Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

La verdadera historia de los personajes de la película “Green Book”

Este año, el Óscar a la mejor película se lo llevó la obra del director Peter Farrelly, “Green Book: una amistad sin fronteras”, un film basado en hechos reales. Los personajes principales los interpretaron Viggo Mortensen y Mahershala Alí, quien ganó la estatuilla a “Mejor actor de reparto”. La obra está causando sensación por todo el mundo y lleva recaudado en taquilla millones y millones de dólares.

Genial.guru decidió adentrarse en la historia de los protagonistas en la vida real y explicar por qué la película se titula “Green Book” (Libro verde).

Cómo empezó todo

La película está basada en una historia que ocurrió en Estados Unidos a principios de los años sesenta. Un pianista virtuoso de gran talento, afroamericano, Don Shirley, se embarca en una gira por los estados del sur. Para evitar problemas durante el camino, contrata de chófer y guardaespaldas a un vigilante de un club nocturno, el italiano “Tony Lip” Vallelonga. Cabe recordar que en aquella época, en el sur conservador, las leyes de segregación racial todavía seguían vigentes y la raza negra estaba considerada de segunda categoría. Shirley quiere cambiar esta situación injusta y liberar a las personas de tan indignantes estereotipos.

“Green Book”

“The Negro Motorist Green Book” (“El libro verde del conductor negro”), o simplemente “Libro verde”, es una guía que enumeraba restaurantes, estaciones de servicio, hoteles y otros establecimientos donde podían acudir las personas de origen afroamericano para alojarse y contratar servicios. Por cierto, este libro de referencia ayudaba no solo a los viajeros, sino también a los empresarios que, de este modo, podían promover sus negocios.

Esta guía fue elaborada por un empleado de correos, Victor Hugo Green, publicada por primera vez en 1936, en Nueva York. El “Libro verde” se vendía en estaciones de servicio de todo el país y se actualizaba anualmente.

En 1964, se promulgó la Ley de Derechos Civiles y se suspendió la segregación en todos los lugares públicos.

Don Shirley

El verdadero destino de este músico famoso no fue fácil. Don nació en Florida, en el seno de una familia de emigrantes jamaicanos. Ya con 2 años de edad comenzó a estudiar piano y a los 3 tocaba encima de un escenario. Cuando era niño, incluso fue invitado a estudiar en el Conservatorio de Leningrado (URSS, en aquel entonces), pero sus padres tenían miedo de dejar marchar a un niño solo a un país extranjero.

A los 18 años, Don Shirley interpretó el concierto de Chaikovski con la famosa Orquesta de Boston, y al año siguiente salió al escenario para tocar su propia composición con la Orquesta Sinfónica de Londres.

Después comenzó a recorrer todo el mundo, pero, a pesar de su éxito, el representante de Don decidió que los estadounidenses aún no estaban listos para ver a un pianista negro interpretando obras clásicas. Shirley se sintió decepcionado y, por un tiempo, abandonó su carrera de pianista, dedicándose a estudiar psicología e incluso trabajando como psicólogo en Chicago.

Es cierto que pronto volvería al mundo de la música, comenzando a tocar en clubes nocturnos e incluso inventando su propio estilo musical: una mezcla entre música clásica, jazz y pop. Así es como surgió el trío de Don Shirley, junto a un bajista y un violonchelista.

En el mejor momento de su carrera, el pianista ofrecía más de 100 conciertos al año por todo el mundo, pero a principios de la década de 1980 tuvo que dejar de tocar debido a una inflamación de su mano derecha. Shirley desapareció a los ojos de sus aficionados durante más de 20 años. Recién en 2001 se decidió a lanzar un disco, que grabó con el apoyo de sus alumnos.

Don Shirley falleció en 2013, con 86 años. Según algunos datos, tenía un doctorado en Música, Psicología y Arte Litúrgico. Es cierto que existe la corriente de opinión de que estos podían ser solo títulos honoríficos. Shirley hablaba 8 idiomas con fluidez y tenía un gran talento también para dibujar.

Tony Vallelonga

Frank Anthony Vallelonga, más conocido como Tony Lip, nació en Nueva York. En la escuela recibió el apodo de Lip (Labio), o Parlanchín, porque tenía la increíble capacidad de persuadir a casi cualquier persona para que hiciera lo que él quería.

