Genial
Genial

“Rey Richard”: La historia que forjó a dos leyendas, y película por la que Will Smith ganó su primer Óscar

Rey Richard: Una familia ganadora, nos presenta el relato real de un padre obsesivo que antes, del nacimiento de sus hijas, había determinado el éxito de su futuro, y diseñado un plan minucioso de 78 páginas que, con prácticas muy cuestionadas por algunos y admiradas por otros, llevarían a Venus y Serena Williams a la cima del mundo del tenis y a ser parte fundamental de la historia de este deporte. La película contó con 6 nominaciones al Óscar, y fue el motivo del merecido Oscar otorgado a Will Smith en el 2022.

Sin dejar de mencionar el destacado papel que representaron Demi Singleton, como Serena Williams, y Saniyya Sidney, como Venus Williams, quienes tuvieron que aprender a jugar al tenis después de ser elegidas para la película. Genial.guru se dio a la tarea de investigar a fondo el filme y exponer los datos reales de la vida de Richard Williams.

Un padre con carácter de hierro y una gran determinación en la crianza de sus hijas

Controlador y arrogante para muchos, y padre protector para otros tantos. Richard Williams demostró que con su minucioso trabajo y largas horas de entrenamiento, llevó a sus hijas a ser unas de las mejores jugadoras de tenis en el mundo, aunque muchos lo siguen criticando por su soberbia y mano dura.

Richard nació el 14 de febrero de 1942 en Luisiana, Estados Unidos. Era el mayor de 5 hijos (y único varón). En 1979, conoció a Oracene Price, con quien se casó en 1980, y juntos crearon una familia conformada también por sus hijas Venus y Serena Williams.

El primer acercamiento de Richard al tenis ocurrió cuando vio por la televisión el final de un partido, en el cual la ganadora del torneo estaba recibiendo un cheque por una suma muy alta de dinero. En ese momento, fue cuando Williams pensó que alguna de sus hijas podría convertir el tenis en una carrera profesional. Así fue cuando empezó a desarrollar el que ahora conocemos como el método Williams.

El plan fue diseñado por Richard, para poder aprender detalladamente nociones básicas sobre técnicas tenísticas a base de ver videos, y leer libros y revistas. Williams continuó desarrollando y adaptando teorías sobre cómo modelar una futura estrella del tenis. Posteriormente, le enseñó lo que sabía a su esposa Oracene.

Cuando ya habían nacido sus hijas, y Serena tenía 9 años de edad y Venus 11, el padre de la familia Williams decide mudarse a Compton, Los Ángeles, con la creencia de que los profesionales más grandes vienen de los barrios más humildes. Tras largas discusiones con Oracene, quien consideraba que era un lugar muy peligroso para criar a sus hijas, Richard logró convencerla y mudarse con sus chicas.

Williams pensó que aquella zona se convertiría en una especie de “prueba” donde sus hijas se acostumbrarían a luchar y ser unas grandes combatientes. Él creía que si aprendían a jugar
en condiciones “exigentes”, sería mucho más fácil cuando les tocara en el ambiente adecuado.

Las pocas canchas de tenis que había en aquel suburbio se encontraban en condiciones deplorables, impracticables y llenas de basura. Tras intensos y conflictivos diálogos con los adolescentes que ocupaban las canchas para actividades ilegales, logró disponer de su uso y así comenzar un intenso entrenamiento con sus hijas.

Con el pasar de los años y el método Williams puesto en marcha, cada vez era más recurrente el llamado a la policía por parte de los vecinos escandalizados, al ver las largas rutinas y en ocasiones bajo la lluvia, que se llevaba a cabo dentro de aquella cancha con letreros colgados, hechos por el propio Richard, destinados a inspirar a sus hijas en el trabajo duro que requería convertirse en profesional.

Irónicamente, Richard empezaba a representar un obstáculo en el ámbito competitivo de las Williams, ya que mantenía una fuerte y negativa postura frente a las competiciones juveniles, lo que lo llevaba a entrar en conflicto con diferentes entrenadores. Pensaba que, si se convertían en profesionales demasiado pronto, podrían llegar a perder su rumbo.

Fue en febrero del año 2002 cuando finalmente Venus Williams se convirtió en la primera jugadora afroamericana en ser la número uno de la clasificación de mujeres en el tenis. Serena Williams lo consiguió el 8 de julio de ese mismo año y se mantuvo ahí durante 57 semanas consecutivas. La profecía de Richard se convirtió en realidad y su exhaustivo método de enseñanza llevó a las hermanas a estar entre las mejores jugadoras de la historia del deporte.

Aunque la película Rey Richard: Una Familia Ganadora se enfoca más en los métodos y conflictos del personaje interpretado por Will Smith, que en las hazañas profesionales de Venus y Serena, el filme, producido también por las hermanas Williams, es un tributo a su padre, y a los sacrificios que él, junto a su esposa Oracene, hicieron al formar una familia unida y a dos grandes profesionales sobresalientes en su disciplina, cuyo desempeño y entrega les han permitido alcanzar los mayores logros de uno de los deportes más competitivos.

Rey Richard: Una Familia Ganadora, es el relato de un clan familiar que enseña a jamás rendirse, y que tras luchar contra grandes obstáculos como la dificultad económica, críticas y un fuerte prejuicio, mostró gran fortaleza, perseverancia y unión para alcanzar el éxito.

La historia logró impactar tanto a Venus y Serena Williams, que incluso llegaron a las lágrimas cuando el actor, Will Smith, les mostró el resultado final. Sin embargo, Will comenta que estaba tan nervioso por la reacción de las hermanas que confesó que, mientras ellas veían la película, él pasó las peores dos horas de su vida. Por suerte, las dos atletas le dieron un rotundo sí, indicando que les encantó la película.

Bono: comparación entre la vida real y los personajes en
Rey Richard: Una familia ganadora

Richard Williams

Venus Williams

Serena Williams

Oracene Price

Rick Macci

¿Qué estarías dispuesto a hacer por proteger a tus hijos? ¿Qué métodos disciplinarios aplicas para alcanzar tus metas?

Genial/Historias/“Rey Richard”: La historia que forjó a dos leyendas, y película por la que Will Smith ganó su primer Óscar
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos