Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Grandes escritores que estaban lejos de la imagen de un esposo ideal (basta con mencionar las actitudes de Saint-Exupéry)

El talento a menudo va en contra de las cualidades humanas y los principios morales. Las esposas de personalidades dotadas de arte a veces tenían que soportar un mal genio, infidelidades y diversos caprichos en nombre del amor.

Genial.guru estudió las biografías de algunos escritores de gran renombre para descubrir qué tipo de esposos y hombres eran en la vida cotidiana.

Bulgákov obligaba a su esposa a buscar para él nuevas dosis de morfina y una vez la amenazó con un revólver

Tatiana Nikoláyevna Lappa fue la primera esposa de Mijaíl Bulgákov. Cuando se casaron, pronto comenzó la Primera Guerra Mundial y el escritor tuvo que marchar al frente. La esposa siguió a su marido, comenzando a trabajar como enfermera.

  • Una vez, para no contraer la difteria, se inyectó una vacuna dolorosa a sí mismo. La morfina lo ayudó a soportar el dolor y el escritor rápidamente se volvió adicto a esta. Cuando su cuerpo necesitaba una dosis, Bulgákov se volvía peligroso: obligaba a su esposa a conseguirle la droga, e incluso la amenazaba con un revólver. En respuesta a esto, Tatiana comenzó a reducir gradualmente la dosis, diluyendo la morfina con agua.
  • Cuando Mijaíl enfermó de tifus, Lappa lo salvó cuidando de él, vendiendo todas sus joyas para comprar comida para su amado.
  • Mientras el escritor estaba trabajando en La Guardia Blanca, la esposa lo ayudaba. Poco a poco, el éxito y la fama llegaron a Mijaíl Bulgákov. Como resultado, aparecieron numerosas aficionadas.
  • Más tarde, este confesaría con franqueza a su esposa que necesitaba encontrarse con mujeres por su trabajo y los celos de ella lo obstaculizaban, por lo que sería más conveniente el divorcio.
  • La pareja se separó, y Mijaíl se volvió a casar. Tatiana nunca perdonó al escritor. Vivió 42 años más que él, llegando a cumplir los 90 años.

Y, sin embargo, el amor y el cuidado no eran ajenos a Bulgákov: valoraba mucho a su familia y tenía una relación estrecha con ella. Por lo tanto, la obra La Guardia Blanca sobre la familia vinculada de los Turbín es autobiográfica. Los investigadores encontraron prototipos de cada uno de los personajes de la novela. Representó a todos sus amigos de la juventud en las páginas de este libro.

Aleksandr Blok entendía la fidelidad conyugal a su manera y no escatimaba en engañar a su esposa

Liubov Mendeléyeva era la hija de un gran químico (Dmitri Mendeléyev) y en sus memorias describió con detalle su relación con el poeta. Los sentimientos mutuos surgieron cuando todavía eran adolescentes.

  • Blok tenía un amor específico: soñaba con rendir culto a una bella dama. En sus poemas, la mujer fue erigida en un pedestal inaccesible. Por lo tanto, cuando se casaron, el poeta rechazó rotundamente los placeres amorosos con su esposa. La primera noche de bodas, Liubov la pasó sollozando de vergüenza y humillación. ¡La historia de la abstinencia marital duró cerca de 2 años! Sin embargo, su esposa eventualmente logró “convencer” al poeta.
  • Blok explicaba su abstinencia con el hecho de que no quería manchar su hermoso sentimiento hacia su esposa. Por eso, prefería engañarla, incluso recurriendo a mujeres de alterne. Aleksandr lo describía así: “En mi vida solo hubo dos mujeres: Liubov y todas las demás”.
  • El poeta no podía convertirse en padre porque en su juventud había tenido sífilis. Liubov sufría por el hecho de que no podían tener hijos y, al mismo tiempo, se lamentaba por su marido.
  • Blok constantemente necesitaba de un nuevo enamoramiento, mientras que ella soñaba con una familia unida. Sus sueños no se hicieron realidad. Al final, Liubov Mendeléyeva tomó el mismo rumbo que su marido: se engañaban mutuamente sin ocultar este hecho. El resultado fue una relación “complicada”, que se convirtió en tema de frecuentes disputas.
  • Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, Liubov marchó al frente como enfermera, rompiendo su relación con el escritor. El poeta realmente extrañaba a su esposa y comenzó a sofocar su angustia con vino y relaciones promiscuas.