Trabajó de maître en el club “Copacabana” e hizo muchos contactos útiles allí. Fue por esa época cuando ocurrieron los acontecimientos que conforman la base de la trama de la película “Green Book”.

Sin embargo, lo más interesante en el destino de Tony Lip pasaría justo después: en el club conoció al famoso director Francis Ford Coppola y obtuvo un papel de extra en la legendaria película “El padrino”. Así de inesperada comenzó su andadura como actor.

Interpretó a mafiosos en las películas “Donnie Brasco” y “Dos tipos peligrosos”, así como participó en la serie de televisión “Los Soprano”.

En 2005, Tony Lip escribió el libro “Shut Up and Eat!” (“¡Cállate y come!”), en el que recopiló recetas de los platillos favoritos de actores famosos a los que conoció durante los rodajes.

Tony Vallelonga falleció en 2013, a la edad de 82 años. Tiene dos hijos, Nick Vallelonga y Frank Vallelonga Jr. Nick también se convirtió en actor y ganó fama como coautor y productor de la película “Green Book”.

¿Hubo una amistad verdadera entre Don y Tony?

La película está basada en el libro de Nick Vallelonga, por lo que los acontecimientos que se muestran se guían por los recuerdos de su padre. Resulta del todo apropiado recordar ahora el apodo del que gozaba Vallelonga, conocido como Parlanchín. Por supuesto, no hay ningún género de dudas de que Don y Tony se conocían y fueron de gira juntos, pero muchas otras cosas eran muy diferentes en realidad.

Lo que sucedió justo antes de esta gira se antoja del todo triste: varios años antes, otro pianista negro emprendió una gira por el sur estadounidense, pero durante un concierto, miembros del Ku Klux Klan irrumpieron en el salón y lo golpearon severamente. Por eso, antes de su viaje, en 1962, Don Shirley decidió contratar, no solo a un buen conductor, sino también a un guardaespaldas. Para encontrarlo, el músico se dirigió al club “Copacabana”, donde conoció a Tony Parlanchín, que trabajaba allí de vigilante.

En cuanto a la amistad entre Don y Tony, el hermano del músico, Maurice, sostiene que nunca fueron amigos y hablaban exclusivamente de empleado a empleador. Esto también lo confirman los sobrinos de Don Shirley. Tony estaba molesto por tener que ponerse el uniforme de conductor y llevar el equipaje, pero Don insistía en mantener la cadena de mando. Parlanchín trabajó con Don Shirley durante más tiempo que otros conductores, pero al final fue despedido. Después de eso, no se comunicaron más y seguramente no mantuvieron amistad alguna.

Otras discrepancias con la película

Según Maurice, en el film también fueron distorsionados otros hechos. Por ejemplo, Don Shirley no tenía un cadillac turquesa, siempre iba en una limusina negra. Por otro lado, Tony no podía dormir en el asiento trasero cuando Don lo llevaba a casa porque no sabía conducir. Además, Shirley no se separó de su cultura, mantenía comunicación con Martin Luther King y otros activistas. Finalmente, en la película, Don se muestra solitario y sin relación con su familia. “Esto fue muy desagradable”, afirma su sobrino. “Y 100 % erróneo”.

Él mismo contó que Nick Vallelonga ofreció a Don hacer una película sobre el viaje hacía ya 30 años, pero el músico se negó rotundamente. Es cierto que Nick Vallelonga afirma que Don Shirley le permitió hacer la película, pero bajo la condición de que fuera solo después de su muerte.

Tras el estreno de la película, los familiares del músico culparon a los guionistas de mentir y el actor que interpretó el papel de Don Shirley, Mahershala Alí, se disculpó, diciendo que no había tenido la oportunidad de hablar antes con los familiares del pianista.

De todos modos, nadie puede negar el hecho de que la película es muy buena. Tal vez, algunas inexactitudes y discrepancias con los personajes en la vida real incluso la beneficiaron, aportándole más contraste y brillo.

Además, el film tampoco pretendía ser un documental histórico, sino una obra de arte. La tarea de los guionistas consistía en crear una película interesante y no una copia exacta de los acontecimientos.

¿Ya has visto esta película o te han entrado ganas de hacerlo? ¿Qué otras películas basadas en hechos reales te han impresionado más?