Genial
Genial

La historia de Pelé y su esposa demuestra que la edad es solo un número en el camino de Cupido

Edson Arantes do Nascimento, conocido mundialmente como Pelé, construyó su fama como jugador de fútbol sobre la base de su ágil estilo de juego, con el que, siendo aún muy joven, llevó a su país a ganar tres copas del mundo. Lo que pocos veían era que mientras cosechaba triunfos en su carrera futbolística y como figura pública, su corazón solo parecía acumular fracasos amorosos. Sin embargo, esta estrella de la pelota no se daría por vencida hasta encontrar a la mujer que llenaría su vida por completo, aunque le tomara 70 años hacerlo.

AP / East News

Cuando en los años 60 Pelé acariciaba la cima del éxito, con tan solo 26 años, se casó con su novia de ese entonces, Rosemeri dos Reis Cholbi. Pero, en lo que parecía ser el matrimonio de un par de jóvenes enamorados, realmente nunca reinó ese sentimiento profundo. “Esa pasión que uno siente cuando está perdidamente enamorado, no teníamos nada de eso”, recordó Pelé.

Desde los primeros días de su vida de casados, la relación tuvo un adelanto de lo que sería su camino juntos. Al llegar a Alemania a disfrutar de lo que esperaban que fuera una luna de miel privada, la cantidad de periodistas y aficionados que se abarrotaban a su alrededor ponía a la pareja en una situación complicada. Después de tres hijos y más de una década juntos, vino el divorcio para ellos.

En lo sucesivo, tener admiradoras y novias no fue un problema para el astro del fútbol, quien, más allá de su deporte, ya se había convertido en un referente de fama mundial. Pero sus conquistas amorosas no parecían tener bases sólidas y acababan derrumbándose. Ni siquiera su sonado noviazgo con la presentadora brasileña Xuxa, que duró 5 años, logró echar raíces.

Más tarde, en 1994, Pelé le abrió nuevamente la puerta al matrimonio cuando contrajo nupcias con la cantante de góspel Assíria Seixas Lemos. Así, a sus 53 años, el futbolista se dio una segunda oportunidad para formar una familia.

Desafortunadamente, ese nuevo lazo también se disolvió. Trece años después, con dos hijos de por medio, la falta de tiempo y la incompatibilidad de agendas hicieron que su separación fuera inevitable.

Parecía entonces que, a sus 67 años, el tren del amor había partido para siempre de la vida de Pelé, pero él no estaba dispuesto a dejar que un segundo fracaso tuviera la última palabra sobre su corazón. Y es que Cupido estaba esperando a Pelé para flecharlo definitivamente justo a la vuelta de la esquina, o más bien, de su casa.

© pele / Instagram, Joe Russo / imageSPACE / Sipa USA / East News

En el 2012, el goleador brasileño hizo pública su relación con la empresaria Marcia Cibele Aoki, 25 años menor que él. Su noviazgo empezó dos años antes, cuando Pelé tenía 70 años, y coincidió con su hoy esposa en el elevador del edificio en el que ambos vivían en San Pablo. Pero esa no era la primera vez que se veían.

Marcia y Edson se conocieron en los años 80 en la ciudad de Nueva York, en medio de una fiesta, y aunque en ese momento ni siquiera surgió una amistad, ya había quedado abierta una pequeña ventana por la que años más tarde entraría el amor a sus vidas.

AFP / EAST NEWS, © pele / Instagram

Con 75 años, Pelé llevó a su novia al altar y declaró que ella es su “amor definitivo”. Hasta el día de hoy, Marcia y Pelé han conservado su unión, superando problemas de salud que han llevado al rey del fútbol a pasar por hospitalizaciones, intervenciones quirúrgicas y quimioterapias.

De todos esos tropiezos, este legendario futbolista ha logrado salir a flote de la mano de su esposa, a quien manifiesta su amor con estas palabras: “Estoy muy agradecido por mi esposa, por las risas, por la paz de mi hogar. Te amo y te admiro”.

¿Qué cosas crees que debe tener en cuenta una pareja para hacer que su matrimonio sea duradero? Para ti, ¿cómo afecta la diferencia de edad a una relación sentimental?

Imagen de portada AFP / EAST NEWS, pele / Instagram
Genial/Historias/La historia de Pelé y su esposa demuestra que la edad es solo un número en el camino de Cupido
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos