Niño de 8 años derrota el cáncer jugando a ser un superhéroe y ahora escribe una historieta para que otros niños enfermos hagan lo mismo

Cuando una enfermedad recae sobre un familiar cercano es como si, de repente, nos sumiéramos en un caos del que solo nos podría sacar un superhéroe. Pero hay gente tan fuerte y decidida que no espera a que un superhéroe lo salve, sino que se convierte en uno. Este es el caso de Thiago, el niño de 8 años que le ganó al cáncer y hoy escribe su historia de superhéroe para alentar a otros niños enfermos.

Genial.guru está muy feliz de compartir contigo esta historia. Acompáñanos a conocer a Thiago y sus hazañas.

El inicio de una aventura de camino rocoso y final feliz

Cuando Thiago tenía solo 6 años, le diagnosticaron cáncer de estómago. Al poco tiempo, él y su familia se trasladaron desde Bahía Blanca hasta Mar del Plata para que pusiera atenderse en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Le extirparon el tumor luego de una operación de 7 horas e inició sus tratamientos de quimioterapia. Thiago salió victorioso. Sin embargo, 6 meses después, regresaría al hospital. El tumor había vuelto a crecer, solo que esta vez sería atacado por fuerzas superheroicas.

Los superhéroes existen

El padre de Thiago se llama Sebastián, y es obra suya que el pequeño sea tan aficionado a los superhéroes, en especial a Capitán América. Disfrutan tanto de sus increíbles hazañas que desde hace años vienen armando en casa una pequeña biblioteca familiar de historietas que leen juntos. Así que cuando su tía Meli visitó a Thiago en el hospital y le aseguró que él tenía poderes iguales a los de los superhéroes para afrontar su enfermedad, fue solo natural que Thiago se tomara este reto y sus poderes muy en serio.

Nace Súper T

Thiago se dibujó a sí mismo, traje de superhéroe incluido. El atuendo tenía rayas blancas y rojas, los colores de su equipo de fútbol, River Plate, otra influencia de su padre. El atuendo se completaba con un antifaz blanco, gorro y capa rojas. Bautizaron al niño superhéroe como Súper T. A los pocos días, su tía llegó con un obsequio, una figurita de cerámica en frío de Súper T. Todo estaba listo para que el nuevo superhéroe empezara sus aventuras.

Thiago, el escritor

Para ayudarlo a sobrellevar el tratamiento, su madre animó a Thiago a escribir en un cuaderno las dificultades por las que pasaba. El niño tomó esta oportunidad para escribir su propia historia y se dispuso a dibujar a Súper T usando sus superpoderes para evadir y luchar contra al más temible villano, la Maldita Papa. “Pegaba en un cuaderno lo que le iba pasando, los tratamientos, radiografías, quién lo visitaba”, cuenta su madre Florencia.

Otro modo de llevar la enfermedad

Cada obstáculo era una prueba: inyecciones, electrocardiogramas, tomografías o sesiones de quimioterapia. Pero no importaba cuál fuera el tipo de ataque de la Maldita Papa, él tenía un poder especial para combatirlos: estaba lleno de fuerza que provenía del amor de su familia.

Un Robin para este Batman

Además, cabe recalcar que Super T contaba con un ayudante y fiel que le guardaba las espaldas, su hermano menor Juan Se, para quien creó al personaje de Pequeño J. Hasta le inventó un traje inspirado en el suyo, solo que el de su hermano tiene capa verde, como su superhéroe preferido, Hulk.

Una buena intención

Cuando Thiago pasó la enfermedad, estos personajes y episodios se hicieron realidad en su nuevo libro de cómics, publicado gracias a donaciones. Super T reparte el libro a niños en hospitales para motivarlos. También ha recibido invitaciones para contar sus aventuras en jardines de infantes. “Los niños quedan fascinados”, expresa su madre.

Thiago tiene una motivación muy noble, y es que ahora que venció a la Maldita Papa quiere ayudar a otros niños a ser fuertes como él. “Ahora quiero ayudar a otros chicos a ser superhéroes... y contarles todo lo que viví”, comparte. “Todos podemos ser superhéroes”. Estamos de acuerdo.

La fortaleza de este niño inspira hasta a los más grandes a aprender que, con coraje y esperanza, es posible superar las dificultades. ¿Qué has aprendido tú que te ayuda a afrontar momentos difíciles? ¿Qué consejos darías a alguien que quiere cambiar la tristeza por una sonrisa?

Compartir este artículo