meses en una zanja debido a una pata rota. Si no fuera por la abundancia de vegetación y humedad de la lluvia en la zona, habría muerto allí mismo. Pero, afortunadamente, Miri fue rescatada y terminó en el hospital de Beit Dagan.

Otra burrita también ingresó en este hospital: Gili, que fue encontrada por soldados en la frontera con Egipto con un sangrado abundante y sin una pata delantera. Para salvar al animal, tuvieron que hacerle una transfusión de sangre. Tras eso, Miri y Gili se convirtieron literalmente en hermanas de sangre. En la “Granja de la Libertad” son casi inseparables.

Freedom Farm Sanctuary cuenta hoy con cerca de 300 habitantes, cada uno con su propia historia. Algunas de ellas se pueden conocer en una sección especial de la página web del refugio. Aquí encontramos incluso pollos de engorde, que en las granjas productoras de carne los alimentan hasta tal punto que ya no pueden ni moverse. También hay gallinas que tienen problemas con su sistema musculoesquelético, y gracias a las acciones de Adit y Meital, de nuevo, han tenido la posibilidad de realizar movimientos.

Por desgracia, no son libres de sufrir pérdidas dolorosas en estas instalaciones. Una ternera llamada Stacy llegó a la granja cuando tenía solo dos días. Nació con una discapacidad congénita. Durante todo el tiempo que vivió en el refugio, Stacy estuvo rodeada por el amor de los habitantes de la granja y los voluntarios. Y para que ella pudiera moverse, hasta construyeron un carrito especial. Pero, desafortunadamente, la enfermedad ganó esta dura batalla.

En Freedom Farm Sanctuary tienen una cuenta en Instagram con más de mil imágenes. Cuando las ves, no da la sensación de que los residentes de este refugio estén sufriendo. Por el contrario, se divierten y disfrutan de la vida, como sus hermanos con un destino más simple. Los visitantes y voluntarios también juegan un gran papel en esto. Por ejemplo, la granja, a menudo, es visitada por niños que sufren de autismo: la interacción con animales les afecta de manera beneficiosa, especialmente, ellos perciben la fauna con una mayor sensibilidad.

La granja está posicionada como un centro educativo experimental: tiene previsto dar conferencias sobre el impacto de la industria alimentaria en los animales, así como abrir un museo temático. No en vano, ahora ya se ha convertido en un lugar único donde los animales que, en otras condiciones, morirían o acabarían en el matadero, viven felices. Para hacerlo realidad, es necesaria la ayuda de personas no indiferentes al problema. Y parece que todo va sobre ruedas.

¿Qué te parece esta iniciativa? ¿A qué habitante de la granja te gustaría visitar y por qué?

Compartir este artículo