Blok murió joven, mientras que Liubov Mendeléyeva nunca se casó por segunda vez.

Diarios sinceros, lujuria, el nacimiento de 13 hijos y la moralidad especial de León Tolstói

Cuando se casaron, Tolstói tenía 34 años y Sofía Behrs, 18. Él ya tenía una gran experiencia, que ella tuvo que conocer a través de sus diarios. En un arrebato de honestidad, el escritor decidió dárselos para que las leyera. A Sofía le impactó que su marido estuviera seduciendo a las criadas y recurriera a los servicios de las mujeres de la profesión más antigua.

  • León Tolstói condenaba incluso los pensamientos lujuriosos, pero al mismo tiempo tuvo 13 hijos con Sofía. Su esposa fue acusada a menudo por él de no poder hacer frente a su deseo voluptuoso.
  • El escritor cargó por completo a Sofía con los asuntos del día a día, tanto del hogar como los económicos y quehaceres familiares.
  • Una vez, Tolstói montó un escándalo, gritándole a su esposa y rompiendo los platos. Behrs, que estaba embarazada, sufrió un aborto involuntario.
  • No se sabe si era por su voluntad o no, pero Sofía reescribió Guerra y paz ¡siete veces a mano! Y el escritor, “en respuesta”, la consideraba una fuente constante de irritación.
  • La esposa de Tolstói estaba razonablemente preocupada por la decisión del escritor de renunciar a sus derechos de propiedad, herencia e incluso los ingresos por sus libros. Sofía se puso furiosa cuando León comenzó a regalar el dinero en sacos.
  • También hubo un intento de suicidio: la esposa del escritor planeaba lanzarse debajo del tren, al igual que Ana Karenina. Sin embargo, vivieron en matrimonio durante 48 años. Aunque el final fue triste: el escritor se escapó de casa, supuestamente por el control total de su esposa. Murió en la casa del jefe de la estación de Astapovo. Atendiendo a su decisión común de sus hijos y médicos, no se permitió a Sofía ver a Tolstói. Le permitieron visitar a su marido moribundo solo cuando ya este estaba inconsciente.

A pesar de las dificultades en su relación, definitivamente había amor entre ellos. Y los apuntes de sus diarios lo demuestran: “Lo amo terriblemente y solo este sentimiento me posee, me invade por completo...”, escribió en su día Sofía. “Cuanto más lo conozco, mejor me cae. Cada día pienso que así nunca antes lo he amado. Y cada vez más. Nada más que él y sus intereses existen para mí”. Tolstói también hizo anotaciones en su diario: “Una increíble felicidad. No puede ser que eso termine en la vida... La quiero cada vez más. Ella es encantadora”.

El amor y los celos llevaron a la esposa de Exupéry a un hospital psiquiátrico

La historia de amor de esta pareja comenzó en Argentina, donde fueron presentados por un amigo en común. Consuelo Suncín, a sus 26 años, ya era dos veces viuda y Antoine de Saint-Exupéry se enamoró de la joven a primera vista. Una semana después, le propuso matrimonio y le entregó su corazón. Debido a su relación con Antoine, Consuelo perdió una gran pensión, beneficios y parte de la propiedad a la que tenía derecho como viuda de un diplomático guatemalteco.

  • El escritor no se apresuraba a casarse, alegando, bien la ausencia de sus familiares en Argentina, o bien a la larga distancia con París. Pero, finalmente, la boda tuvo lugar.
  • Antoine tenía una gran fila de innumerables amantes. Consuelo también comenzó a ser infiel. Pero comenzó a sentirse muy nerviosa cuando se dio cuenta de que, a ojos de su marido, ella estaba pasando a segundo plano y, en el primero aparecían sus amantes. Las discusiones y los escándalos se convirtieron en parte integral de sus vidas. Exupéry trató de mantener a Consuelo a cierta distancia, situación que la enfurecía.
  • Los celos se apoderaron de ella por completo, aparecieron neurosis, y como resultado, después de otra discusión con el escritor, acabó en una clínica psiquiátrica. En otra ocasión, Consuelo fue atendida en un hospital psiquiátrico: después de que se enterase de que su esposo casi muere en un accidente de avión. A pesar de esta relación complicada, Suncín descubrió que Exupéry tenía una amante estable, su musa, de la que hablaba todo París.
  • Las interminables separaciones e infidelidades agotaban a ambos, especialmente a Consuelo, que se sentía sola. Pero Exupéry una vez le contó su punto de vista sobre el matrimonio: “Usted es mi esposa, mi querida esposa, la valoro cada segundo de mi vida. Es necesario que pueda entenderme, como una madre entiende a su hijo. Necesito precisamente este tipo de amor”.

