Graduada escribe carta a profesora que le dijo que dejara la escuela

Historias
hace 3 meses

Triunfar en la vida no siempre es fácil, pero cuando enfrentas el desafío y te levantas una y otra vez, los resultados son verdaderamente inspiradores. Así es la historia de una valiente joven que recientemente se graduó y decidió dirigirse a aquellos que dudaron de sus logros. En especial a una profesora que no creyó en su capacidad, pero gracias a su determinación, la protagonista de nuestra historia convirtió el desaliento en motivación para alcanzar sus sueños.

Leila (@Leileeetaa) es una usuaria de Twitter que vive en Castellón de Plana, en la Comunidad Valenciana en España. Como muchos jóvenes de todo el mundo, Leila luchó durante varios años para poder terminar el bachillerato y graduarse.

Aunque muchos reciben apoyo de varios padres y maestros, en ocasiones, algunos de los encargados no tienen esa vocación por la enseñanza y lo demuestran en las actitudes que toman hacia los pupilos.

Leila cuenta que hace dos años, la orientadora escolar le dijo que no creía que ella sería capaz de graduarse y menos de continuar con una carrera universitaria. Pero a pesar de lo que la profesora y otras personas opinaban, Leila en su cuenta de Twitter publicó una foto en la que aparecía ella encima de un escenarioen el acto de graduación de su escuela de Bachillerato.

La joven, posteriormente, hizo otra publicación donde decía “Lo hice, lo hice” acompañada de una captura del correo que había mandado a la orientadora.

“Buenas tardes, Lorena. Probablemente, no se acuerde de mí, pero yo sí que me acuerdo de usted perfectamente, como si fuese ayer, del día en el que me dijiste que no me metiese a Bachiller porque ’no podría con ello’”.

“Le escribo hoy, después de dos años y un día después de mi graduación, informándole de que, gracias a que no le hice caso, hoy puedo decir que tengo el Bachillerato que con tanto esfuerzo y dedicación me he sacado”, continúa Leila en su contundente mensaje.

Su mensaje contrasta con la felicidad que sentía por el gran evento, pero demuestra claramente que hay veces que las cosas que decimos se quedan muy profundamente clavadas en la mente de los demás.

Pero el mensaje no termina ahí, Leslie continúa diciendo: “No la culpo de nada, solo le recomiendo que como orientadora debería ver primero el trabajo que emplea cada alumno y no dejarse llevar por la media académica que tiene, recuerda, una nota no define a una persona”.

Aunque el mensaje lleva dedicatoria especial para Lorena, la profesora, demuestra que una de las grandes deficiencias de varios sistemas escolares en todo el mundo es a la hora de evaluar a los alumnos, ya que como dice la misiva, muchas veces no se toma en cuenta el gran esfuerzo que realizan los estudiantes.

Su publicación ha acumulado más de 1.7 millones de vistas y ha generado muchos comentarios de personas que se identifican con su caso y la motivan para que siga estudiando.

Uno de los mensaje destacados de otro usuario decía: “¡Mucho ánimo! ...te lo dice alguien a que le dijeron que no valía para Bachillerato, y se sacó el bachillerato rama tecnológica, y después una ingeniería. Si te crees capaz, ¡ve por ello! Nadie mejor que tú sabe hasta donde puedes llegar. ”

Sin duda, el caso de Leslie nos ayuda a entender que, a pesar de que no todos los estudiantes tienen las mismas habilidades, todos necesitan palabras de ánimo que los ayuden a seguir adelante en los momentos difíciles.

Si quieres que tus palabras se quede grabadas en alguien para toda la vida, mejor que sean palabras positivas. Tenemos varios artículos donde estudiantes de todo el mundo nos cuentan sus experiencias, también uno de anécdotas de maestros y otro de un estudiante que caminó 10 kilómetros solo para llegar a su graduación y que esperemos sean inspiradores.

Imagen de portada Leileeetaa / Twitter

Comentarios

Soy profesora y jamás le digo a un alumno que no puede. Trato de mostrarle como sí puede, con tesón, con esfuerzo... Y le digo que yo confío en él o ella, en que puede. Las palabras pueden llegar al corazón y muy a menudo, mis alumnos o sus familias me lo han demostrado.
-
-
Responder

Lecturas relacionadas