Calificar las relaciones ajenas no es la tarea más noble, pero sus amigos en común los describían como dos personas completamente incompatibles que, sin embargo, como con un imán, se atraían mutuamente. Sus amigos hablaron de Antoine como una persona de alma amable y romántica, mientras que a su esposa, por el contrario, la describían como cínica e indiferente.

Promesas incumplidas y la correspondencia de amor durante 5 años de Kafka

Franz Kafka tuvo una historia de amor muy curiosa y extraña con Felice Bauer: una relación basada en cartas de amor durante aproximadamente 5 años.

  • La primera carta que Kafka escribió a Felice fue el 20 de septiembre de 1912. Luego siguió la segunda, la tercera... Felice no quedó indiferente. Kafka escribió: “... Incluso si los tres directores adjuntos estuvieran sobre mi escritorio ahora, mirándome por encima de mi hombro, aun así le contestaría sin demora porque su carta cayó sobre mí como un regalo del cielo...”.
  • En dos ocasiones le hizo una propuesta de matrimonio a la joven, recibió su consentimiento, pero no se atrevió a casarse. La comunicación a través de las cartas era muy importante para Kafka. Él creó sus mejores obras mientras ella soñaba con tener una familia. Posteriormente, su correspondencia sincera atraería la atención, no solo de los filólogos, sino también de los jóvenes románticos.
  • Además del hecho de que Felice estaba cansada de permanecer en una agotadora espera, hubo otro episodio. Franz se interesó por una amiga de su novia, Grete Bloch, y le escribió a Felice que contaba con una vida en común, juntos, los tres.

Ambas jóvenes lo acusaron de mentir. Naturalmente, él y Felice se separaron. Ella se casó y se fue a Estados Unidos.

Fiódor Dostoyevski obligaba a su esposa a darle dinero y luego lo perdía en la mesa de la ruleta

  • El escritor era un jugador que constantemente le arrebataba el dinero a su esposa Anna Snítkina. Dostoyevski creía que conocía el método para ganar dinero, pero al final lo perdía todo.
  • Cuando Fiódor, una vez más perdió todo el dinero jugando a la ruleta, enseguida trataba de encontrarlo por todos los medios, solo para continuar con su dependencia. Anna justificaba de todas las maneras a su esposo, aunque su adicción al juego la agotaba. A menudo, él podía empeñar alguna cosa e inmediatamente perder todos los fondos recibidos por la misma.
  • Una vez, Dostoyevski perdió tanto que no tenía dinero para comprarse un boleto de regreso a casa (sucedió en Alemania). El escritor le pidió a su esposa que le enviase dinero, que luego también perdió en el juego. Tardó un mes en regresar.
  • Snítkina aguantaba estoicamente la adversidad y los problemas, aunque no resultaba fácil. Y al final, su paciencia, apoyo y amor ayudaron al escritor a deshacerse de esta fuerte adicción. Cabe destacar que Anna era una admiradora de las obras de su esposo antes de conocerlo, tal vez honrar su talento le aportase fuerzas. Dostoyevski, como prueba de gratitud, dedicó a su esposa su última novela Los hermanos Karamazov.

Todos los sufrimientos por los que pasaron juntos los esposos solo los unieron más, los hicieron apreciarse y entenderse mejor. Se convirtieron en una familia fuerte, que les ayudó a afrontar los retos de la vida.

¿Crees que las personas con talento siempre tienen una personalidad y carácter complicados o existen excepciones?

Imagen de portada AKG Images / Eastnews
Compartir este artículo